jueves, 9 de marzo de 2017

LA FACHADA DEL TEATRO TOPHAM



Mi amigo de la infancia en la calle El Calvario de la Villa de La Orotava, amigo del juego, de la ilusión y de los secretos infantiles; Carmelo Santos Villar, que siempre le llamaba Carmelito.
Remitió entonces esta foto, que me hace recordar, aquellas inolvidables bajadas al Puerto de la Cruz con mi padre Juan Álvarez Díaz, que en alternancia, me llevaba; al Playa Martiánez, Los veranos. Al cine y al fútbol en los inviernos, y a algún cotejo fúnebre de sus amigos portuenses, como a la procesión de la Cruz de Plata el día 3 de Mayo al mediodía.
Cuando íbamos al cine me llamaba la atención la diferencia entre las dos salas existentes en aquella época del final de la década de los cincuenta y principio de los sesenta del siglo XX (hablo de los cines Topham y Olimpia). El Olimpia, me sonaba a un cine muy antiestético, en el que se  tocaba una bocina o timbre de muy rara apariencia como preludio al comienzo de la sección. Mientras que el Topham se me parecía mucho al recordado Teatro Cine Atlante de La Orotava, un poquito más acogedor y dinámico, referente a lo que representa una sala cinematográfica o de representación teatral que el Olimpia, pero con un esquema mudéjar desde dentro y por fuera.

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada