sábado, 1 de abril de 2017

EL CRISTO DE “VENTURITA”



Existe un refrán en la Villa “LOS NIÑOS QUE JUGABAN CON LOS SANTOS”, que en la década de los años ochenta del siglo XX, el amigo de la Villa de La Orotava; doctor Leoncio Estévez Merino convirtió en un excelente libro histórico. Me decía el amigo Juan González Pérez ex funcionario del antiguo Banco Bilbao, que en la década de los años cuarenta del siglo XX, en la Villa Arriba se realizaban autenticas procesiones infantiles con imágenes realizadas por escultores que con el paso del tiempo se convertían en auténticos artistas, en la semana posterior a la Semana Mayor orotavense, que rebasaban el límite de la popularidad, en muchas ocasiones tenían que intervenir los agentes municipales para poner orden a la cantidad de gentío de niños y niñas que hacían esta tradición más que un autentico juego de la imaginación.
Cincuenta años después se repite la historia en el mismo territorio de La Villa de La Orotava, pero esta vez son los mayores los que juegan con los Santos, esto emprende al fortalecer las tradiciones procesionales de la Villa con el acrecentamiento de nuevos pasos procesionales.
Mi amigo y discípulo en el baloncesto de la Villa de la Orotava Ingeniero de montes; Buenaventura Machado Álvarez “Venturita”, hijo del recordado doctor don Buenaventura Machado Melián, encargó a los talleres cordobeses del Escultor Francisco Romero Zafra en el año 1999 EL CRISTO DE LA SALUD, obra  singular de mucho valor  patrimonial que se ha incorporado al engrandecimiento de la Semana Santa de La Villa de La Orotava.
La idea de “Venturita”, de recuperar para su pueblo este impresionante Cristo que se halla a la derecha de pie sujetando la Cruz y pisando una serpiente, que estuvo y se veneró hasta el siglo XIX en el extinguido convento de San José de La Villa de monjas clarisas. Convento que estaba ubicado en donde hoy se encuentra el Consistorio Municipal, la Hijuela del Jardín Botánico y la Plaza del Ayuntamiento. Este último territorio era el templo conventual cuya entrada estaba situada por la  antigua calle Home actual Tomás Pérez, de portada plateresca que se conserva en la capilla del Campo Santo de La Villa.
En ese templo estaba el CRISTO DE LA SALUD que se vendió tras la desamortización de Mendizábal al municipio sureño de Arona, fue llevado en burros por los antiguos caminos de Las Cañadas y allí en esa bonita localidad hermana de Chasna lo veneran sus fieles y todos los que se acercan por esta festividad de los días grandes de la Semana Mayor.
La idea de “Venturita” en principio, fue colocar el nuevo CRISTO DE LA SALUD en la Capilla que estaba al final del patio del antiguo hospital del Llano de San Sebastián, en la actualidad reconvertido en un geriátrico para mayores. Pero este centro no recuperó la capilla pues su espacio se cubrió para construir y ampliar las habitaciones, por lo cual sus viejos muros construidos de piedras se vieron destruidos por el capricho de personajes de turno en la fiebre de la construcción ofusca, al igual que se demolió el convento de San José para construir en su lugar El Consistorio Municipal.
En principio el nuevo CRISTO DE LA SALUD al llegar a La Villa de La Orotava se instaló provisionalmente en la vieja biblioteca de la Mansión del doctor don Buenaventura Machado Melián en la calle que lleva su nombre, antigua calle Duque, hasta buscarle una ocupación que fuese uno de los templos de La Orotava. Se hablaba de llevarlo a las ermitas de La Candelaria El Lomo, de Frachi, del Calvario, y al templo de San Agustín etc.
Al final después de tanto tiempo se llegó a un acuerdo con el entonces párroco del templo parroquial de San Juan Bautista de La Villa Arriba don Antonio González León, para que el CRISTO DE LA SALUD ocupara el lado derecho de la cruz latina que forma el citado templo. Allí “Venturita” tuvo que realizar otro esfuerzo económico para construirle un pequeño retablo de caoba y un paso policromado para sacarlo en procesión el sábado anterior al domingo de Pasión.
Reconocer el esfuerzo desinteresado del amigo y discípulo en las bases del baloncesto villero; Buenaventura Machado Álvarez, magnánimo de su personalidad, de su bondad, de su devoción  y de su propio patrimonio, la Orotava se ha engrandecido en su Semana Mayor, no solamente a través de la recuperación de su CRISTO DE LA SALUD, también muchos tronos de muy alto valor diseñados y trabajados por ebanistas y artistas de la Villa de otros templos religiosos y objetos de mucho valor han sido envanecidos con su propio acervo. Así pues enhorabuena, felicidades y gracias “Venturita”, por ti la Orotava tu pueblo tiene lo que se merece.
Entonces remitió (2014) el amigo de la Villa de La Orotava; DOMINGO HERNÁNDEZ Y HERNÁNDEZ estas notas sobre el traslado del Cristo de la Salud desde la casa del Doctor don Buenaventura Machado Melián hacía el templo parroquial de San Juan Bautista de la Villa de La Orotava: “…El Cristo de la Salud se trasladó desde la casa del Doctor Buenaventura Machado Melián a la Iglesia de San Juan Bautista en una camioneta Nissan Pick-up propiedad de la empresa "RIEGOS Y MAQUINARIAS H.R. S.A." DE Gáldar (Gran Canaria) para la que yo trabajaba y tenía a mi cargo el citado vehículo, cuya matrícula era TF 9169 BW. También fui el primer Celador del Trono del Cristo de la SALUD la primera vez que se procesionó y durante algunos años más…”

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario