domingo, 9 de abril de 2017

ANTONIO EXPÓSITO MESA, UN AMIGO DESDE MI INFANCIA



Leyendo el matutino EL DÍA del 15 de julio del 2012, el amigo de La Villa de La Orotava periodista del mencionado matutino tinerfeño Raúl Sánchez, declara que el amigo de la infancia de la Villa; ANTONIO EXPÓSITO MESA colaborador deportivo durante cuarenta y cinco años, se retiraba definitivamente como corresponsal de la Villa de su larga labor en los medios de comunicación de la provincia tinerfeña.
Conocí a Antonio Expósito Mesa, cuando tenía siete u ocho años, al final de la década de los años cincuenta del siglo XX, le veía jugar en el CB. Águila de Valle en la Terraza del desaparecido Teatro Cine Atlante. Jugaba muy bien con pases precisos y buen tiro a canasta de 6,75; hoy pudo ser un magnifico encestador a distancia de triples.
Diez años después, en el verano del año 1967, coincidiendo con la desaparición definitiva del CB Águila del Valle cuelga las botas como jugador del baloncesto, incorporándose al equipo promotor y posterior a su constituyente junta directiva que iba a establecer entonces un nuevo club de Baloncesto llamado AA. AA. Salesianos (actual CB. San Isidro). En principio realizó una excelente labor como entrenador de los primeros juveniles y el sénior del nuevo Club (obtiene el titulo de preparador provincial de baloncesto), por lo que un servidor se puso a su orden en el juvenil AA. AA. Salesiano temporada 1967 – 1968.
A partir de estos años, trabajaba como dependiente comercial en los almacenes orotavenses de los herederos de don Miguel Herreros y a través de un compañero suyo se introdujo en el mundo de la comunicación deportiva. Empezó a colaborar con el semanario “Jornada Deportiva” y en la radio Popular de Tenerife (actual cadena Cope). En una entrevista que tuve en las dependencias de la empresa en la orotavense calle La Carrera donde trabajaba (Herederos de don Miguel Herreros), me propuso colaborar en la información deportiva en el diario entonces decano de la prensa de Tenerife “La Tarde”, cosa que hice mientras estudiaba Profesor Mercantil en la Escuela de Comercio de Santa Cruz de Tenerife.
Antonio Mesa nació en el año 1943, de pequeño se vino a vivir a casa de su tía paterna doña Eusebia Expósito y su esposo Maestro Francisco Luis en la calle Colegio, para así estudiar en el colegio de San Isidro en el aula de COMERCIO, debido a que sus padres según tengo entendido vivían fuera de La Orotava. Estudios que le sirvieron para luego entrar a trabajar en el mundo comercial en diferentes empresas privadas. Al final, con la desaparición de la última empresa donde trabajó como dependiente (atención al cliente), optó por continuar en el mundo laborar, consiguiendo a través de una oposiciones un puesto de conserje y colaborador del gabinete de prensa en el Excelentísimo Ayuntamiento de La Villa de La Orotava, hasta el año 2008 que al cumplir su edad reglamentaria se jubila íntegramente. Cuatro años después decideretirarse del mundo de la información deportiva y demás con la satisfacción de haber cumplido de acuerdo con sus posibilidades, y de haber contribuido en todo este tiempo en honrar y divulgar el buen nombre de La Orotava.
Antonio Expósito Mesa envió su primera crónica al semanario “Jornada Deportiva” en el mes de mayo del año 1968. Narró un torneo juvenil de baloncesto, organizado en la Villa en honor a María Auxiliadora. Desde entonces, no paró de enviar sus crónicas sobre diferentes modalidades deportivas, la mayoría de fútbol y baloncesto, aunque también narró otras disciplinas como la lucha canaria, el balonmano o la natación.
Casó con la dama orotavense “Maribel” de cuyo matrimonio tuvo cuatro hijos; tres hembras y un varón.
Fue colaborador del matutino “EL DÍA – JORNADA DEPORTIVA”, muchos largos años (más de cuarenta) autor de las crónicas de los partidos de la UD Orotava, Atlético Orotava y SD. Los Pinos y además tuvo el honor de ser el cronista con más TROFEOS TEIDE a sus espaldas: un total de cuarenta.
Aparte de colaboraciones deportivas en los medios, también ejerció como presentador y maestro de ceremonias en infinidad de actos deportivos, sociales y culturales. Pocos son los barrios o lugares de la Villa donde no haya presentado alguna gala o festival de elección de reinas adultas o infantiles. Innumerables son los actos culturales, las inauguraciones o presentaciones en las que ha participado.
Una de las que más le llena de orgullo es tener el honor y el privilegio de haber sido presentador de todos y cada uno de los pregones de las fiestas mayores de La Villa de La Orotava.
A partir de ahora va a dedicar totalmente su vida (todavía le queda mucho, pero mucho…) a cumplir con el cargo de delegado de la Fundación Proyecto Don Bosco en el municipio orotavense y a colaborar con el coro y la formación de adultos en la parroquia de Nuestra Señora de la Concepción de la misma Villa.
Recibió a lo largo de su trayectoria como informador deportivo numerosos reconocimientos: Premio Domingo Rodríguez Ramírez, de la Federación Tinerfeña de Fútbol; la Insignia de Oro de la Asociación de Periodistas Deportivos de Tenerife; la Insignia de Oro de la Federación Insular de Baloncesto, o la Distinción de Honor de la Gala del Deporte de la Villa de La Orotava.
Francisco Linares Hernández, remitió entonces estas notas:  “…ANTONIO EXPOSITO, es un hombre bueno, generoso, honesto y profesional serio y riguroso en su trabajo, hemos compartido a lo largo de la vida muchos momentos juntos, unos buenos y otros no tan buenos, pero tu siempre has estado cuando te hemos solicitado tu presencia. Ahora te jubilas del periodismo activo, pero estoy seguro que podremos seguir contando contigo, gracias por todo. Con respeto y admiración personal, un abrazo Antonio…”
El amigo del Puerto de la Cruz; SALVADOR GARCÍA LLANOS, remitió entonces estas notas que tituló “GLOSA DE UN CORRESPONSAL”: “…Ya no se usa tanto, desde luego, o no se usa como antes, pero si alguna encarnación quiere hacerse de la figura del corresponsal, hay que situar como ejemplo a Antonio Expósito Mesa quien pone punto final a cuarenta y cinco años de ejercicio informativo desde su Villa natal.
Desde allí, desde La Orotava, ha venido cumpliendo ininterrumpidamente con una afición que alternaba con su profesión de dependiente comercial para dar cuenta de la actualidad villera, la que él mismo contribuyó a fabricar con crónicas e intervenciones que, a veces con alharacas, reflejaban el quehacer y el devenir de la localidad norteña.
Ahora que se despide, bueno será recordar que llegué a Radio Popular de Tenerife, a principios de los años 70, de la mano de Antonio Expósito Mesa. Un compañero suyo de trabajo, Felo, nos trasladó hasta La Laguna. Antes vimos un partido de infantiles en el desaparecido campo Don Pelayo. Antonio fue hablando de su actividad, de la búsqueda de resultados y del ‘modus operandi’. Uno había iniciado estudios de derecho pero la vocación podía y pudo más, de modo que aquel primer contacto con el padre Siverio, director de la emisora, era todo un impulso: nos estrenamos aquella misma noche en un programa inolvidable, Tablero deportivo. Fue con una crónica deportiva telefónica, rubricada con aquella despedida “Desde la ciudad turística…”, que quedó acuñada para los restos y que de vez en cuando el propio Antonio resaltaba en cualquier conversación amistosa o “intercomunicadores”.
Le estoy, pues, sumamente agradecido. Le conocía de sus inquietudes en el baloncesto, de su presencia en la plaza del Charco o en la de Franchi Alfaro, en  los tiempos heroicos del deporte de la canasta, sobre todo cuando llovía y había que obrar milagros en esas canchas. Y también de su trabajo en tiendas portuenses. De verle luego en cualquier rincón de los campos tomando nota para las crónicas que publicaba Jornada Deportiva.
Antonio fue el prototipo del informador, del corresponsal válido para todo. Ofició sin alardes, sin grandes pretensiones y sin grandes retribuciones a cambio. Su máxima era cumplir. Cumplir con cada envío, con cada transmisión, porque sabía que había gente esperando su información. Era una conciencia periodística, un compromiso con la comunicación adquirida sin enseñanzas ni manuales teóricos, sin otras guías que las que marcaba la propia experiencia y alguna que otra orientación.
Así trabajó durante casi medio siglo, repartiéndose en Radio Popular de Tenerife (COPE) y Jornada Deportiva. Y hasta hizo sus pinitos en Archipiélago Televisión (ATV), una local donde también dejó sello de su amor por la Villa, por sus tradiciones y sus celebraciones. Terminó, claro, haciendo de presentador de festivales o concursos y de maestro de ceremonias de toda condición. Siempre voluntarioso, siempre predispuesto: acabó convirtiéndose en el recurso fijo para cualquiera de esas convocatorias. Para eso le encantaba profesar de villero.
Ganó el premio Domingo Rodríguez Ramírez de periodismo deportivo y ha sido distinguido con las insignias de oro de la Asociación de Periodistas Deportivos de Tenerife y de la Federación Insular de Baloncesto.
En su última etapa activa, ya en el Ayuntamiento, en el gabinete de la alcaldía, siguió trabajando en todo eso que le gustaba y que, con su aportación, se proyectaba adecuadamente. Con razón, le ha confesado a Raúl Sánchez, en El Día, que se retiraba "con la satisfacción del deber cumplido de acuerdo con mis posibilidades, y de haber contribuido en todo este tiempo en honrar y divulgar el buen nombre de La Orotava".
Antonio Expósito Mesa, autodidacta, el corresponsal leal y cumplidor, dice adiós con la satisfacción de haber dado cuenta de tantos y tantos acontecimientos, en algunos de los cuales, fue, además, partícipe activo. En cualquier otro ámbito, sería un corresponsal más. Para nosotros, para aquel equipo inigualable de Radio Popular, desde luego que no.
Ahora, queriendo disfrutar de la familia y de los amigos, sacrificados durante muchos años para atender los deberes de informar, buscará tiempo para dedicarse a la Fundación proyecto Don Bosco y al coro de La Concepción.
Lo hará con el mismo espíritu del eficaz corresponsal que fue.
¡Gracias y suerte!...”

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario