domingo, 2 de abril de 2017

CRISTO DEL PERDÓN (I)



Mi amigo de la infancia de la Villa de La Orotava; ANTONIO RODRÍGUEZ (fallecido) ex - funcionario del Banco Exterior de España, entonces me remitió por Navidad un regalo conmovedor, el mejor obsequio de la reminiscencia. Tratase sin lugar a duda de un inédito filántropo manuscrito de nuestro querido e inolvidable paisano catedrático de la Complutense madrileña; don Jesús Hernández Perera, misiva que el ilustre orotavense le envía a don Martín Rodríguez Méndez (padre de Antonio), encargado - entrañable muchos años del enternecedor Cristo del Perdón, expuesto en una de las capillas del templo de San Agustín del Ex – Convento agustino de Nuestra Señora de Gracia de La Villa de La Orotava.
Este Cristo perteneció al destruido Convento de San Nicolás Obispo de monjas dominicas tristemente desaparecido a través de los caprichos urbanísticos de la humanidad (hoy edificio Correo Telégrafo), y que fue donado a dicho Convento según nos confirma el amigo Manuel Hernández González profesor titular de historia de América de la Universidad de La Laguna, descubierto en los archivos del obispado de Tenerife, unas monjas dominicas hijas de la Villa de la familia Franchi, que encargaron a un taller sevillano al principio del siglo XVIII.
Don Jesús Hernández Perera expone a don Martín Rodríguez Méndez la transcripción íntegra de la partida de la primera procesión del Cristo del Perdón, espléndida talla en la que el Cristo se escenifica de rodilla sobre el Globo de la Tierra delante del Santo Madero, con exposición de los atributos de la pasión. Indicándole que la efigie fue de las Monjas dominicas (antiguo teatro Power), de donde pasaría a la Concepción cuando la desamortización (1825), colocándose luego en el mencionado templo de San Agustín.
La partida dice textualmente lo siguiente: “...En la Villa de La Orotava hoy miércoles Santo diez de este mes de Abril de mil setecientos cuarenta y tres años, por la mañana, fue el Beneficio y Capellanes de esta Parroquia Matriz de Nuestra Señora de la Concepción de dicha Villa a acompañar la Procesión de Nuestro Señor del Perdón, que salió de la iglesia del Convento de las Religiosas del Señor San Nicolás Obispo, Orden de nuestro Padre Santo Domingo, de dicha Villa, para lo cual obtuvieron licencia, según entendí, que les concedió Su Señoría Ilustrísima el Señor don Juan Francisco Guillen obispo de estas islas mi Señor, siendo este el primer año que se comenzó esta Procesión, que anduvo en la forma y calles siguientes: habiendo salido entró por nuestra parroquia; Salió y fue por el Colegio de los Padres de la Compañía; bajó por toda la Plaza de los Cuatros Cantillos a la esquina de don Alonso Llarena; prosiguió por toda la calle del Agua hasta la Iglesia del Convento del Patriarca Santo Domingo, en donde entró y vino por la calle que nombra de Viera, subiendo por la del Hospital Viejo, entrando en su Convento de Religiosas de donde salió. Conste así en todo tiempo para derecho de quien convenga...
“Por esta Procesión dieron cuatro ducados para el Beneficio, el cual hizo gracia de sus cuarenta reales a las Sra. Franchi, Religiosas en dicho Convento, quienes costearon esta función con su caudal y limosna que sacaran. El Señor don Francisco Román Beneficiado advirtió que hacía gracia de sus derechos por este año, quedando a su arbitrio en adelante hacerla o no. También los Señores Capellanes, que acompañaron, hicieron gracia de esta Procesión, y esto supuesto no se les abona derechos ni los anoto aquí etc.......”
Al margen; “Con Joseph Montenegro se devolvieron los cuarenta reales a las Señoras de Franchi.” “Semanero Señor don Antonio Clemot; fue de Preste y llevó la Capa el Señor don Francisco Román, porque según el estilo de dicha Parroquia en las Procesiones de por la mañana en Semana Santa toca al Señor Beneficiado que es de Sacramento...”

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL



No hay comentarios:

Publicar un comentario