sábado, 8 de abril de 2017

JESÚS DE NAZARET Y LAS SECTAS



El amigo del Puerto de la Cruz;  AGUSTÍN ARMAS HERNÁNDEZ. Remitió entonces (08/04/2017) estas notas que tituló;  JESÚS DE NAZARET Y LAS SECTAS”: “… ¡Mil religiones y cultos diferentes, pero un solo Dios! Pululan por doquier las sectas tanto cristianas como orientales: fenómeno nuevo y variopinto. Hay entre estas sectas, una muy activa y beligerante, cuyos miembros llaman valerosamente en todas las puertas. Algunos de estos me han afirmado, que Jesucristo no es Dios, sino solamente hijo de Dios. Por otra parte oí que para las sectas nacidas del Hinduismo y Budismo, Jesús es una «encarnación divina», un dios como tantos otros de las religiones politeístas.
 Consulté con un sacerdote, competente en estas materias, y con sus instrucciones pude componer estas modestas líneas.
¡Jesús, el Cristo! ¿Quién de los cristianos no ha puesto este nombre en sus labios? y aún entre los no cristianos: ¿cuántos habrá que no hayan escuchado este dulce nombre?
Jesús, nacido de la divina María, apareció y actuó en su vida pública como un profeta, el «Gran profeta» a juicio de la gente; y fue paulatinamente manifestándose como el Mesías esperado. Declaró que era «una cosa con el Padre» (Jn X 30), y ante el tribunal de Caifás se proclamó «hijo de Dios». Después de esto, Jesús es llamado «Dios» directamente en diversos pasajes del Nuevo Testamento.
Pero la gran proclamación de la divinidad del Señor fue hecha en el primer Concilio Ecuménico, llamado Concilio de Nicea (Asia Menor, año 325), donde se elaboró el «símbolo de Nicea» (o credo de la misa): «Creemos en un solo Señor Jesucristo, hijo único de Dios, nacido del Padre antes de todos los siglos. Dios de Dios, luz de luz, Dios verdadero de Dios verdadero. Engendrado, no creado, consubstancial al Padre, y por quien todo fue hecho». ¡Confesión sublime, precisa, inspirada, poética! ¿Qué más se puede decir en tan breves palabras?
Contra ciertas sectas y religiones cristianas podemos alegar que los católicos creemos no solamente en la Biblia, sino también y principalmente en la Iglesia. Decimos en el «credo de los Apóstoles»: «Creo en la Santa Iglesia Católica». El magisterio, pues, de la Iglesia nos indica lo que tenemos que creer. Miles, millones de mártires sellaron con su sangre, a través de 2.000 años estas verdades. En todas partes y momentos, los labios de los cristianos las proclaman para salvación de sus almas.
San Pablo nos enseña que: «la fe viene por el oído» (o predicación). Jesús ordenó escuchar a sus enviados; no el leer la Biblia (Mt. XXVIII, 19-20). San Agustín, cuando era incrédulo leyó la Biblia y nada entendió. Más tarde oyó predicar a San Ambrosio en Milán, y comenzó a ver la luz de la verdad. Hace falta, pues, un guía, un maestro espiritual para ir penetrando en los «siete sentidos» o significados, que contienen las Sagradas Escrituras.
Para las sectas orientales, Jesús es «dios», un dios como Krishna, Rama, Budha, Maitreya, etc. Para ellos todos los Santos son «dioses». Es más: todos nosotros somos «dioses». Así también lo creen algunas sectas y fraternidades de origen occidental. Este es un error muy antiguo, llamado «panteísmo» por filósofos y teólogos. Aunque nos disguste, no somos «dioses» sino «seres humanos». Eso sí, Jesús nos prometió hacernos «mártires y participes de su divinidad» (Jn I, 12; Pedro 1, 4) con tal que le imitemos con una virtud perfecta.
Gandhi, el héroe de la India (1869-1948) decía: «me gusta Jesús, pero no tanto los cristianos». Por tanto, nosotros los bautizados, con nuestra mala conducta, profanamos, deshonramos el nombre de Dios, como ya el Señor advertía a los israelitas por medio de los profetas.
 Este es el misterio de que florezcan por todas partes las sectas y movimientos religiosos: que nosotros los católicos no armonizamos la vida con la doctrina.
Sin embargo, espero la época de paz, amor y justicia, anunciada por la Virgen en Fátima (año 1917) y en otros muchos lugares recientemente…”

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario