jueves, 8 de diciembre de 2016

EL LEGADO DE FERNANDO ESTÉVEZ A TRAVÉS DE UNA EXPOSICIÓN



El amigo de la Villa de La Orotava; JAVIER LIMA ESTÉVEZ Graduado en Historia por la Universidad de la Laguna, remitió entonces este artículo respecto a la exposición in memoriam del orotavense Fernando Estévez González (1953-2016): “…Entre los días 25 de noviembre al 25 de diciembre del año 2016, La Orotava es el escenario de una exposición in memoriam a Fernando Estévez González (1953-2016). Sus primeras enseñanzas transcurrieron en el marco de su localidad natal, La Orotava, acudiendo con posterioridad a la Universidad de La Laguna para desarrollar sus estudios universitarios, llegando a ser Profesor Titular de Antropología Social. Entre sus múltiples preocupaciones intelectuales, la Historia, la Museística, el Patrimonio Cultural, el Turismo y las teorías antropológicas fueron especial objeto de su atención. Un hecho evidente en sus numerosos artículos, que escribió solo en compañía de otros investigadores y docentes universitarios.
Ubicada en el hermoso edificio del Liceo Taoro se sitúa la exposición bajo el título Acerca del mundo: ExpoVisiones de Fernando Estévez. Cuenta con una organización a cargo del Gobierno de Canarias a través de su Dirección General de Patrimonio Cultural  y la indispensable colaboración de Museos de Tenerife, Cabildo de Tenerife, Ayuntamiento de La Orotava, Liceo Taoro y el Proyecto Cultural Pinolere. El comisariado, está a cargo de Mayte Henríquez. Por su parte, el montaje corresponde a El Alfar Canarias, mientras en el diseño audiovisual se sitúa Simone Marín y en el montaje de videos de los módulos, Ale Henríquez. La exposición tendría su inauguración coincidiendo con la presentación del I Congreso de Museos de Canarias, cuyo desarrollo entre los días 25-27 de noviembre (2016) ha dejado numerosas conclusiones para seguir avanzando en el campo de la museística en nuestro archipiélago. La exposición, nos sitúa en primer lugar ante una gran cantidad de libros apilados en diferentes estanterías. Se trata de numerosas obras con temática esencialmente antropológica que abarcan las múltiples preocupaciones de Estévez. Asimismo, es una muestra que simboliza el significado de la lectura y el papel tan importante que siempre representó para Fernando Estévez el conocimiento y la investigación a lo largo de prácticamente tres décadas de trayectoria profesional. En esa misma sala, el visitante puede conocer que representa la exposición, quien fue Fernando Estévez y cuál era su método de investigación e inquietudes intelectuales, destacando su proyección en el campo de los Museos y la forma de trabajo interdisciplinar de sus proyectos expositivos mediante la utilización de numerosas fuentes, recordando la máxima de Estévez; “uno es lo que lee”.
Es, asimismo, un recorrido que profundiza en la labor del destacado antropólogo en el campo expositivo, materializando algunos elementos de sus proyectos: Alimentación y Cultura; Mar de Arena de Mar; Souvenir, Souvenir. La colección de los turistas y Fantasmagorías. La presencia de lo ausente.  
A grandes rasgos, la exposición recrea de forma impecable la esencia de un hombre cuyo legado se perpetua de forma rigurosa. Enhorabuena a los organizadores e impulsores de una idea cuya visita representa un privilegio y una oportunidad para seguir recordando al destacado maestro…”

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

PERICO Y EL RECUERDO DE UN PERSONAJE POPULAR VILLERO.



Personaje popular de la Villa de La Orotava, que pasa hacer más fructífera la leyenda del pueblo villero, personaje que vivió; como podía,  aporreando horas y horas, recibiendo a cambio alimentos, sobre todo el vasito de vino, lo suficiente para su felicidad.
Foto realista de mi infancia y juventud en la Villa de La Orotava,  más que surrealista,  donde se mezcla el hambre, la miseria, la soledad y la discordia de un ser querido de la Villa.
Digo esto, puesto que este hombre que solo se le conocía por su nombre “Pedro” y su apelativo popular “Perico”, no sé si el pobre tenía apellidos, no lo sé. Vivía y comía como podía. Luchando en la intemperie sobre este mundo burlón, infiel, extrahumano, aunque en su final encontró su hogar en el asilo del Hospital orotavense de la Santísima Trinidad, en donde  contrajo matrimonio con la popular “Margarita”..
“Perico” que cariñosamente lo conocíamos “El Culo Goma”, ¿Por qué?, no lo sé, nunca lo supe, quizá imitando a una dama, no lo sé, lo que sí sé que no tenía techo donde vivir, vivía en la Calera que estaba entre caballo, avenida de José Antonio (hoy de Canarias) y el colegio de La Milagrosa (actual Avenida doctor Emilio Luque Moreno), su techo y sus mantas era la cal, que casi no le cuesta su pobre vida.
La chiquillada y la ruindad de las pandillas, siempre lo hacían excitar, para que le votase piedras, eran cuentos de hadas, del mago de la hoz y de la vida. A muchos le daba hasta pena, ofreciéndole la venta del periódico o el llevárselo a su domicilio a cambio de un plato de comida.
Que esté en la gloria y en ese mundo sin piedad, de esperanza y sosiego.

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

INMACULADA



El templo parroquial y Matriz de Nuestra Señora de la Concepción de la Villa de La Orotava celebra la Solemnidad de la Inmaculada.
Talla excelente; obra del artista genovés ANGELUS OLIVARI exportada en el año 1824.
Podemos observar en una placa de mármol, en la fachada norte del templo barroco villero conocido por la pequeña catedral declarado monumento histórico nacional en el año 1947: “…Mira, Señor, con benignos ojos a este pueblo que, para alaban­za y gloria de tu nombre, y de la Inmaculada Concepción de la Bienaventurada Virgen María, alzó desde los cimientos este tem­plo en unos tiempos de angustia, bajo los auspicios del Ilustrísimo Señor Francisco Javier Delgado y Venegas, Obispo de Canarias. Fue puesta su primera piedra, por el lado Este, el 11 de Diciembre de 1769, gobernando la Iglesia la santidad de nuestro papa Cle­mente XIII, y empuñando el cetro de España Carlos III…”
El Retablo Principal, de la Inmaculada, se encuentra situado en la Nave lateral izquierda. Está basado en el antiguo de Candelaria ya desaparecido. Antiguamente estaba situado en el Altar Mayor, hasta que fue sustituido por el Tabernáculo actual.       
La copia fue hecha por el maestro Francisco de Acosta Grana­dilla, que dejó trazada la base sobre la cual debía ser estructura­do.
Se encuentra distribuido en tres «calles» (sentido vertical), dos «cuerpos» (sentido horizontal) y un «ático» (remate del retablo). Las calles laterales están separadas de la principal por medio de columnas sogueadas (salomónicas), mientras los cuerpos se en­cuentran separados por medio de frisos adornados.
La realización de la obra corresponde a dos autores principa­les, Lázaro González de Ocampo y Gabriel de la Mata, y un terce­ro, que es el orotavense Fernando Estévez. Lázaro González es el autor de los dos tableros de la parte inferior, «desposorios» y «la anunciación». Gabriel de la Mata realizó bastantes reta­blos, «la visitación», «la presentación», «la asunción» y «la coronación». Los angelitos que rematan el retablo en la parte superior son obra de Fernando Estévez, al cual correspon­den los de la parte inferior que parecen cargar con todo el peso del retablo sin ejercer ningún tipo de fuerza (cariátides).

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

ÁNGEL GARCÍA GONZÁLEZ,



Nació en la Villa de la Orotava el 10 de diciembre del año 1943, en el pintoresco lugar conocido por la Cruz del Teide, lugar de enlace de la Villa con el Pago de Higa, La Perdoma y La Cruz Santa.
Su primeras letras las aprendió en casa de doña Herminia Mesa, a poca distancia de su domicilio familiar, pasando luego al Colegio de la Milagrosa de las Hermanas de la Caridad dónde hace la primera comunión, de aquí al colegio Fundación San Isidro, regentado por los padres Salesianos donde realiza todo el bachillerato. Además de sus estudios tuvo dos grandes anécdotas tipo disciplinarias, primero con el sacerdote sevillano entonces consejero y encargado de la disciplina del colegio don José Rodríguez, anécdota que tiene su orígenes en el fútbol, pues le obligaron a formar parte del equipo del colegio, cuando ya se había comprometido con un equipo federado. Le ocasiona la expulsión del centro con el apelativo “soberbio”, le costó un gran disgusto con su padre maestro Ángel García ex músico de la banda Municipal de La Orotava  y ex contratista de obras, que casi no le manda varias tortas con su mano derecha, que unas vigas de la construcción le impedía. Fue readmitido en el colegio, pues su padre llegó a un acuerdo con don José lo que le permitió jugar al fútbol en los salesianos, pero el apelativo “soberbio”, continuó en la disciplina colegial, esta vez en todas las clases estaba sometido a un castigo posicional detrás de la pizarra, hasta que llegó a sacar un sobresaliente en la disciplina de Latín para ver computada su pena. La segunda anécdota es otra expulsión, también relativa al fútbol en el mismo colegio, esta vez con el sacerdote don Julio, que le obligó a jugar un partido de fútbol con unos zapatos nuevos, que por negarse le castiga de rodilla en el campo de fútbol colegial, mientras espera que le viniese los balones para lanzarlo a las huertas anexas del cuadrilátero. A través de esta expulsión se inscribe en el colegio de Santo Tomás de Aquino, estudiaba sexto de bachiller, pero nada más llegar al nuevo colegio ubicado en la calle de la Hoya – hoy Hermano Apolinar -, se produce unos incidentes con el profesor de matemáticas, por lo que su nuevos compañeros se ven obligados a escaparse del colegio, bajando por la ventana principal hacía la calle, colgado de los cinturones. Con vista a este lío, decide regresar al Colegio de los Salesianos, habla con su director y le pide disculpa, este le aconseja que hable con el sacerdote que le expulsó don Julio, el cual lo vuelve a readmitir, pero cumpliendo otra pena de quedarse castigado en el centro todos los días hasta la nueves horas de las noches.
Terminado sexto curso de bachiller en los salesianos, se matricula en el mismo colegio de Preu Universitario, destaca las lecciones magistrales del recordado profesor don Alfonso Trujillo, que tuvo que preparar la asignatura de Biología todos los días en su casa, pero al llegar el mes de noviembre, como el colegio no estaba reconocido, tuvieron que trasladarse a las aulas del Instituto de enseñanzas Medias de Santa Cruz de Tenerife, en esta institución cursa Preu hasta el mes de diciembre, para luego en el mes de enero del año siguiente pasar la matricula al Instituto de enseñanzas medias de Canarias Cabrera Pinto de la Laguna, el traslado en guagua desde la villa de La Orotava a la ciudad de la Laguna era mucho más fácil que a Santa Cruz en aquellos tiempos de finales de los años cincuentas. Finalizado el Preu se matricula en la misma ciudad en las Escuelas Politécnicas para estudiar allí Aparejador. Profesión que ejerce interrumpidamente durante cuarenta y dos años.
Perteneció como directivo de la junta de gobierno del colegio oficial de Aparejadores e arquitectos técnicos de la provincia de Santa Cruz de Tenerife. Practicó como federado; fútbol, tenis y senderismo.
En el fútbol jugó en el Infantil Águila  Tinerfeña, Juvenil Plus Ultra, Juvenil Atlético Tinerfeño, Juvenil Iberia, UD. Orotava y AA. AA Salesianos. En este deporte queda campeón de Tenerife con el Juvenil Plus Ultra (1959) y con el Juvenil Iberia (1961). Es seleccionado para la selección juvenil de Tenerife en el año 1961 con el orotavense Francisco Sánchez, y en el año 1962 con el también orotavense Nolito Hernández Sánchez. Forma parte con la selección universitaria del Distrito Universitario de la Laguna, perteneció a una época llamada en el fútbol, regional de muchísima importancia con el UD. Orotava (1959 – 1965). Miembro fundador del equipo fútbol Veterano Villa de La Orotava (1967). Directivo del Liceo Taoro (1969 -1973), delegado de la sección de Tenis de la misma sociedad (1976 – 1981). Integrante del grupo Montañero Tamaide (1995 – 2005). Presidente de la comisión organizadora del 85 Aniversario de la UD. Orotava (2.007). Pregonero de la XXXVIII edición del Trofeo Teide (2.008).
En el mes de Agosto del año 2008 en el salón de Pleno del Excelentísimo Ayuntamiento de la Villa de la Orotava, presidido por el alcalde don Isaac Valencia Domínguez, antes arrebozado recinto de almas futboleras leyó su pregón, que a muchos le puso los pelos en punta, y no cesaban de aplaudir puestos en pies a rabiar, pregón que transcribo  íntegramente a continuación: En esta trigésimo octava edición del Trofeo Teide son equipos invitados el Athlétic Club de Bilbao, con 110 años de historia, y el Club Deportivo Tenerife, con 86. Acumulan a mí entender los méritos deportivos necesarios para comparecer en estas efemérides en que se conmemora el primer aniversario de la designación de nuestro Padre Teide como Patrimonio de la Humanidad. Se cumplen en este mes de agosto 75 años de la primera confrontación entre estos dos equipos. Toda la prensa de Bilbao y parte de la de Madrid y Barcelona resaltan este viaje de los campeones de España a Tenerife, donde disputarán 3 partidos, considerándolo la prueba definitiva para llevar al convencimiento de las altas esferas deportivas nacionales de que en Canarias hay un fútbol que merece tenerse en cuenta, incluso a la hora de seleccionar. No en vano en este año de 1933 el C.D. Tenerife tenía un señor equipo con Cayol, Arencibia, Arocha, Chicote, Semán, Luzbel etc..., que en la gira del mes de abril a la Península había derrotado al Atlético de Madrid en el Metropolitano y al Barcelona en Las Corts y que en el mes de julio en Santa Cruz, de los tres partidos concertados con el Español de Barcelona, le había ganado dos y empatado uno. Por su parte el Athlétic Club de Bilbao era el que más veces había sido campeón de España: catorce, las cuatro Últimas de forma consecutiva. En su plantilla había nada menos que once internacionales desde el portero Blasco (que sustituyó a Zamora en la selección española) hasta Corostiza (el mejor extremo izquierdo de todos los tiempos). El equipo se desplazó, con su presidente al frente, en el "Juan Sebastián Elcano" y después de una escala en un Cádiz turbulento, desembarcaron en Santa Cruz el sábado 28 de agosto y se alojaron el Hotel Orotava; según manifestaciones de su "maitre" los jugadores tenían buen apetito, pues, salvo los días de partido, repetían en casi todos los platos. Al día siguiente la expectación era enorme, la mayor que había habido en Canarias para un partido de fútbol y a pesar de los 30° de temperatura el lleno en el Stadium fue completo, originando con ello el mayor éxito de taquilla, aún cuando muchos espectadores podían entrar gratis, si conseguían 120 cupones fumando cigarrillos "La Mascota" . El Tenerife se adelantó en el marcador con un 3-0, goles de Semán, pero en la segunda parte, con una actuación muy brillante de Gorostiza, el Athlétic remontó ganando finalmente 4-5. La afición salió muy contenta, lo que motivó el éxito de asistencia a los partidos del jueves 31 de agosto y domingo 3 de septiembre, aunque los campeones de España, demostrando su valía, se volvieran a imponer por 2-4 y 3-4 respectivamente. El martes 29 el equipo vasco, acompañado por varios directivos del C. D. Tenerife, fue obsequiado con una excursión al Valle de la Orotava, almorzando en el Puerto de la Cruz. Por la tarde visitaron La Laguna y en el salón de actos de la Juventud Católica, atestado de público y con una representación de Hespérides, tuvo lugar un vino de honor de confraternidad deportiva y católica, donde el internacional Pichi Garizurieta deleitó con una canción vasca. El señor Olavarría agradeció el homenaje en lo deportivo como presidente del Athlétic y en lo espiritual como presidente de la Congregación de Luises de Bilbao. Los campeones de España dejaron en Tenerife una estela de simpatía y admiración por su juego y por su corrección y caballerosidad en el campo, puesta de manifiesto especialmente en el primer partido pues a pesar de ir perdiendo no hubo ni un solo jugador que protestara al árbitro Victoriano Ríos.
En la plenitud futbolística de este equipo, el estallido de la Guerra Civil cierra bruscamente el ciclo. Pierde a la mayoría de sus jugadores unos caídos en el frente o en la retaguardia y otros en el exilio, del que sólo regresó Gorostiza. Pierde hasta al nombre, pues por orden gubernativa, de Athletic Club pasa a ser Atlético de Bilbao. Tal es así que cuando en junio de 1939 se pone en marcha la Copa (antes de España y ahora del Generalísimo) no puede presentarse. Por cierto que a la final llegó el Racing de Ferrol (ahora del Caudillo) pero quien recogió la copa fue el Sevilla que le venció 6 a 2. Y en esta difícil situación se produce uno de los mayores logros en la historia del Athlétic al realizar la renovación completa de la plantilla organizando torneos entre equipos de la provincia con la mitad de sus jugadores menores de 17 años. En menos de tres años ya estaba otra vez arriba, llegando a 1950 con cinco títulos ganados, logrando que toda España supiera de carrerilla su delantera, (Yriondo, Venancio, Zarra, Panizo y Gainza) que proliferaran las peñas por todos 10 lugares y que se hiciera popular el dicho que la final de copa la jugaban los leones y otro equipo más. Esta hegemonía del Athlétic se vería amenazada en 1953 con la llegada de Di Stéfano al Madrid y Kubala al Barcelona y más aún cuando el tintineo del dinero empezó a sonar a las puertas de la plantilla vasca, como fue el caso de Jesús Garay al irse al Barcelona, cuya noticia oída por un pequeño transistor alojado en el fondo de la mochila, mientras peregrinábamos por el filo de la cumbre hacia Candelaria, provocó en mi amigo Eugenio Hernández Pacheco el mayor disgusto de su vida, al tiempo que dos gruesas lágrimas que bajaban por su curtido rostro de cazador, le impedían justificar que él estaba convencido que un jugador del equipo de sus amores, católico y de comunión diaria, jamás caería en la tentación. Pero el Athletic con paciencia y perseverancia sigue adelante en su filosofía de que para lograr la victoria no solamente son necesarios los millones sino el corazón y el amor a unos colores. Y para garantizar el éxito, planifica el futuro partiendo de los equipos inferiores para consolidar de un modo definitivo la política de cantera, por 10 que decide la apertura de la escuela de fútbol de Santa María de Lezama en 1971. Precisamente en 1971 y a muchos kilómetros de distancia, Buenaventura Machado, en una clara intuición política de que en el Valle pronto iban a escasear los espacios verdes, decide plantar de césped el campo de Los Cuartos, con la venia del alcalde Juan Cúllen. Así el 27 de abril de 1971, la experta mano de Felipe Castro, que por entonces acumulaba 45 años en el cuidado del estadio capitalino, esparcía la semilla con tal acierto que a los dos meses hubo que traer una máquina desde Madrid para su corte. Entonces surgió la idea de Luís Guiance de crear un trofeo para su inauguración. Guiance era un lince en las cosas del fútbol pues, aparte de sus buenos contactos en el estamento militar, había sido jugador del Tenerife y Real Madrid. En este último equipo se le recuerda un partido de octavos de Copa alineándose de extremo izquierdo, formando ala con el internacional Lecue, contra el Celta de Vigo con la poca fortuna de que, aparte de quedar eliminados, se las tuvo que ver con el brioso Victoriero, uno de los seis canarios que militaban en el club gallego y que meses más tarde serían siete con la incorporación del portero Antonio Sánchez. La idea quedó plasmada en una reunión en el Hotel Marquesa del Puerto de La Cruz en la que, además de Machado y Guiance, asistieron también Pedro Real y los hermanos Luís y Fernando García. Se acordó que el Trofeo llevara el nombre del Teide y que, por mano de Guiance, se contratara al RCD Coruña de primera división. La I Edición (1971) fue un éxito tanto deportivo como económico. Pero la avaricia rompe el saco y para la II Edición (1972) la organización decidió llevar el Trofeo al Estadio de la capital, resultando un completo fracaso. Visto lo visto, el Trofeo volvió al Norte, de donde no tenía que haber salido, arbitrándose la formula ideal para su consolidación: la presencia del CD Tenerife y la estructuración racional del Trofeo a favor de los intereses deportivos de los equipos participantes de la zona. Creo adivinar en el ánimo de los nuevos organizadores el espíritu del C. D Norte (1947-1954) integrado por jugadores del Puerto de la Cruz, Orotava, Realejos e Icod de los Vinos que convirtieron el campo del Peñón en la " Catedral" del fútbol norteño, codeándose con los mejores equipos de Canarias. El éxito del III Trofeo fue espectacular, ganándolo brillantemente el CD Tenerife al imponerse al Real Zaragoza por 4-2. El camino andado desde esas fechas ha sido difícil y tortuoso, con muchas ingratitudes, salvado por la perseverancia de sus organizadores, modestos directivos siempre en el anonimato, y por la presencia del CD Tenerife, salvo en la etapa en que el Trofeo, por su forzosa modestia y coincidencia no deseada de rivalidad local, le hacía impropia e improcedente su participación. Es por ello, que, dando un salto de bimbache en el tiempo. Me voy a referir a una crucial reunión celebrada en 1999 en el Ayuntamiento del Puerto de La Cruz, al finalizar la vigésimo novena edición: los organizadores, a la vista del fracaso económico, se ven obligados a abandonar. Y es entonces cuando los Ayuntamientos de La Orotava, Puerto de la Cruz, Los Realejos e Icod de los Vinos adoptan el acuerdo de afrontar la financiación del Trofeo a partes iguales y la organización del mismo de forma correlativa un Ayuntamiento cada año, en el orden que corresponda por sorteo. Ese día volvió a nacer el Trofeo Teide. Afortunadamente a esta nueva fórmula financiera, se han unido las subvenciones de la Dirección General de Deportes del Gobierno de Canarias así como del Cabildo Insular de Tenerife. La afición, como el Volcán, parece dormida. Pero tiene que despertar. Como lo ha hecho recientemente en los partidos de la fase de ascenso a Juveniles de Categoría Nacional o en los de promoción a Categoría Preferente Regional, donde se podía detectar la presencia de hasta tres generaciones de la misma familia animando al equipo. Recuerdo con nostalgia la década de los 60 del pasado siglo cuando los cuatro equipos militaban en la máxima categoría regional. Aquel Icodense de Juanito Beltrán, que aglutinaba toda la Isla Baja. Los Realejos de Sedomir, un mago que todas las temporadas se sacaba de la manga un equipo puntero. El Orotava de Chile, Martinica, Mesa y Nando. El Puerto Cruz de Mesa, Duque y Godoy, campos llenos, pasión en las gradas y noble rivalidad, dentro y fuera del terreno de juego. Hoy el interés parece concentrado en el fútbol-base, que está muy bien. Pero los jóvenes no terminan a los 18 años, hay que seguir apoyándoles en el deporte, quizás en sus años más difíciles; hay que culminar la formación. Debemos seguir el ejemplo del Teide: no basta con llegar a Lomo Tieso, o a La Fortaleza o a Pico Cabras. Hay que llegar a la cima para recoger el premio al esfuerzo: la Incomparable visión de nuestras Islas Canarias. Desde hace un año, el Teide es Patrimonio de la Humanidad. En términos futbolísticos, el título lo ganó Jugando fuera: en la Nueva Zelanda. Pero el Teide no entiende de fútbol, ni Dios lo quiera. A punto estuvo, antes del Decreto de 22 de enero de 1954, de que algún" iluminado" pidiera una concesión, entre las tantas que se pedían, para hacer un estadio de fútbol en el Llano Ucanca ó en el Llano Maja. Pero si ha visto con satisfacción como se practicaba la lucha canaria entre los arrieros de Sanatorio; las cacerías del conejo, la perdiz y el muflón; el montañismo, con acogida eterna para Cesáreo Tejedor, el senderismo, en su magnífica y bien conservada red de senderos; la escalada, en la Cañada del Capricho; la Marcha atlética con Jordi Llopart, Basilio Labrador, Teresa Linares y el ciclismo, con la figura estelar del americano Lance Amstrong, siete veces ganador del Tour de Francia. Por eso, Padre Teide, ahora que has ascendido a la máxima categoría mundial, desde este rincón del fútbol modesto, te pedimos que no desampares a este joven Trofeo Teide, de 38 años, que no se ha casado políticamente con nadie, para que no le falten recursos y no caiga en el olvido. Y si algún día el volcán que llevas dentro llegara a despertar, lanza hacia esta zona norte un periclasto en forma de balón de lava, para que las aficiones de Icod, Realejos, Puerto y Orotava, al alzar sus brazos para intentar atrapado, queden fundidas para Siempre en un abrazo de amistad.

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL