jueves, 13 de abril de 2017

SEMANA SANTA DE LOS REALEJOS



Aunque antiguamente la Semana Santa de Los Realejos fue una única celebración en la que participaban tanto la feligresía de la Parroquia Matriz del Apóstol Santiago del Realejo de Arriba, como la de la Iglesia de Nuestra Señora de la Concepción del Realejo de Abajo, articuladas por la existencia en lugares estratégicos de tres conventos, uno de Franciscanos, el Convento de Santa Lucía; y otros dos de Agustinos en el actual barrio de San Agustín, uno de frailes, el de San Juan Bautista, y otro de monjas, el de San Andrés y Santa Mónica. Tras la desaparición de los conventos en el siglo XIX, y el reparto de las imágenes entre ambas parroquias, la Semana Santa pasa a dividirse definitivamente, dando lugar a la actual conformación, en la que coexisten, en un mismo municipio, dos "semanas santas" diferenciadas.
Por un lado la Parroquia Matriz del Apóstol Santiago, cuya Semana Santa sigue fiel a la tradición de que sus pasos sean cargados a hombros en su totalidad, y la cual, tras la incorporación reciente de nuevas tallas de importantes escultores andaluces, posee una Semana Santa en la que perviven tradiciones muy antiguas, como por ejemplo la "Procesión del Resucitado" en la mañana del Domingo de Resurrección, en la que procesiona la custodia con Sagrada Eucaristía bajo palio; con costumbres nuevas, como la procesión del "Cristo de la Oración en el Huerto", obra del imaginero cordobés Antonio Bernal Redondo.
De indudable importancia histórico-artística es El Nazareno, obra tallada en 1637 por Martín de Andújar Cantos para el Convento franciscano de Santa Lucía y que pasó al Apóstol Santiago definitivamente en el año 1856. El Nazareno desfila, desde su traslado a la parroquia, en la Procesión del Encuentro que tiene lugar al medio día del Viernes Santo, y en la que se escenifica el encuentro de Jesús con San Juan Evangelista y La Virgen María, así como con al Santa Mujer Verónica y la Magdalena. De igual manera, y desde que en 1991 se fundara la Franciscana Cofradía del Nazareno, ésta organiza en la tarde del Domingo de Ramos, con toda solemnidad, su función propia, en la que, además de imponérsele las medallas-insignias de la cofradía a los nuevos hermanos, procesiona la venerada Imagen de El Nazareno.
Merece mención también la imagen del "Señor Difunto", imagen que los estudiosos consideran muy próxima al lenguaje artístico del XVII. Poseyó camarín frente a la fachada principal del templo. El Cristo procesiona desde 1733 en su urna de madera dorada, custodiada por seis ángeles plorantes. Con esta imagen, al igual que en otros lugares de la isla, se realiza la noche de Viernes Santo la ceremonia del Santo Entierro, a la entrada la Procesión Magna, desfile en el que participan los doce pasos que procesionan en esta Semana Santa realejera, todos ellos llevados a hombros por "cargadores".
Entre las nuevas adquisiciones y donaciones que se han hecho recientemente para esta Semana Santa, y además de la ya mencionada "Oración en el Huerto" merece también mención al paso de "La Piedad" obra también del cordobés Antonio Bernal Redondo, así como el "Señor Preso" del gaditano Luis González Rey.
Por otro lado, la Parroquia de Nuestra Señora de la Concepción, que aunque poseyó un gran patrimonio escultórico atesorado durante siglos, sufrió en noviembre de 1978 un pavoroso incendio en el que desapareció prácticamente todo el conjunto escultórico de su Semana Santa, salvándose únicamente la imagen de “La Soledad” pieza atribuida a José Rodríguez Oliva y que había pertenecido al convento agustino de San Juan Bautista, encontrándose, en esos momentos, fuera del templo.
No obstante, pronto los vecinos se empeñaron en recuperar su Semana Santa. Así, en 1985 se procede a la bendición de la Imagen del “Santísimo Cristo de la Redención”, obra y donación a la parroquia del imaginero orotavense Ezequiel de León Domínguez. El Cristo de la Redención cuenta desde 1990 con cofradía propia, quien lo prosesiona en la madrugada del viernes santo, en procesión de traslado hasta El Calvario, para luego regresar en la tarde de ese mismo día.
Otras imágenes esculpiera Ezequiel de León para esta semana santa. Así, merecen mención “La Piedad” bendecida en la semana santa de 1990, el San Juan Evangelista, "El Nazareno" o el "Señor de la Cañita".

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario