martes, 25 de abril de 2017

DON SILVESTRE SUÁREZ GONZÁLEZ. TAXISTA



Fotografía referente a don Silvestre Suárez González delante de su coche, le acompaña un muchacho de la Villa de La Orotava que desconozco su identidad, panorámica tomada delante de la ex industria de don Felipe González en la Calle El Calvario.

Don Silvestre Suárez González, Natural de la Orotava y taxista de profesión, hijo de Dª Jovita "La Panadera", mujer de mucho carácter, con don de mando, que tenía su negocio al lado del Teatro Cine Atlante, tuvo siete hijos, cuatro varones y tres hembras. El Matarife, le decían algunos que le conocían bien, como maestro Agrícola el mecánico, Ramallo el Guardia Civil o sus cuñados Santiago y Benjamín, ya que si existía un manjar en este Mundo que reluciera su paladar ese era el cabrito. Cabrito que él mismo compraba al primer pastor que se cruzara ante su taxi y criaba cariñosamente, con grandes teteros de leche en polvo que Dª. Catalina, su esposa, preparara para que el cabrito pasados veinte o treinta días de engorde terminara sus días en el cardero. Algunos de aquellos "baifos" inclusive le tomaban cariño al viejo, de hecho tuvo uno que le decía "Salta niña" y comenzaba a brincar cual fiel perro que corre detrás de un palo que le tire su amo. Pensamos; "a este no le mata", pero una vez más, nos equivocamos. ! Silvestre despierta a los niños para que coman! gritó su esposa, Doña Catalina. -Déjalos que duerman, que ahora mismo les hace más falta el sueño que la comida-, fue la indiscutible respuesta. Pero bastaba con conocerle para empezar a apreciarle sin que te dieras cuenta. Su calma, su tranquilidad, su humanidad, su pasión por las mujeres, le gustaban gorditas y rellenitas. Le presentaron una flaca y alta y no hizo ni caso.  Si conociera a la que tengo ahora se le haría en la boca linfa como solía cuando veía una mujer hermosa, con senos prominentes  hermoso y extenso como uno de aquellos almanaques que solía colgar de la pared de su habitación. Habitación que siempre fue un contraste, el lado de su señora era un altar eclesiástico, con el Señor de la Columna, el fraile Escoba, la Virgen de los Dolores y María Auxiliadora. Mientras el otro lado eran mujeres por doquier. Asombrosa pareja que en los tiempos que corren no lo hubieran dudado a la hora de solicitar el divorcio, o quizás nos estemos equivocando de nuevo. ! Que buenas están las papas! repetía Don Silvestre una y otra vez en la mesa, muchos confirmaban lo dicho, y otros lo miraban con recelo porque él se atiborraba de carne, ni las probabas. O! ven Irene que no sabe comer carne, trae aquí y dame ese pollo que te voy a enseñar cómo se come un pollo!, e Irene aprendió, pero no comió. La carne está dura, carne dura, a mis tiempos no existía la carne dura, y se comía el pan de tres o cuatro días como si fuese tierno, ahora lo que pasa es que tenía suficiente "herramienta". Un día fue a casa del Doctor Don Juan Hogdson, especialista de estómago, porque se sentía mal. Al salir se encontró con Chanillo Valencia, un señor muy popular en la Villa. ¿Qué te pasa Silvestre, estás malo? Algo mal del estómago, respondió Silvestre pensativo, pero el tema es que me mandó comer verdura y no sé si se refería "antes o después" de las comidas. En tiempos del "Pirateo" a Santa Cruz, (cobrar individualmente a cada pasajero que se subiera al taxi, recogiendo gente por todos los pueblos del Norte hasta llegar a la capital), le gustaba parar en Casa Calzadilla enla Victoria ya que le encantaba un vaso de vino, acompañado de una tapa, cosa que agradaba mucho al cliente y solían repetir siempre que podían. Casa el Minuto de Tacoronte, era otra de las paradas habituales. Su primer coche, un Chevrolet TF-3780 del Servicio Público, luego la gran novedad, el Austin TF-10179 de seis cilindros, las primeras gomas Tubeless que vinieron a la Orotava. Iban siete en el coche para Candelaria, los nietos en el centro y la señora delante, ya dispuesto a arrancar, cuando Dª. Catalina exclamó! El Señor, la Virgen y todos los Santos nos acompañen! Don Silvestre volvió a poner el punto muerto y exclamó mirando a todos los ocupantes y más concretamente a su esposa! Catalina, deja de seguir metiendo gente en el coche, que ya vamos bastante cargados! Cuando dejó de ejercer la Parada "legalmente" se dedicó a la Artesanía, principalmente las jaulas para pájaros y los zurrones para el gofio. Los zurrones eran característicos y fáciles de distinguir, ya que son los únicos que conservan las dos pezuñas delanteras del cabrito en los terminales superiores del zurrón. Tenía un arte especial a la hora de descuerar un cabrito, ya que no todos conocían el secreto de sacar limpiamente las pezuñas del "baifo". Con sesenta años tuvo una amante de treinta y cinco, y a la familia nos dejó después de muerto un detalle, había comprado una cadena de oro a su amante y como fraccionó el pago, solo había hecho el primero, el resto de la deuda, una vez reunida la familia, se liquidó. Nunca le olvidaremos, a su hija Magdalena casi la echa de su casa cuando le regaló unas barricas de vino a los de la basura! Todo lo tira!, decía y se enfadaba con ella. Actualmente, no tira nada, es más, recopila cosas.
Don Eduardo Gutiérrez, siendo chofer del camión de la empresa de Don Casiano García Feo e Hijos SL... Nos cuenta que  se le avería el volquete a la altura de Tacoronte, decidiendo regresar a la Orotava a pies, por el itinerario pasa Don Silvestre, para su vehículo, le invita a subir para traerlo a la Villa, pero como su coche estaba lleno,  - pues poseía en el centro de su Chevrolet, adyacente a sus puertas traseras, unas sillas que llamaban "eléctricas"-, le dijo a Don Eduardo, que subiera a su coche y que se pusiera "oblicuo", para que viajara cómodamente. Observando en la plaza orotavense de Franchi Alfaro, con Don Eduardo Gutiérrez, a la sombra de los históricos laureles, la foto de la parada de Taxi de los pobres, Don Eduardo pensativo me cuenta una anécdota de dos taxis de antaño, Don Antonio Perdomo "El Buispero" y Vicente Aparicio, los dos propietario de Chrevrolet descapotables, hicieron un servicio a la Villa Mariana de Candelaria, con familias del Barrio de Benijo, ambos salieron justamente por la carretera, llegó primero Don Vicente Aparicio, los ocupantes de este ultimo turismo cuando vieron llegar "El Buispero", le dijeron con cara de preocupación,  - que le había pasado que tardó demasiado -,  a  Don Antonio no le gustó el proceder de los Benijeros, tal que al regreso a La Orotava, se le ocurrió acoplar a la diferenciar de su coche con un alambre, un saco de los que se usan para deposito de papas, al llegar a la altura de la Matanza, pararon sus automóviles para reposo, Don Antonio reclamó, a los ocupantes del vehículo de Don Vicente, "...que solo se le podía sacar la bazofia de sus caras con un desmontable, ya que eran familias y no se le conocían, solo se le veían los dientes...”

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario