domingo, 26 de marzo de 2017

TOROS EN LA OROTAVA



La familia orotavense Casanova organizó en los años treinta del siglo XX, una corrida de toros tomando como albero el recordado patio de la antigua Lonja de La Villa de La Orotava, en lo que había sido el claustro del Convento de San Nicolás de las monjas dominicas y catalinas.
Recuerdo de pequeño oírle decir a mi padre Juan Álvarez Díaz, que de Francisco Casanova Machado abogado era un gran aficionado a los toros, casi siempre conversaba con mi abuelo paterno José Álvarez Luque y con su compañero Paco Polo, ambos vinieron a La Orotava con el Batallón de Málaga al cuartel de San Agustín en defensa de Tenerife tras la independencia de Cuba. Como eran malagueños la afición por el mundo taurino era evidente.
El tristemente desaparecido   claustro del Convento de San Nicolás se convirtió en la primera mitad del siglo XX, en uso múltiple, verbena de los carnavales, plaza de toro, campo de fútbol, pelea de gallos, cárcel de presos políticos  y finalmente Lonja, donde se suministraban productos naturales del campo, carnicería y pescadería.
Me hago una pregunta, un tanto pintoresca, no había en La Orotava en la década de los años cincuenta del siglo XX, algunos terrenitos céntricos por el lugar denominado La Sidrona  o el antiguo camino de Los Cuartos, para edificar; El Correo Telégrafo, centros de salud, edificio del Juzgado, edificio de Telefónica y el colegio de La Concepción.  Sin tener que destruir esta manzana que albergaba La Capilla, el Claustro y el convento de San Nicolás. En qué cabeza cabe restregase todo un monumento que aunque sufrió tres incendios, se reconstruyó como pudo, siendo testigo de la ultima el Naturalista de origen francés Sabino de Berthelot.

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario