sábado, 22 de julio de 2017

EL CODAZO DE SORIANO



Me remito a la temporada futbolera 1960 -1961, correspondiente al fútbol regional de la provincia de Tenerife, en la primera categoría participaron  nueve equipos en  la isla de Tenerife; Real Unión, Puerto Cruz, UD. Orotava, San Andrés, UD. Realejos, Estrella de La Laguna, Tenerife Aficionado, Buenavista del Barrio bajo de la Cruz del Señor, y Toscal. 
Al final del campeonato desde el mes de enero a Abril de 1961, existía una pugna por el lid y participación en la liga interregional, entre el Real Unión, Puerto Cruz, UD. Orotava y Estrella de La Laguna. El campeonato se lo adjudicó el UD. Orotava en el último partido de la competición a ganarle en su Estadio de Los Cuartos de La Villa de La Orotava al  Estrella de la Laguna por 4 – 1. Gracias al cálculo aritmético particular de los copos de nieve, pues  el Real Unión, El Orotava y el Puerto Cruz quedaron a iguales puntos. El Orotava le favorecía con el Real Unión, mientras que al Puerto Cruz le favorecía con el Orotava, y el Real Unión con el Puerto Cruz.
En esa campaña hubo de todo el CD. Puerto Cruz debutaba airosamente en la primera categoría regional, goleando primero al Tenerife Aficionado en el estadio el Peñón 7 – 0, y posterior en el estadio Los Príncipes de Los Realejos 0 - 5. El doce de septiembre de 1960, se le rendía un popular homenaje al jugador orotavense Quillo (Domingo Pérez), por los entonces 10 años de servicios en el UD. Orotava, jugador de mucho corazón y mucha constancia en el terreno de juego. Primero se celebró una misa en la Ermita del Calvario, al medio día se le sirvió un almuerzo de hermandad, y por la tarde en el estadio de Los Cuartos un amistoso contra el Real Unión de Tenerife, Quillo prefería a su eterno rival el CD Puerto Cruz, pero los organizadores invitaron al equipo del  Barrio del Cabo de la Capital.
En el mes de marzo del año 1961, se le rindió un homenaje póstumo al que fuera jugador del UD. Orotava Masanet que había fallecido en un trágico accidente de tráfico en Francia. Se jugó un partido amistoso en el estadio los Cuartos, entre el UD. Orotava y un Combinado del fútbol regional con victoria del conjunto que entonces entrenaba Martinica 3 – 2.
Los futbolistas Chuchito Ruiz (fallecido) y Manolo Saavedra procedente de Santa María de Guía de Gran Canaria, comenzaron la liga con el UD. Orotava, pero en enero Chuchito se incorporó al servicio militar a África, y Manolo Saavedra fichó por el Rayo Vallecano de 2ª división Nacional, incorporándose al club blanco de la Villa procedente de Venezuela donde residía con su familia el también orotavense Alfonso Rivero.
La anécdota más inconfundible se produce en el Estadio municipal El Peñón del Puerto de la Cruz el domingo día cinco de marzo de 1961, el ex jugador del UD. Orotava, en ese instante en las filas del CD. Puerto Cruz, Soriano le propina un codazo al medio volante de los Copos de Nieve Manolo II, conocido por “Manolo el policía”, por su pertenencia al citado cuerpo, en el partido de máxima rivalidad entre los dos equipos del Valle, después de ir ganando por 0 -1 el UD. Orotava, termina perdiendo por 2 – 1. Desconozco la reacción del árbitro y sus auxiliares en las líneas del encuentro, sinceramente se desconocen, pero aquello terminó en voces que corrieron por todo el Valle de Taoro. Según me cuenta Ramón Hernández Fariña extremo zurdo del UD. Orotava, que para ese interesante choque se concentraron a almorzar en casa del Mollero en Santa Úrsula, le ofrecieron una prima de 1.500 pesetas por jugador si lograban la victoria, todo por cuenta de don Manuel Martín operario contratista de la Villa, directivo del Club y un gran aficionado.
A Soriano le conozco desde mi infancia en la calle El Calvario, donde se caso con mi convecina Ana María Pérez. Vivió muchos años en La Orotava en el Paseo de Domínguez Afonso, su padre fue maestro titular de la unidad de Los Poyos, estudió bachiller en el colegio Farrais, Magisterio en la Normal de La Laguna, y Filosofía y Letras en la Universidad de la misma Ciudad. Jugó en el UD. Orotava en su época dorada al principio de los años cincuenta del siglo XX, con jugadores de la talla de Chicho conocido por “El Vaca” por sus potentes disparos, Fernando Monago, Los Hermanos Vieras, Fernando Linares,  Ledesma (abuelo de Pedrito el del Barcelona), Domingo Brígida, Domingo y Perico  Rivero, Pepe El Buge I, Fariñita, Macario, Berto, Quillo, Masanet, Antonio, Peraza, Peña, Diepa, Bonilla, Francisco Ruiz etc.
Es una gran persona, un excelente amigo. Un día me lo tropecé en el Paseo de Domínguez Afonso muy cerca del que fue su domicilio en su adolescencia. Le pregunté, el porqué de su cambio de comportamiento en los terrenos de fútbol, si en el UD. Orotava destacaba por su nobleza y su buen juego, a pasar al Estadio El Peñón con el CD. Puerto Cruz utilizó este tipo de provocación. Él me respondió amargamente, que una vez le dijo a su entrenador el Ex - Unionista del famoso Barrio Chicharrero El Cabo Ramón Mesa que quería dejar la práctica de fútbol, pues siempre iban a por él de forma muy forzada, Mesa entonces entrenador del CD. Puerto Cruz, le aconsejó cambiar los sentimientos como deportista, de recibir a por dar, por eso se le produjo el cambio sicológico y filosófico en los malditos terrenos de juegos futboleros.
Tengo que decir en este mensaje que Soriano fue el primer norteño que sacó el título de entrenador Regional y Nacional, llegó a reunir a los mejores jugadores juveniles del norte de Tenerife, creando para ello el recordado Juvenil Taoro. Fue un gran entrenador, monitor  y conocedor de chavales y técnicas de fútbol. Por lo que este aniversario tan agónico que se produjo en el Peñón hace cincuenta años, más bien es un recordatorio anecdótico que ya forma parte de la intrahistoria deportiva del Valle de La Orotava.
Estando investigando en la biblioteca de La Villa de La Orotava, la temporada futbolera 1960 – 1961, con los dos entonces importantes  periódicos tinerfeños, EL DÍA Y LA TARDE,  curiosamente no aparece en su hemerotecas la crónica de este impresionante encuentro, según versiones orales de varios de sus protagonistas, en el recinto portuense, hubo de todo, tensión, nervios, insultos etc. Pero del choque deportivo, solo sé que fue muy duro, muy competitivo, donde la rivalidad de ambos conjuntos del valle de La Orotava fue evidente. Probablemente la principal crónica quizá estuviera en los periódicos; El Aire Libre, La Jornada Deportiva o la Hoja del Lunes, periódicos que no se encuentra en la mencionada biblioteca. Sin embargo el recordado periodista portuense Santiago Rodríguez, escribía en el desaparecido periódico tinerfeño La Tarde del sábado día cuatro de marzo de 1961, el preámbulo a este extraordinario acontecimiento que se iba a celebrar al día siguiente en el estadio Municipal el Peñón del Puerto de la Cruz: “…Sólo faltan horas, y ya se vive dentro del ambiente del encuentro reconocido por toda la afición como el mayor acontecimiento deportivo de todos los tiempos registrado en el Puerto de la Cruz. Toda tertulia tiene como tema predilecto el partido de fútbol que mañana a las cuatro y media de la tarde librarán en el Estadio del Peñón los eternos rivales del Valle de La Orotava, CD. Puerto Cruz y UD. Orotava. Por doquier se respira esa atmosfera llena del mayor optimismo por parte de la demografía portuense. No existen distinciones. Todo ciudadano que habite en el costero rincón del Valle, se siente  “hincha” para la lucha que mañana libraran ambos conjuntos deportivos.  La meta final será lograr el triunfo para sus colores, para el cual serán parte integrante con el mayor entusiasmo y aliento que en un encuentro librado en el recinto portuense haya proporcionado afición alguna. En sus rostros se contempla el deseo por que llegue la hora inicial del encuentro para ver  cómo esos muchachos que saltarán al terreno al  terreno de juego pondrán todo su corazón y el mayor entusiasmo en contrarrestar cualquier intento por parte por parte  de los copos de nieve en frustrar su esperanza de victoria. Auguramos una verdadera lucha entre unos y otros por brindar a sus aficiones  un triunfo para sus colores. Serán noventa minutos de juego dentro de una guerra sin cuartel, donde el menor descuido o un simple fallo de los defensores del marco respectivo podrían costar los dos puntos en litigio y la supremacía  del fútbol vallero, ya que en este encuentro se juegan ambas cosas. El cronista, que ha vivido varias décadas del deporte en el Puerto de la Cruz y que las ha sabido llevar dentro del mayor conocimiento posible, nunca ha contemplado un ambiente y una certeza de triunfo para un club portuense como éste del partido que hoy nos ocupa. Para esta afición no existen dudas. Hemos querido pulsar algunas opiniones a varias de esa torcida porteña, y todos sin excepción, dicen: Mañana el marcador sólo puede registrar un vencedor, y ese será el Puerto Cruz. No puede haber otro. La Moral y el entusiasmo que esos muchachos pondrán en la contienda tienen forzosamente que ser premiado con la victoria de los merengues porteños…”
El corresponsal de La Villa de La Orotava para el periódico La Tarde, MIGUEL MONASTERIO AFONSO, decía que había pulsado el ambiente en su villa y recogido interesantes declaraciones  que, por lo extensas, no podemos dar a la publicidad. Pero no pueden quedar sin conocer algunas contestaciones a las preguntas que hizo el Señor Monasterio a algunos de los dirigentes del UD. Orotava. El Vicepresidente, don Agustín Rodríguez, dijo: “Si nuestros muchachos juegan con la regularidad que viene siendo norma en ellos, ganaremos”. El secretario del Club, señor Hernández García, manifestó: “Todos los jugadores esperan anotarse la victoria. Toda nuestra afición estará en el Estadio del Peñón para animarles”. “El Puerto Cruz es un rival de cuidado, pero nuestro equipo se encuentra en su mejor momento. Debe Vencer”, dijo el ex meta del Celta de Vigo Antonio Sánchez y ayudante en las tareas preparatorias del equipo. Y, como final he aquí lo manifestado por el popular don Graciano: “Dada la forma y elevada moral de los nuestros, hay que esperar el triunfo. El fútbol, a veces resulta ilógico, pero me resisto a pensar en una derrota”.
En resumen, comentaba el jefe de la sección deportiva La Tarde el recordado don Juan González Ramírez, éste es el ambiente reinante en el Valle. La concurrencia-de aficionados al partido será extraordinaria  y hoy si puede decirse que el Estadio  Peñón registrará el mayor llenazo de su historia, porque el encuentro ha despertado enorme expectación en toda la isla. Los que no acudan a tiempo deberán conformarse con los comentarios que se harán al final del partido. Una excepcional jornada del fútbol tinerfeño.
EL META PORTUENSE TITO CONOCIDO POR “PISACA”, EL MEJOR DE LOS 22. En el partido de ida celebrado en el estadio municipal Los Cuartos de La Villa de La Orotava, el 23 de octubre de 1960. Una igualada sin goles fue el resultado justo del partido “del año” como lo denominaron en su propaganda los rectores orotavenses. Desde el ascenso a la primera categoría del CD. Puerto Cruz tomó ambiente y era esperado con bastante interés el enfrentamiento entre ambos rivales. Decía el entonces cronista portuense Santiago Rodríguez en la Tarde del 26 de octubre del 1960. El primer tiempo. A la orden del juez de turno, Víctor Manuel Jorge, saltó al terreno de juego en primer lugar el Puerto Cruz que formó así: Tito; Adalberto, Galindo, Elfidio, Donato, Arturo, Germán, Soriano, Pagés, Del Pino, y Vicente. A continuación hizo su aparición el UD. Orotava que se alineo como sigue: Pepito, Quillo, Manolo I, Chuchito, Manolo II, Rivero, Reyes, Angelito, Saavedra, Sánchez (El Buje II) y Fariña.  Los primeros minutos fueron una constante lucha en la tierra de nadie, donde salió a relucir el factor nervios, malográndose algunas bonitas jugadas puestas a la práctica por ambos adversarios por estas causas. A medida que iba pasando el tiempo, el Puerto Cruz, fue serenando esos nervios y comenzó a mandar en el área peligrosa del Orotava, pero la delantera, sin eficacia a la hora de la verdad, resultó inofensiva. Con una de cal y otra de arena
Entre ambos contendientes, fueron transcurriendo los minutos de este primer tiempo, acusándose por parte del UD. Orotava una nerviosidad mayúscula ante la responsabilidad por su parte de no poder marcar y resolver a su favor el encuentro. A los 30 minutos tuvieron una buena oportunidad de inaugurar el marcador, al neutralizar Tito un potente tiro de Saavedra con “caricia” de gol. Sin otras novedades que las propias de un primer tiempo sin goles transcurrió éste, donde el UD. Orotava y Puerto Cruz no hicieron méritos algunos para que no se moviera el casillero. El segundo tiempo. En esta parte cambió un poco la fisonomía del encuentro. El Orotava se volcó sobre la puerta contraria con ansias de marcar y dio motivos para que Tito, meta portuense, demostrara en infinidad de ocasiones su gran clase y magnifica forma porque entonces atravesaba (hoy con setenta años sigue jugando con los aficionados). Con sus maravillosas intervenciones, podemos catalogarlo como artífice del resultado final. Donde salió ventajoso el Puerto al arrancar un valioso empate en el campo adverso. A los 2 minutos escasos paró una magnífica ocasión que nuevamente tuvo Saavedra en sus botas para inaugurar el marcador. De haber tenido éxito, otra cosa hubiese sucedido para el Orotava, pero la valentía y coraje de Tito fue suficiente moral para que todos sus compañeros volvieran a encontrarse y nivelar la contienda. A los 12 minutos, Pagés tuvo una magnífica oportunidad de ser quien pudiese inaugurar el marcador, pero su tiro fue ligeramente desviado. A los 27 minutos vimos nuevamente relucir con verdadera claridad el primer gol por parte del Orotava, Saavedra logra desbordar a Galindo  - podemos decir que fue la única -  y ya solo ante Tito, pudo haber marcado, si su parsimonia y lentitud no se hubiesen apoderado de él. En esta jugada, el meta portuense se valió el aplauso general de las gradas al tirarse valientemente a los pies del ariete del Orotava y salvar el tanto ya cantado. 40 minutos más tarde volvió a tener una intervención muy acertada al desviar un fuerte tiro de Angelito a córner, cuando ya el esférico iba camino de la red.  Pasado estos minutos volvió a la carga el Puerto Cruz y volcándose sobre la Puerta del Orotava, lo hiso forzar varios córner perfilándose entonces el triunfo por parte de los portuenses que lo tuvieron a su alcance en dos ocasiones. Y sin otra alternativa llegó el final del encuentro con la consabida algarabía por parte de la “hinchad” portuense que tomaron como triunfo la igualada lograda en Los Cuartos. Destacados. Por el Orotava, Sánchez, en primer lugar, fue el verdadero motor de la delantera, Manolo II y Chichito, principalmente en el segundo tiempo, le siguieron en meritos Saavedra, las esperanzas del Orotava para resolver  a su favor el encuentro fue nulo en toda la tarde, pudiendo tener un descargo a su favor; el buen marcaje realizado por Galindo que lo anuló por completo. Por el Puerto Cruz sin discusión alguna, Tito, siguiéndole Galindo, Arturo, y Donato. El resto cumplió.
LA TEMPORADA 1960 -  1961. El CD. Tenerife ascendía por primera vez a la primera división del fútbol nacional, realizando fichajes de refuerzos, Borredá que procedía del CD. Malaga,  Zubillaga del Real Sociedad y Aguirre del Español de Barcelona. La Plantilla del UD. Orotava, estaba compuesta por Seven, Pepito, Quillo, José Antonio, Chuchito, Manolo I, Manolo II, Reyes, Leonardo, Angelito, Isidoro Hernández Sánchez (El Buje II), Fariña, Perico Rivero, Manolo Saavedra, Juanito Blanco y Alfonso Rivero. El CD. Puerto Cruz; Tito, Berto, Alberto, Galindo, Elfidio, Soca, Tin, Arturo, Soriano, Pagés, Jorge, Cuco, Tito del Pino, Vicente, Cabrera, Germán y Donato.

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario