domingo, 2 de abril de 2017

A LOS ABUELOS Y SUS CUARENTA Y UNO ANIVERSARIO MATRIMONIAL (1976 – 2017)



Mi compañero de pupitre en el Colegio de San Isidro de La Villa de La Orotava, promoción bachiller superior (1967 – 1968), entonces alumno interno Ángel Benítez Pérez. Remitió entonces esta impresionante poesía dedicada al también compañero de la misma promoción Pedro Padrón Pacheco y su señora Chony Abrante Méndez.
Que el día 20 de octubre del 2015, se convirtieron en abuelo por primera vez en la vida, de una preciosa niñas llamada “EVA” y que además celebran su aniversario matrimonial el día dos de Abril, acaecido en el año 1976 (felicidades compañeros y amigos; Pedro y Chony, por estos inolvidables eventos de la vida): “… La barba y el pelo blancos, / como un papá Noel, / como un Rey Mago, / como un abuelo. / Un título con sintonía, / una ilusión en el camino, / la del hijo padre, / ahora la del padre abuelo, / un despertar en el tiempo, / cuando la senda del bastón / se convierte en sustento, / alivio en la singladura del ser, / la jubilación nos relaja, / el sosiego campea en el son, / hablamos más del ayer, / nuestro espacio vital, / el de las incertidumbres, / los miedos y los devenires, / hacia dónde ir y por qué, / con quién y cómo será, / ahora la descendencia en la meta, / los hijos que llegan, / crecen y se hacen mayores, / y nosotros aún mucho más que ellos, / nos hacemos abuelos, / un revulsivo para revivir, / recordar y soñar, ahora en la calma, / un trasiego que es un gran acierto, / una palabra dulce, / abuelo te quiero, sonará bien, / eres el mejor del mundo, / lágrimas de emoción, / ayer y hoy, cuánto andado, / y aún sin llegar a parte alguna, / en el mismo lugar, / pero con otro paisaje, / un entorno que nos hace ricos, / pero de verdad, / tesoro imperecedero, / que está ahí, son nuestros pilares, / un acervo de gratas emociones, / donde vivir, como abuelo, / calma el dolor, los achaques, / aparca la vejez para ser abuelo, / para volver a cantar, nanas, / contar historias de siempre, / en el regocijo y la emoción, /  y en el mejor auditorio del mundo, / el hogar, al calor de la familia, / todos en un sonido especial, / nuevo y único, / donde se mezcla la vida, / todas sus consecuencias, / las buenas nos harán reír, / otras nos harán llorar... / Pero es la vida…”

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario