martes, 25 de julio de 2017

PUDO SER EL AEROPUERTO NORTE EL BARRANCO DE SAN FELIPE DEL PUERTO DE LA CRUZ



Fotografía de autor anónimo, probablemente sea de los estudios de foto Baeza del Puerto de la Cruz o de un ciudadano oriundo del norte Europa de la época.

El piloto francés MAURICE POUMET aterriza cerca del barranco de San Felipe con su monoplano 'EL BOREL', durante las Fiestas Mayores del Puerto de la Cruz de Julio del año  1913. Esta escena concurridísima de muchos curiosos portuenses me hace pensar que pudo ser el aeropuerto norte el Barranco de San Felipe del Puerto de la Cruz. Años después cuando el recordado Alcalde portuense don Isidoro Luz Carpenter, revolucionó la ciudad, convirtiéndola en una urbe cosmopolita a través del Boom turístico, se pensó en hacer el gran aeropuerto Norte en los Llanos de la Paz, hacía la curva de la carretera donde estaba ubicado el desaparecido empaquetado de plátano de la Cooperativa Agrícola de Bananera de Tenerife por la espalda del Jardín Botánicos.
Aunque también mucho más atrás se pensó colocarlo en el Llano de Maja en las Cañadas del Teide, lugar donde está expuesta la Cruz de Abréu, que colocó mi bisabuelo materno Domingo Abréu como guía para desplazarse a Chasna a observar sus propiedades agrícolas, pero en este lugar que durante la época de la dictadura fue un campo de entrenamiento militar, pudo ser una utopía para la conservación natural del parque, declarado en la actualidad patrimonio natural mundial.
El amigo de la infancia de La Villa de La Orotava; EVARISTO FUENTES MELÍAN “ESPECTADOR”, remitió entonces (27/03/2013) estas notas: “…  El barranco de San Felipe, para aeropuerto no hubiera servido por la pendiente del terreno…Con el viento que viene del mar,  que es el normal con las horas de claridad diurna, el avión tenía que entrar de arriba (la Dehesa del Puerto) ‘pa’ bajo (la playa, hoy playa Jardín). En cuanto hubiera un poco de vendaval, o se estallaban como pitas en Las Dehesas portuenses, o pasaban de largo e iban a tomar tierra, ¡beber agua salada!, a la misma playa, cerca del Castillo. (Esto es broma, pero no deja de tener algo de serio).
Los pilotos del año 1913—se cumplen cien años ahora—eran unos locos de circo, venían con la avioneta desmontada, la montaban como piezas mecánicas de rompecabezas (¡nunca mejor dicho!) en el barranco,  y volaban como si fuera un número de acrobacia. ¡Riesgo total!.
El recordado extinto amigo José León Fregel (Foto Fregel) defendía con vehemencia que el primer vuelo, despegue y aterrizaje, se produjo en este barranco de San Felipe, 1913, mientras que los chichas de Santa Cruz y los laguneros dicen que el primero fue, poco tiempo antes, por la zona de La Cuesta entre Santa Cruz y La Laguna. Un abrazo. Espectador Evaristo Fuentes   …”
El amigo del Puerto de la Cruz; SALVADOR GARCÍA LLANOS, remitió entonces (27/03/13) estas notas que tituló “CENTENARIO DE UN VUELO…”: “…Pues son cien años. Y un centenario no puede pasar inadvertido. De modo que habrá que agradecer la iniciativa de Daniel Kelher y Nasser El Mahdi que, con muy pocos medios y en un tiempo récord, han sido capaces de alumbrar una modesta pero llamativa exposición sobre la evolución de la aviación en la isla, a partir, precisamente, de aquel vuelo protagonizado por el francés Maurice Poumet pilotando El Borel, un monoplano biplaza con hélice impulsora, de 12,20 metros de superficie alar y un motor rotativo de 80 C.V.
La exposición, que puede contemplarse en la Casa de la Juventud, es una apretada historia de la aviación, desde sus inicios. Con la aportación de las mujeres, con hitos, hazañas, héroes y protagonistas. Hasta llegar a la construcción del aeropuerto Tenerife-Norte Los Rodeos, tal como hoy se le conoce. El Aeroclub de Tenerife ha cedido para la ocasión unas extraordinarias fotografías que, junto a otros cuadros, objetos y maquetas nos permiten trazar la hoja de ruta de la aviación más cercana. “Sin aviones, no hay turismo”, enfatizó uno de los promotores para condensar la decisiva importancia que ha tenido en el primer sector productivo de nuestra economía.
Pues son cien años, en efecto, de aquel primer vuelo de Poumet, ponderado en la interesantísima presentación de Melchor Hernández Castilla que alumbró aspectos históricos de aquel acontecimiento que se plasma después de unos vuelos –digamos de ensayo, aunque en aquella época todo tenía mucho de experimentación- operados durante los meses de abril y mayo de 1913 en Gran Canaria y Tenerife.
Relata Hernández Castilla que aquellos vuelos produjeron tal entusiasmo que el Ayuntamiento del Puerto de la Cruz, bajo la presidencia de Marcos Baeza Carrillo y la secretaría de Nicolás Redecilla, decide celebrar un festival durante las fiestas que entonces se hacían en honor al Gran Poder de Dios exclusivamente. La colaboración del presidente de la comisión de fiestas, Antonio Pérez Hernández, y de los comerciantes Antonio Topham y Aurelio López, fue decisiva.
Para el evento fue construida una pista entre el cauce del barranco San Felipe y la trasera del cementerio católico de San Carlos. Es fácil imaginarlo: aquél fue todo un acontecimiento. Fueron construidos unos graderíos: todo el pueblo y gente de localidades limítrofes estaban allí. Las bandas de música de La Orotava e Icod de los Vinos acompañaron. Los espectadores no salían de su asombro: el vuelo del primer día duró unos ocho minutos y el segundo, veinte. Se calcula que el monoplano pudo elevarse unos quinientos metros. Un apunte de las informaciones que se tienen de aquel adelanto aéreo revolucionario lo aporta el jefe del Observatorio de la Cañada de la Grieta, señor Loma, asistente a la exhibición: hay que prender una hoguera con leña húmeda para que por el humo pudiera saber el piloto Maurice Poumet la dirección del viento en la toma de tierra.
El propio Melchor Hernández señaló que un año después, en 1914, otro francés, Lucien Dermasel, sobrevoló nuevamente el valle de La Orotava, partiendo de la explanada junto al portuense barranco San Felipe. Al concluir la prueba, el piloto es informado de la situación en su país, a punto de entrar en guerra con Alemania, y decide marcharse a toda prisa de la isla. Abandonó el avión que había pilotado. Según el presentador, el motor se conservaba en el museo de automóviles antiguos de la empresa radicada en la ciudad,  Hernández Hermanos.
 Su reivindicación final, renovadora de la que ya formulara Melecio Hernández Pérez en 1988 y apoyada por los promotores de esta exposición en cuyo montaje colaboró decisivamente el equipo municipal de juventud, es que con motivo del primer centenario de este vuelo, en la próxima edición de las Fiestas de Julio sea erigido un monolito en las proximidades de la explanada habilitada entonces y que, con la adecuada inscripción, perpetúe el acontecimiento.  …”

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario