miércoles, 19 de abril de 2017

BENCOMO



Reza la placa expuesta por fuera de su Cueva en lo alto del Valle de La Orotava, que pone los límites del municipio orotavense con el vecino de Santa Úrsula; “…Jamás me he sometido a otro hombre como yo libre he nacido y así viviré siempre, mayo de 1494…”.
La cueva natural, conocida históricamente como lugar de hábitat del MENCEY BENCOMO, gobernante del MECEYATO DE TAORO (VALLE DE LA OROTAVA), que en tiempos de la conquista de Tenerife (1496) mantuvo una dura resistencia contra los conquistadores. La Cueva se compone de dos grandes cuerpos abiertos al exterior que se comunican interiormente entre sí.
Una vez que fue conquistada la Isla de La Palma a lo largo de 1493 con relativa facilidad por las argucias del llamado Adelantado de Canarias, Alonso Fernández de Lugo, sólo falta someter la que mayor resistencia ha opuesto a la conquista: Tenerife, y a la que inmediatamente se dirige el incansable guerrero castellano con sus huestes de combate.
Habitada esta isla por la formidable raza guanche, va a recibir el último y definitivo intento para su conquista por parte de los aguerrido e incansables castellanos, con la inestimable ayuda de aborígenes canarios de otras islas ya sometidas en especial la de Gran Canaria.
Con quince bergantines desembarcan, con mil hombres, caballos y pertrechos de guerra, en las playas de Anaza (hoy Santa Cruz de Tenerife) el primero de mayo de 1494 donde fundaron el campamento base el día tres. Parten inmediatamente hacia el valle de Agüere (hoy San Cristóbal de La Laguna), retrocediendo al ser interceptados por el MENCEY BENCOMO y sus guerreros guanches quien, al verlos huir dice que dijo: “… ¡Mirad esta gente que se detiene ante nuestro aspecto, por Echedey y por mi abuelo el gran Tinerfe, juro por sus huesos que se van a acordar de mí!...”.

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU.
PROFESOR MERCANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario