domingo, 14 de julio de 2019

AMIGOS DE MI INFANCIA Y JUVENTUD (II)


Magnifica fotografía en el tiempo, que remitió entonces (14/07/2019) el amigo de la infancia y juventud de la calle El Calvario de La Villa de La Orotava; CARMELO SANTO VILLAR.
Magnifica panorámica que me lleva a la memoria del pasado orotavenses, a los años sesenta del siglo XX.
Panorámica que refleja el sentir de nuestras vidas en la infancia y juventud, en la plaza de la Constitución, de La Alameda, del Kiosco de la Música y de los Soldados de San Agustín. 
Tres amigos colegiatas: De izquierda a derecha; Carmelo Santos Villar, Francisco Trujillo Díaz, y Pedrito García conocido artísticamente en el futuro por Pedro Garhel.
Todos ellos contentos, alegres y cordiales, disfrutando de un día de La Fiestas Mayores de la Villa de la Orotava de aquellos años.

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

ESCOLARES EN ALTAVISTA (II)


Magnifica fotografía en el tiempo, que remitió entonces (14/07/2019) el amigo de la infancia y juventud de la calle El Calvario de La Villa de La Orotava; CARMELO SANTO VILLAR.
Magnifica panorámica que me lleva a la memoria del pasado orotavenses, a los años sesenta del siglo XX.
Fotografía referente a un grupo de amigos colegiales del oratorio festivo del salesiano don Antonio Montero Marroquís del colegio de San Isidro de la Villa de La Orotava, en el histórico refugio Altavista del Teide.
Tomada en una excursión a las Cañadas de Teide, en el verano del final de los sesenta del siglo XX.
De izquierda a derecha: Momo Hernández, Carmelo Santos Villar, Carmelo Martin Sálamo, Viti Sálamo y “X”.

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

sábado, 13 de julio de 2019

LA BAJADA DEL AÑO 1965

Fiestas Lustrales de Santa Cruz de la Palma correspondiente al año 1965. El minué, uno de los actos más característicos de la Bajada de la Virgen de Las Nieve, tiene su origen en la Francia del siglo XV.
Entonces joven pareja que actuó el día 26 de junio del año 1965 en el citado espectáculo, en la histórica plaza de Santo Domingo de la capital Palmera; CARMEN ROSA TOLEDO SANJUAN Y JOSÉ LUIS ÁLVAREZ DELGADO (MI PRIMO).
Carmen Rosa Toledo Sanjuan, nació en Santa Cruz de la Palma. Estudió Bachiller en el Instituto de la misma ciudad y Magisterio en la Normal de la Laguna. Ejerció la enseñanza en el Colegio de Santo Tomás de Aquino en la Villa de La Orotava, en donde casó con el entonces joven José Luis Pinillo, de cuyo matrimonio tuvieron dos hijos.
José Luis Álvarez Delgado, nació en Santa Cruz de la Palma en el mes de Agosto del año 1948, estudió bachillerato y Preu Universitario en el Instituto de enseñanzas medias Alonso Pérez Díaz en Santo Domingo, Santa Cruz de la Palma. Y Arquitecto Técnico en la escuela de arquitectura técnica de la Laguna.
Ejerciendo la profesión a lo largo de varias décadas; en el Ayuntamiento de Los Silos y posterior en el Cabildo Insular de Tenerife (departamento de Patrimonio Histórico).
Contrajo matrimonio en la Laguna con la dama lagunera “Ana”, de cuyo matrimonio, tuvieron tres hijos; Álvaro, Elisa y Luis y dos nietos.
Primo que estas letras sea en merecido homenaje de un primo que te quiere de todo corazón.

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU

PROFESOR MERCANTIL

JOSÉ LUIS “PRIMO”



JOSÉ LUIS ÁLVAREZ DELGADO, nació en Santa Cruz de la Palma en el mes de Agosto del año 1948. Tercer hijo de: Francisco Álvarez Díaz y Eufemia Delgado (mis tíos), Falleció en la ciudad de la Laguna  el día 13 de Julio del 2019 a los 70 años de edad.
Estudió en el Instituto de enseñanzas Medias Alonso Pérez Díaz en Santo Domingo, Santa Cruz de la Palma. Y Arquitecto Técnico en la escuela de arquitectura técnica de la Laguna.
Arquitecto Técnico por oposición del Ayuntamiento de Los Silos, trasladando su plaza al Cabildo Insular de Tenerife, en donde trabajó en el departamento de Patrimonio Histórico.
Desde pequeño aficionado a coleccionar las anillas de los tabacos palmeros y de fotografías antiguas. Ya retirado de su profesión se dedicó a coleccionar y organizar por fechas las Alfombras de la plaza del Ayuntamiento de la Villa de la Orotava, de donde eran naturales sus padres, solo le faltaron algunas que no llegó a encontrar.
Contrajo matrimonio con la lagunera “Ana”, tuvieron tres hijos: Álvaro, Elisa y Luis. Y dos nietitos.
José Luis Álvarez Delgado, mi querido primo, desde la infancia que venía a la Villa de La Orotava, a casa de sus tíos maternos: Chanito y María. Todos los días nos reencontrábamos para jugar en la plaza de Franchi Alfaro, al futbolín en casa de don Eustaquio Lima,. Íbamos al Cine y a pasear por nuestra querida Villa.
En su vida fue muy aficionado a las bandas de música, sobre todo a las militares. Le encantaban las Fiestas Mayores de la Villa y su arte efímero. Las lustrales de la isla bonita de la Palma, La Bajada de la Virgen de Las Nieves, en la que participó en el año 1965 en la escenificación del Minué.
La semana Santa era una celebración anecdótica y querida, gozó de todas las de Tenerife, Santa Cruz de La Palma e incluso muchas de la Península, donde le impresionaba el Cristo de la Buena Muerte de la Legión en Málaga.
Miembro activo de la esclavitud del Santísimo Cristo de la Laguna, en la que ocupó cargos importantes en la junta directiva en varias ocasiones.
Primo “JOSÉ LUIS”, como siempre te llamé, te llamamos. Aunque al final apareció el nominativo: Bernardo.
Que estas letras, sirvan de un homenaje eterno a un primo que aprecié, que quería como un hermano de todo corazón desde la infancia, por su bondad, el saber estar, y sobre todo por su humanidad.
José Luis, ahí en ese paraíso eterno de la esperanza y de la misericordia, están tus padres (mis tíos), Francisco (Pancho) y Eufemia, a lo que quería de mi alma, además de mis padres: Juan (tu tío Juan) y María del Carmen. Paquito el querido primo, tu hermano.
Estoy totalmente impresionado de verte tal como siempre fuiste dentro de la cripta, siempre te recordaré, siempre.
Aquellos momentos felices que pasamos juntos en la vida. Que el Cristo de la Laguna y La Virgen de las Nieves te acompañen en el paraíso de la eternidad.
Un abrazo primo y hasta siempre.

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU

PROFESOR MERCANTIL

viernes, 12 de julio de 2019

LA CASA DE AGUSTÍN ESPINOSA: UNA ARGUMENTADA REIVINDICACIÓN


El amigo del Puerto de la Cruz; SALVADOR GARCÍA LLANOS. Remitió entonces (12/07/2019) estas notas que tituló; “LA CASA DE AGUSTÍN ESPINOSA: UNA ARGUMENTADA REIVINDICACIÓN”: “…“De las casas del escritor Agustín Espinosa” tituló Germán Rodríguez Cabrera (Los Realejos, 1981), licenciado en Historia del Arte por la Universidad de La Laguna y empresario, premio de investigación 'Viera y Clavijo' en 2005, su muy argumentada reivindicación del patrimonio de la familia del eximio autor (1897-1939), justo en el año que se conmemora el ochenta aniversario de su fallecimiento. El Gobierno autonómico, recordemos, dedicó el Día de las Letras Canarias a Espinosa.
El año de Espinosa o el año espinosiano, como gusta decir a algunos, encontró eco en las conferencias de historia local que promueve el Instituto de Estudios Hispánicos de Canarias (IEHC), incluidas en el programa de las popularmente conocidas como Fiestas de Julio. El salón de plenos del Ayuntamiento portuense acogió la interesante disertación de Rodríguez quien, desde 2008, viene ocupándose de las casas de personalidades insulares. Citó, en ese sentido, la casa de los Estévanez, en la curva de Gracia, que permanece cerrada, un ejemplo, entre otros, del celo de los arquitectos para dejar su sello personal cuando afrontan proyectos de reedificación o restauración.
Rodríguez se comprometió a lanzar su mensaje proactivo a propósito de la intención de comprar la casa del sabio realejero, José de Viera y Clavijo, la casa del centenario. El alcalde del Puerto de la Cruz, Marco Antonio González, presente en la conferencia, también quedó advertido con el inmueble de la familia Iriarte, en la calle San Juan: “Hay que recuperarla -dijo- porque la importancia de varios componentes es indiscutible”.
Los Espinosa, burgueses entre dos pueblos, disponían de una casa comercial en la segunda mitad de los años sesenta del siglo XIX y perdura hasta la segunda década del XX. A partir de ahí, fue desmenuzando los orígenes de la actividad mercantil de la familia. “Era el suyo un comercio abierto de amplio repertorio”, detalló. Lo desarrolló en la Casa Espinosa, luego de Reid, ahora desparecida. Era un edificio emplazado en la calle Iriarte, antes Venus. Fue vendido en los años 1965-66 a una firma constructora que la derriba. El desarrollismo se la llevó por delante.
Habló del patrimonio familiar, de la casa del Puerto y de las propiedades de La Gorvorana, en Los Realejos. De sus aguas se nutría el abastecimiento de la potable para todo el término municipal. Las aguas para el Puerto: lo tuvieron claro. La fuente del Burgado y los privilegios de La Gorvorana. Y también se refirió a la casa de la Cruz del Rayo, en La Vera, la casa de recreo del escritor, segundo de doce hermanos. Fue levantada entre 1908 y 1912, en un solar de la familia materna, siguiendo las pautas de un mesurado eclecticismo.
El proyecto de la casa de Los Realejos es atribuido a Antonio Martín Núñez, maestro de obras y sobrestante del Ayuntamiento portuense. Presenta soluciones propias de lo que podríamos considerar una arquitectura con algunos elementos se pueden interpretar en clave masónica. En su interior destacan el mirador acristalado y el corredor.
Ulteriormente, los hermanos Espinosa venden la propiedad al ciudadano holandés Johan W. Zwart (1903-1964). Hace reformas. De media Europa vienen tras el rastro de lo que dejó Zwart en el interior.
El historiador explicó otros pormenores sobre fotografías obtenidas hace diez años, cuando se consumó el derrumbamiento de la techumbre del comedor. El aspecto de abandono es tan desolador que una somera descripción avergonzaría. “Combatir la desmemoria con iniciativas para que repercutan en la opinión pública”, señaló Rodríguez antes de concluir con una sentida apelación: “El año espinosiano tiene que ser un año de oportunidades, entre las que debe figurar la restauración de la casa de Los Realejos de Agustín Espinosa”, dijo, recordando que entre la Tertulia de los lunes (en la localidad realejera) y las actividades del IEHC se había logrado generar un ambiente de razonable expectativa.
Quedan seis meses para que las instituciones competentes, cuya composición está recién salida de las urnas, den ejemplo de sensibilidad por el patrimonio y acometan una actuación que se corresponda con la importancia de la familia, principalmente, del escritor Agustín Espinosa.
Germán Rodríguez Cabrera no pudo ser más explícito…”

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

miércoles, 10 de julio de 2019

LA PALESTRA II


La amiga desde la infancia de la Villa de La Orotava; CONCHA MACHADO Y MACHADO remitió entonces (10/07/2019), esta fotografía del año 1957, referente; a una representación en el desaparecido Cine – Teatro “Atlante” por parte del entonces joven grupo teatral que se formó en la villa de La Orotava al final de los cincuenta, principio de los sesenta del siglo XX.
De izquierda a derecha: Concha, Machado y Machado, Angelita León Domínguez, Chicha Ojeda, Lala Torres Morales, Agustín Llarena Ponte, Milagro González “Leal”(sentada), y Anita Ponce.
A lo largo del tiempo, el grupo teatral aficionado se le bautizó con el apelativo “LA PALESTRA”, tuvo como director artístico a pesar que también sobresalía como actor: José Hilario Fernández Pérez conocido por  “Chela”. Interpretando y dirigiendo numerosas e importantes obras de principales libretos del teatros y monólogos, entre ellas del dramaturgo de Orihuela: Miguel Hernández, así como obras de García Lorca, Juan Ramón Jiménez, Pablo Neruda etc.
Presentaron una versión de los Auto sacramentales de Calderón de la Barca, el jueves de la octava del Corpus en las fiestas mayores de La Villa de la Orotava, una vez entrada la procesión en Nuestra Señora de la Concepción, en las escalinatas principal de la plaza del Ayuntamiento, evento que organizó la desaparecida emisora la Voz del Valle.
Recorrieron los pueblos de Tenerife para su presentación con el mencionado grupo de sus obras teatrales.
Grupo teatral aficionado “LA PALESTRA”, lo formaron: José Hilario “Chela”, Paco Polo, Jorge González Pérez, Benjamín Afonso, Miguel Ángel Martín, Aníbal Martín, Antonio García Escobar, José Ángel Dorta (apuntador), Ñete Polo Regalado (efectos especiales), Concha Machado, Ica Lorenzo Perera, M. Hernández Quevedo, Ana María Hernández etc.

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

martes, 9 de julio de 2019

PEYO

 
JUAN PEDRO PÉREZ RODRÍGUEZ, conocido en la vida por “PEYO”, nació en la Villa de La Orotava, en el histórico lugar, de la Cruz del Teide en el año 1947, y falleció en la misma Villa el día 9 de Julio del 2019, de 72 años de edad.
Estudió en el colegio de San Isidro. Perteneció a la Rondalla de Pulso y Púa del mismo colegio, recibiendo la enseñanza musical del salesiano don Manuel Roja y del orotavense don Paco Dorta Hernández.
Perteneció a los “DIVINOS” del maestro Higinio González García. A la agrupación Juvenil Orotava que dirigía Paco Morales Rodríguez.
Participó con solo 17 años en la Feria Mundial de Nueva York en la primavera del año 1964, con la Sección Femenina de la Villa de La Orotava. En el año 2014, participó el el cincuenta aniversario de su estancia en la ciudad neoyorquina de Nueva York, que se celebró en el salón de Pleno del Ayuntamiento de la Villa de La Orotava.
Por entonces me indicó personalmente en una entrevista que le realicé: “… Me sorprende con estas palabras; Deseo hacerle ver a la actual juventud, repleta de grandes tecnologías, que un muchacho de 17 años, residente en una ciudad como La Orotava, entonces rodeada de campos; plataneras por el norte, trigos, árboles frutales, huerta de papas y viñas por el sur. Viaja a Nueva York, a través de Madrid, con una cultura de aquellos años obtenida en el colegio de San Isidro, ver primero estas dos grandes ciudades que el Sur de la isla de Tenerife donde residía, e incluso la Santa Imagen de la Virgen de La Candelaria patrona de nuestro archipiélago. Es una innovación que jamás olvidará en su vida.
Le fueron a buscar un mes antes, recomendado por Efrén Sacramento Álvarez. Entonces alternaba entre los grupos: Rondalla de pulso y púa del Colegio de San Isidro (donde aprendió de la mano de un gran maestro el salesiano don Manuel Roja), Agrupación Juvenil Orotava del amigo Paco Morales y Los Divinos de Higinio. Manolo Cabrera Estévez que era jefe del grupo de los Coros y Danzas de la Sección Femenina de La Orotava, le hizo una pequeña prueba instrumental, que no le sirvió de nada, pues ya reunía unas cualidades artísticas y musicales que le eran evidente. Incorporado al grupo, se sintió identificado con la calidad del mismo, sobre todo con la de su director musical, Juan José González de Villar, el cual reunía unos conocimientos musicales, jamás visto después de tener a profesores de mucha calidad.
Recuerda que el día que embarcaron por el Aeropuerto de los Rodeos, unas semanas antes, se había producido un accidente, concretamente el día 17 de marzo de 1964, un avión militar Douglas DC - 3, perteneciente al Ejército del Aire español, se estrelló en las cercanías del pueblo de La Esperanza, al intentar un aterrizaje nocturno en el aeropuerto de Los Rodeos. En nueva York en la residencia donde se ubicaron, la compartía con los compañeros Cándido León  y Pedro Martín. Ganaba 6 dólares diarios, el cambio entonces estaba en 60 pesetas el dólar. Se gastó todo lo que ganó, puesto que se trajo para su casa,  la ilusión de su vida; transistor, cámara fotográfica, vestuarios y demás. En ese tiempo compartía aquí en La Orotava el trabajar en las oficinas del constructor don Ángel García (vecino suyo en La Cruz del Teide), con los estudios musicales en el Conservatorio de Santa Cruz de Tenerife, al que se desplazaba diariamente en los recordados micros marca Commen de transporte de Tenerife. El conservatorio ocupaba en ese año de 1964, la actual sede del Parlamento de Canaria, cuyo salón de actos era, lo que actualmente es el salón de pleno.
Dos ilusiones se le quedaron garbada en vida; primero el recibimiento en el aeropuerto neoyorquino al grupo Anglosajón The Beatles, que le eran totalmente desconocidos. Y la visita que le realizó a la multinacional RCA, un pabellón moderno repleto de televisiones y aparatos de música. Donde se vio en pantalla, lo que desconocía verse en la Televisión, pues aquí en su casa la llegó a tener cuatro años después.
Actuaban en los escenarios sin megafonía, le sorprendió de verdad, ya que a los allí asistentes no se le oía ni su respiración.
A parte de doña Maruja San Pelayo, que era la jefa suprema,  le acompañaba una segunda que se le conocía por  la señora Belén (no recuerda sus apellidos).
El orotavense Carlos Argüelles a través de la Agencia de don Pedro Hernández Méndez, se encargó de trasmitir toda la documentación necesaria para el viaje (Certificado de Penales, Visados etc.) Llevaron consigo los equipajes particulares de cada miembro, pero aparte en un baúl de mimbre se llevó el vestuario típico (propiedad de la sección femenina de la Villa) y las cintas de las varas. Lo curioso que nunca se supo nada de las varas de San Isidro, desparecieron en la aduana del aeropuerto de Nueva York misteriosamente. Hizo amistad con Marujita Díaz que siempre le escuchaba al toque de su bandurria, acompañándole en algunas coplas. Marujita que le encantaba Canarias, entonces estaba casada con el bailador español Antonio Gades. Lo curioso, que cuando íbamos con los grupos a cualquier espectáculo prohibido para menores, nuestro compañero Antoñito, era el único que se encontraba con la prohibición de pasar, no por la edad, si no por la estatura, mientras que a él le pedían el carnet, muchos de nosotros a no tener la edad y por la estatura media de personas normales siempre entrabamos.
A titulo anecdótico: un día el grupo de Huesca ( representando a Aragón ) no tenia bandurria para poder actual porque había tenido un problema, y se ofreció para tocar, eso sin ensayar sino sobre la marcha, nadie del grupo de ARAGON SE LO PODIA CREER, le vistieron de maño eso a 10 minutos de salir al escenario, pues no se notó la falta del bandurria , ese día dicho grupo casi lo saca a hombros.…”
Amplió sus estudios musicales en el Conservatorio Profesional de Música de Santa Cruz de Tenerife.
Dio clases de músicas en los colegios: La Milagrosa. Ramón y Cajal, y la Florida, en donde tuvo varios años un grupo folclórico y de zarzuela para el Carnaval.
Últimamente daba clases de música en la asociación de vecinos de la Candelaria El Lomo.
Le conozco desde la infancia, aficionado al futbol, al UD. Orotava. Perteneció a la Orquesta de Música ligera “Los Atlánticos” de Los Realejos. Y Fue director musical de los festivales de María Auxiliadora en el colegio de San Isidro de la Villa de La Orotava.
Toda su vida trabajando profesionalmente de la música, en la hostelería del Puerto de la Cruz. Viajó a Rusia con un grupo de folcloristas de la Villa, al principio de los setenta del siglo XX, coincidiendo en el aeropuerto de Moscú con la Selección Española absoluta de Futbol.
Amigo de sus amigos, participo en disfraces del carnaval individualmente, pero lo suyo era la música de pulso y púa. Destacando en el instrumento “La Bandurria”.
Peyo, te deseo de todo corazón, que descanse en ese paraíso eterno, y sigue con tu música, con tu bandurria agradando a todos los amigos, y a tu querida mamá que ya están descansando y disfrutando en la  gloria de la esperanza, la paz y la misericordia.
Un abrazo querido amigo, hasta siempre.

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU

PROFESOR MERCANTIL