domingo, 12 de marzo de 2017

LA CALLE QUE SE DEBIÓ RESPETAR



Esta calle de La Villa de La Orotava, que limita la trasera del ex convento agustino de Nuestra Señora de Gracia con la actual Sala de Teobaldo Power, que tuvo su origen en un viejo camino que subía a los altos de La Orotava, por donde bajaban los animales a tomar el agua en el abrevadero que estaba situado en la trasera de la Iglesia de San Agustín. Y que con la construcción en 1957 del edificio donde se ubico el Cine Orotava (conocido por el Cine de Don Casiano), se amplió pero no se llegó a concluir, hasta la década de los años setenta del siglo XX, en la que el pueblo de La Orotava por unanimidad, tributó un merecido homenaje a uno de sus ilustres hijos, caballero y bondadoso, General don Lorenzo Machado Méndez y Fernández  de Lugo.
En plena libertad y democracia, con todo mi respeto, los amigos del ayuntamiento, cometieron uno de los errores más grandes. Pues el nombre del general don Lorenzo Machado Méndez y Fernández de Lugo. Un hombre bueno que salvó muchísimas vidas en la villa, fuesen del pensamiento que fuese. Por lo que se le debió de respetar su denominación. Si basaron su cambio por Los Cantos Canarios, en el apelativo de "General" por lo de la memoria histórica, a mi parecer se equivocaron, ya que el término “General”, en nada tiene que ver con lo personal. Puesto que don Lorenzo Machado y Méndez sobresalió por su gran nobleza, honestidad y de servicios a sus convecinos, por encima de la causa simplemente militar, al menos, haber dejado y justificado su merecido homenaje, con el  nombre de; don Lorenzo Machado Méndez y Fernández de Lugo.

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERACNTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada