martes, 28 de marzo de 2017

RECORDANDO EL FÚTBOL EN LA VILLA



Fotografía correspondiente al Infantil Orotava, 1954 - 1956, que remitió entonces el amigo desde la infancia de La Calle El Calvario de la Vila de la Orotava; Isidoro Sánchez García.
De izquierda a derecha, de arriba abajo: Isidoro, Jesús Ruiz, Cólogan, Tomás Zarra, Barona, Carmelo Miranda, Pata, Felipe, Puchades, Sánchez, Leonardo, Fariña y Tomás Linares.

El amigo desde la infancia de la Calle El Calvario de la Villa de La Orotava; ISIDORO  SÁNCHEZ GARCÍA, defensa central del Infantil Orotava, 1954 - 1956, remitió entonces (marzo del 2017) estas notas futbolera que tituló; “RECORDANDO EL FÚTBOL EN LA VILLA”: “…En  una tarde primaveral que decidimos desde la vieja coordinadora del fútbol infantil orotavense, nos reunimos en un lugar de Santa Úrsula, dieciséis supervivientes de dos equipos infantiles que correteaban por La Orotava tras un balón de cordones en disputa del liderazgo del valle junto con el infantil Once Piratas, presidido por el amigo Roberto Hernández.
El encuentro gastronómico estuvo presidido por uno de los veteranos, Felipe Acosta, actualmente (2017) sirviendo a Dios en la Escuela Salesiana de la Cuesta, que jugaba de extremo derecho y compartió su vida infantil entre el Águila Tinerfeña y el Orotava. Curiosamente también estuvo con nosotros, Antonio Lima, árbitro de fútbol, que me recordó la protesta que le hice en el estadio Los Cuartos en un partido contra el Atlético Tinerfeño que perdimos 0 - 4, y al parecer le llevó a abandonar el arbitraje futbolístico. Menos mal que siguió como dirigente federativo. Comimos y bebimos mezclando los recuerdos con el vino y las tapas que nos sirvió el equipo gastronómico de Mario (a) el Flaco. Al terminar el postre nos pusimos a contar las anécdotas que vivimos en aquellos años de 1954, 55 y 56. Hubo preguntas capciosas que se le formularon a los que inicialmente habían comenzado con el Águila Tinerfeña de Antonio Lima y se pasaron el infantil Orotava, de Nazario  Hernández (a) Chile. José Antonio, el carpintero del barranco de la Arena, confesó que fue por un par de botas de fútbol. El salesiano Felipe Acosta cambió de equipo por cesión de ficha entre Lima y Chile. Pancho Mesa dejó de jugar en la portería por culpa de una lesión en la nariz  y por problemas laborales bancarios. Y así fuimos recordando con dificultades los actos deportivos que conformaron una etapa de nuestra vida, una vez inaugurado el estadio de Los Cuartos en 1953, siendo Alcalde don Juan Guardia Doñate. Mi primo Isidoro, venido exprofeso de Las Palmas,  Fermín y Álvaro, contaron también sus vivencias infantiles donde no faltaron anécdotas simpáticas.
Antes de cerrar la sesión futbolera, a la que más de un espectador deportivo le hubiera gustado asistir, tuve la oportunidad de leer los diez mandamientos futbolísticos que escribiera el famoso Eduardo Galeano, autor del libro “Su Majestad el Fútbol”, quién como todos los uruguayos nació gritando “gol”. Quizás por ello al amigo Ángel García, además de recordar  a los incomunicados, tomó buena nota de lo que escuchó  y del mandamiento nº 3 de Galeano: ¿En qué se parece el fútbol a Dios? En la devoción que le tiene muchos creyentes y en la desconfianza que le tienen muchos intelectuales.
El compañero de equipo y de curso, Felipe Acosta, nos invitó con champagne a brindar por este encuentro, celebrado 62 años después (1955 – 2017)…”

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL


No hay comentarios:

Publicar un comentario