domingo, 9 de diciembre de 2018

TÍO JESÚS




El amigo desde la infancia de la Villa de La Orotava: Jesús Rocío Ramos, remitió entonces (09/12/2018) esta fotografía referente a don Jesús Padrón Cejas, nacido en la Villa de La Orotava en el año 1881.
Barbero – Peluquero de profesión, y músico saxo tenor de la desaparecida Banda de Música Municipal de la Villa de La Orotava.
Contrajo matrimonio con la dama orotavense: Ciriaca Delgado González “Febles”.
Tuvieron una hija en adopción: Rosario Delgado Estévez “Charo”, señora del amigo Jesús Rocío Ramos.
Su taller de barbería, estuvo ubicado en la calle La Carrera, frente a la Mansión de los marqueses de Florida (actual inmueble conocido por el de doña Herminia Ponte), primero y posterior al final de la calle la Carrera, frente a la calle El Agua (Tomás Zerolo), en el desaparecido edificio del Marqués de Celada (actual Puente de Estévez). Finalmente ya en edad de longevo traslada definitivamente su barbería, a su casa particular en la esquina de las calles: León (Tostones) – Cantillo.
Inseparable compañero en el gremio y en la música de mi abuelo materno y padrino: Bruno Abréu Rodríguez. Con el que era pariente (primo hermano de mi abuela materna; Cecilia González Cejas).
Ambos protagonizaron una simpática anécdota que ya es historia en la Villa. Suceso acaecido con la Cruz colocada en el final de la calle Cantillo, esquina con la de San Juan.
“Cómo es posible Jesús que siendo un gran barbero permita a Bruno Abréu ayudarte a cargar la Cruz”.

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

sábado, 8 de diciembre de 2018

VEINTE ANIVERSARIOS DE LA OROTAVA, CORAZÓN DE TENERIFE



El amigo  de la Villa de La Orotava; JAVIER LIMA ESTÉVEZ Graduado en Historia por la Universidad de La Laguna, remitió entonces (09/12/2018) estas notas que tituló; “VEINTE ANIVERSARIOS DE LA OROTAVA, CORAZÓN DE TENERIFE”. 
Publicado el sábado 08 de Diciembre de 2018 en La Opinión de Tenerife: “…Hay obras que marcan, definen y permiten al lector conocer con mayor profundidad la evolución histórica de un pueblo. Construir un relato con veracidad, rigor y amenidad que intente aglutinar los principales aspectos de su origen y evolución se convierte en una tarea de enorme complejidad. Sin embargo, esa combinación se materializa en la obra La Orotava, corazón de Tenerife cuya edición celebra veinte años. Se trata de un trabajo realizado por el Memorialista de la Villa de La Orotava, Antonio Luque Hernández. Entre sus páginas se materializan los numerosos años que el autor dedicó a recopilar la información. Para su organización recurre a una secuencia ordenada y cronológica con aspectos que permiten conocer las características de la Villa a lo largo de más de cinco siglos. El preámbulo corresponde al recordado profesor universitario y reconocido filólogo e historiador Alejandro Cioranescu (1911-1999). En unas líneas refleja la calidad y pasión que Luque Hernández traza, definiéndolo como un historiador enamorado de su tierra natal, a la que se siente y se sabe atado.
Trece capítulos suman más de quinientas páginas en un intenso recorrido que toma su inicio en el marco de la conquista y colonización del territorio, en atención a la situación del Valle y las acciones que los conquistadores realizaron. Las notas a final de capítulo son una constante en el trabajo y permiten al lector realizar una lectura más amena y, al mismo tiempo, profundizar con tales aportaciones. El capítulo dos ya recoge el asentamiento, la apertura de nuevas calles así como el reparto de solares y la aparición de nuevas vías. Interesantes apuntes también aparecen en el capítulo tres dedicado a la población y la estructura que tras su llegada se generó con su presencia. El propio desarrollo urbano y las características de las necesidades para atender a la población marcan la presencia de los capítulos cuatro y cinco. No se podría entender tampoco la evolución del Valle sin atender a los diferentes ciclos económicos que han jalonado la trayectoria de nuestra historia más reciente y así sucede con las páginas que dedica a los aspectos relacionados con productos como el azúcar, el vino, la cochinilla hasta llegar el plátano y las actividades como el pastoreo y la explotación de los montes. La presencia de las milicias y su origen en el lugar también son objeto de atención del investigador, ofreciendo referencias que se extienden desde las primeras referencias de organización militar en Tenerife en el siglo XVI hasta la presencia de la Guardia Civil en la Villa. Otro punto tendría como objeto de atención el conocimiento de las diferentes manifestaciones que desde un punto de vista sanitario han tenido su materialización en el municipio, atendiendo a analizar desde el primer sanatorio, diferentes hospitales, médicos e incluso ya en el siglo XX las clínicas privadas. En el capítulo IX, dedica su atención a la religión y la educación, ofreciendo un pormenorizado recorrido por ambos aspectos.
De los desórdenes a lo largo de la trayectoria del lugar, tumultos, ejecuciones e incluso asesinatos se ocupa en el capitulo X, trasladando a continuación su mirada a las diferentes fiestas que a lo largo del año definen el ciclo festivo en el lugar. Además, se incluye en el mismo apartado la presencia de diversas personalidades en suelo orotavense. El capítulo XII es una relación de las calles principales de la Villa, con sus principales personajes. Por último, el capítulo XIII es una pequeña mirada a la imagen de El Teide y algunos visitantes ilustre. La obra se cierra con la inclusión de un listado de orotavenses ilustres realizado por el coronel, genealogista e investigador, Melchor de Zárate y Cólogan.
Es, en definitiva, el resultado de un amplio y fecundo trabajo que marca un punto de inflexión en la historiografía orotavense. Una aportación que, tras veinte años de su publicación, sigue siendo referencia de obligada consulta gracias a las enseñanzas del Memorialista de la Villa de La Orotava…”

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

LA LLEGADA DE LA CONGREGACIÓN DEL CORAZÓN DE MARÍA AL PUERTO DE LA CRUZ Y EL POEMA A ESTA CIUDAD DEL PADRE DE LA VEGA


El amigo del Puerto de la Cruz; AGUSTÍN ARMAS HERNÁNDEZ, remitió entonces (08/12/2018) estas notas y fotos que tituló: “LA LLEGADA DE LA CONGREGACIÓN DEL CORAZÓN DE MARÍA AL PUERTO DE LA CRUZ Y EL  POEMA A ESTA CIUDAD DEL PADRE DE LA VEGA”: “…Fundar una nueva congregación de misioneros, bullía en la mente de varios religiosos catalanes. Y, así fue que, en el año 1849, vio  por primera vez la luz  esa tan ansiada organización religiosa.
Se fundó en la ciudad catalana de Vich. Y,  llevaría por nombre: “Hijos del Sagrado Corazón de María”. El alma de esta fundación religiosa fue el Padre Antonio María Claret, y, con Espíritu de Dios y tesón de sus componentes, se extendería  por varios pueblos y ciudades del mundo.
La idea era esa precisamente, propagarse,  para de esa forma llevar la palabra de Cristo a todas las almas, rescatarlas del pecado  y de la muerte, ofreciéndoselas  a Dios, que es verdad y vida.
En la segunda  década del siglo XX, esos misioneros del Corazón de María,  se establecieron en el, aquel entonces, recoleto y pintoresco pueblito llamado Puerto de la Cruz. (Antes Puerto de Orotava). Concretamente, el 5 de Mayo  de 1918. Siendo su primer superior,  el R. P. Antolin S. Fernández  Martínez de Azagra (uno de los  oradores más elocuentes que han pasado por Canarias, versado en temas sagrados).
Con el padre Martínez se incorporaron a esta misión portuense, un pequeño grupo de entusiastas religiosos ansiosos de enseñar y propagar el bien y lo bueno a todos los niños y mayores del Puerto de la Cruz; creyentes, o no.
Mas tarde se agregaron, a los ya existentes, otros nuevos hermanos misioneros que aumentaron las posibilidades misioneras y, también, la de los  alumnos que recibían clases  en ese centro religioso. 
Recordemos algunos nombres de estos hermanos religiosos del Sagrado Corazón de María que pasaron por el Puerto de la Cruz haciendo el bien, senbrando la semilla del saber y, mostrándonos, el único camino  que conduce  a la verdadera  vida, la Eterna y, que, según mi amigo Melecio Hernández Pérez (escritor e historiador), "aunque hayan transcurrido muchos años, aún viven en la memoria colectiva de nuestro pueblo".  
Veámoslo: Esteban Belascoaín, Ignacio Muro, Ceferino, Eugenio, Cipriano Sanmatín.  Anbtonio Ibáñez, Fidel Dartilán, De la Vega y otros. Pero, es al R. P. Octaciano de la Vega, (uno de los escritores y poeta del grupo de monjes que vinieron al Puerto de la Cruz),   al que quiero traer a este, mi humilde, escrito por ser el autor de uno de los poemas más banitos, (junto a otro que escribió  D. Luis Gálvez Monrreal), que se han dedicado a la hoy Ciudad Turistica de Canarias,  y,  de seguro, excepto las personas mayores, no lo  han leido ni oido los más jóvenes,  ni si quera en los colegios. 
Recordémoslo y deleitémonos leyéndolo en su to talidad:
“AL PURTO DE LA CRUZ”
El Valle duerme entre brumas,
la niebla en los montes flota,
y, como blanca gaviota,
el aire seca sus plumas.
De entre las bravas espumas
 del mar, radiante la luz,
surge el Puerto de la Cruz,
ostentando el atavío
de su blanco caserío,
como un cortijo andaluz.
Pueblo de emociones hondas,
se adelanta mar adentro,
como saliendo al encuentro
 de las encrespadas hondas.
Arrullado por las frondas
y las brisas, se estremece,
y desde lejos parece
una góndola de flores
que entre luces y colores
sobre la espuma se mece.
El Valle de La Orotava
se dilata ante su vista,
como el sueño de un artista
desde Izaña a Punta Brava.
El Teide, de hirviente lava,
se dibuja en el confín, 
y la rosa y el jazmín,
 que bordan su platanera, 
hacen en la primavera
de todo el Puerto un jardín.
Jardín que, para invernar,
cierra su escaso horizonte
 entre la nieve del monte
y entre la espuma del mar.
Las nubes, al resbalar
sobre su atmósfera rosa,
son cual guedejas de gasa
que en sus nocturnas salidas,
dejan la Luna prendida
por los montes donde pasa.
Y aunque la bruma sombría,
como pesada techumbre,
se extiende desde la cumbre
hasta la costa bravía,
y en la fosca lejanía
no luzca su tornasol
ni el iris ni el arrebol
logre disipar las nieblas
a través de las tinieblas...
en el Puerto siempre hay sol.
Siempre hay sol, y por la calma 
de su atmósfera radiante,
es un bálsamo sedante
para el cuerpo y para el alma.
Toda enfermedad se calma
en este clima ideal...
que Dios, por gracia especial,
dejó en el Puerto escondido,
casi un rincón del perdido,
 Paraíso Terrenal.
Autor:  R. P. Octaciona de la Vega:
Posdata:  Apuntes tomados de un artículo de Melecio Hernándes Pérez,  publicado en las páginas 37/49 de la Revista Ciencias y Humanidades del I.E.H.C.  Nº 2/Julio-Diciembre.2000 …”

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

viernes, 7 de diciembre de 2018

RECORDANDO LAS VENTAS DE ANTAÑO, HOY EN LAS QUINTERAS



Mi amigo de La Vera; Villa de La Orotava – Puerto de la Cruz: JOSÉ PERAZA HERNÁNDEZ remitió entonces (07/12/2018) estas notas y fotos, que tituló; “RECORDANDO LAS VENTAS DE ANTAÑO, HOY EN LAS QUINTERAS”: “…Hoy estamos rescatando los tiempos que hemos dejado atrás, con el de rescatar memoria, y dejarla para futura generaciones. Hoy me traslado hacerle una vista al mi amigo de infancia, un realejero de pura cepa, como el que suscribe. Ambos afincados ya muchos años en esté rincón del pulmón y corazón del valle. La Vera. El que es compartido en tres municipios. Puerto la Cruz, Los Realejos y la Villa de La Orotava.
Me encuentro en el establecimiento, pero vamos a llamarla con antes, la venta. Venta, que nació, en el lugar conocido por Las Quinteras, junto a la Cooperativa, la que linda con los municipios ya mencionado.
Está venta nace por el año 1938, siendo su propietario el matrimonio formado por don Nazario Abrante y su esposa doña Balbina Martín. 
Como todo, con los años, pasa a mano de su hijo, quien también se encontraba casado, y regentaron la misma, éste, fue don Patricio Abrante y su esposa doña Magdalena.   
El 1984, paso a manos de su hija Magdalena y de su esposo José Miguel Hernández, negocio que permanece abierto hasta la fecha de hoy.
Aquí podemos encontrarlo en el interior de la misma. Enseñándolos la fruta, para comprobar su peso, junto a la pesa.
Al fondo podemos comprobar sus estanterías, como ven, una parte es de madera y otra de metal, con el paso de los años, la madera no es eterna. De hecho, es ley que van obligándose a poner las cosas al día.
En ella podemos comprobar los variados productos que podemos observar. A los vecinos del esté lugar de Las Quinteras, como La Cooperativa y aledaños, no les hace falta ir muy lejos, porque lo tienen a dos pasos de sus casas. Hay que decir que el amigo José Miguel, tienen todos a pedir de boca. Claro que, son muchos años, regentando y atendiendo a sus vecinos en general.
A quien, le deseo las mejores trayectorias, en la buena línea que lleva desde su comienzo, donde hay que decir que, está es el último establecimiento de víveres en esté lugar, y que lleva la tradicional, manera y estilo de aquellos años de antaño.
Aquí dejó como pueden ver, imágenes de la misma.
Me despido con mis mejores deseos estimado amigo. Fuerza y a seguir luchando.
Mil gracias por compartir este ratito, y con estas líneas me despido, líneas que quedara para hoy, y como no, puede ser de otra manera, para dios, y para la historia.
Hasta siempre, y a reflexionar..”

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

jueves, 6 de diciembre de 2018

COPACABANA


El amigo desde la infancia de la Villa de La Orotava: JULIÁN HERNÁNDEZ RODRÍGUEZ remitió entonces (06/12/2018) esta fotografía referente a la inolvidable Orquesta de música ligera “COPACABANA”.
Panorámica tomada en el municipio sureño de Fasnia. La Orquesta COPACABANA de la Cruz Santa - Los Realejos, tuvo un éxito rotundo en las décadas de los cincuenta y sesenta del siglo XX.
Solicitada por innumerables comisiones de fiestas populares de Tenerife, La Palma, La Gomera y el Hierro, así como sus recordadas actuaciones en el Casino Chicharrero de Santa Cruz de  Tenerife, en el Liceo de Taoro de la Villa de la Orotava y en los hoteles del Puerto de la Cruz.
De izquierda a derecha: Urbano, Domingo, Juan José, Jesús Rocío, Lolo Sierra, Manuel Verde, Pepe Mesa, y Ruperto.

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

martes, 4 de diciembre de 2018

LAS NUEVE DÉCADAS DE JOSÉ SIVERIO PÉREZ



El amigo  de la Villa de La Orotava; JAVIER LIMA ESTÉVEZ Graduado en Historia por la Universidad de La Laguna, remitió entonces (30/11/2018) estas notas que tituló; “LAS NUEVE DÉCADAS DE JOSÉ SIVERIO PÉREZ”. Publicado el sábado 01 de Diciembre de 2018 en La Opinión de Tenerife: “…«Me llamaste, Señor…Tu voz tranquila/ vibró en mi corazón, como la esquila/ cuyo eco en el valle se dilata/. Yo no sé si sonaba a catarata, yo no sé si fue una orden o un aviso/, yo no sé si venías o marchabas…/ solo sé, ¡sólo sé que me llamabas!/ y yo te seguí sumiso». Con esas hermosas palabras, un estudiante de 4º curso de Sagrada Teología iniciaba un poema bajo el título Me llamaste…Ya comenzaba a destacar la huella de José Siverio Pérez cuya vida se inició en la víspera del Día de San Andrés de 1928 en tierra realejera. Esbozar algunas líneas que intenten resumir su trayectoria se convierte en una tarea imposible. Hijo del matrimonio formado por Rafael Siverio Díaz y Carmen Pérez y Pérez Achard, es el cuarto de seis hermanos. Tras sus primeros pasos formativos en el ámbito local accede en 1942 al Seminario Diocesano para iniciar los estudios eclesiásticos que concluiría en 1952; en mayo de dicho año, concretamente el día 4, recibió del obispo Pérez Cáceres la Ordenación Sacerdotal en la Catedral.
Es creador de varios conjuntos corales distinguidos en estas Islas; algunos como la primera coral de la Universidad de La Laguna, que fundó y dirigió en tiempos del ministro de Educación Ruiz Jiménez; al igual que el coro Polifonía.
En octubre de 1956 se traslada a Madrid para hacer su ingreso en la Escuela Oficial de Periodismo, donde cursaría  los  estudios  de  Periodista  hasta  obtener  el  título oficial en 1959. Un año después de concluir su formación periodística comenzaría a dirigir La Voz del Valle tras su designación como jefe de programación, cubriendo numerosas funciones junto a un grupo de jóvenes. Seis años después se sitúa al frente de Radio Popular de Güímar, etapa en la que sería nombrado como nuevo director de la Radiodifusión Católica de la provincia, a partir de las directrices expuestas por el Vaticano. En la misma emisora de Güímar llegaría a dejar su impronta. Como  periodista y escritor,  José  Siverio  ha  publicado a lo largo de estos años numerosas colaboraciones en diferentes diarios de las islas, remontándose sus primeras colaboraciones a su formación en el Seminario, tal y como ocurriera con el mensuario interno Horizontes.
En 1959 publica Un pueblo cualquiera. Durante la última sesión del Concilio Vaticano II acompaña como teólogo-asesor al obispo Luis Franco Cascón siendo autor de cincuenta crónicas. En 1976 lograría el prestigioso premio Viera y Clavijo de literatura e investigación con un trabajo bajo el título Los Conventos del Realejo.
Desarrollaría una labor de gran importancia en la reconstrucción de la Iglesia de Nuestra Señora de la Concepción de Los Realejos, tras el trágico incendio ocurrido el 5 de noviembre de 1978, siendo el encargado de organizar y presidir la comisión encargada de la restauración de tal espacio religioso.
En 1984, la muerte del Obispo Luis Franco Cascon marcaría una honda tristeza en su persona, pues el Obispo sería impulsor de la emisora Radio Popular de Tenerife.
Hito importante en su trayectoria también se llegaría a producir en 1980. En tal año sería elegido como nuevo canónigo de la Santa Iglesia Catedral por parte del obispo de la Diócesis Nivariense, Franco Cascón. Tomaría posesión el 29 de marzo de 1980 de la canonjía de bibliotecario de la Catedral. Esa labor sacerdotal también seria compatibilizada con el desarrollo del magisterio en diferentes centros de enseñanza.
En el año 2018, tras cumplir sesenta y seis años como sacerdote, José Siverio Pérez mantiene su actividad sacerdotal todos los domingos con una misa en la Iglesia de Nuestra Señora de la Concepción de Realejo Bajo y los miércoles en la ermita de San Sebastián del mismo municipio. Participa en actos religiosos durante las fiestas en honor a Nuestra Señora del Carmen, Nuestra Señora de los Afligidos y la Inmaculada Concepción. A todo ello se une diferentes compromisos y la atención que realiza a todas aquellas personas que acuden hasta su domicilio con la finalidad de intercambiar impresiones sobre los diversos aspectos de los que su figura constituye todo un referente y orgullo como Hijo Predilecto de Los Realejos. Felicidades, D. José Siverio Pérez…”

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

domingo, 25 de noviembre de 2018

HASTA SIEMPRE ABUELA



Hoy domingo 25 de noviembre del 2018. Se nos fue para siempre Doña Carmen Delgado y  Delgado, conocida como CARMEN “FEBLES”, LA MODISTA, con 106 años de edad, la que consideramos la abuela de la Villa de La Orotava.
Doña Carmen “Febles”, nace en La Villa de La Orotava, en la calle Balcón, el día 5 de mayo de 1912. La mayor de ocho hermanos.
Su padre, (Antonio), procedía de Tacoronte, (Los Naranjeros) y trabajó primero en las nuevas carreteras de la isla y luego como chofer de Don Fernando Salazar Bethencourt y Castro.
Su madre (María) nacida en La Villa de la Orotava, descendiente directa de la familia “Febles”, como también fue su hermano el destacado músico;  Domingo Delgado González  “Febles”.
Doña Carmen “Febles” dedicó casi toda su vida a la costura. Tenía en la calle León un taller de confección, muy famoso.
Casó ya mayor, con Don Juan Pedro Álvarez, del que enviudó en el año 1981.
Aunque no estaba confirmado oficialmente, fue hasta su fallecimiento la persona más longeva de La Villa de la Orotava y posiblemente de Tenerife.
106 años es una alegría y fidelidad de la vida Doña Carmen, sigas disfrutando de la tranquilidad, y de la esperanza que le caracterizó hasta hoy con todos los suyos en el paraíso eterno.
Un abrazo, hasta siempre.

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL