miércoles, 11 de diciembre de 2019

JOSÉ ENRIQUE CODESIDO ASCANIO


Fotografía del libro de don Guillermo Navarro (Historia de los Salesianos en la Villa de la Orotava), pagina 71.  
JOSÉ ENRIQUE CODESIDO ASCANIO, debajo del cuadro de María Auxiliadora.

El amigo desde la infancia de la Villa de La Orotava; EVARISTO FUENTES MELÍAN “ESPECTADOR”, segunda promoción 1948-1955, remitió entonces (11/12/2019), estas notas que tituló;JOSÉ ENRIQUE CODESIDO ASCANIO”: “…JOSÉ ENRIQUE CODESIDO ASCANIO, arquitecto superior municipal de la ciudad de SANTA CRUZ DE TENERIFE, falleció hace unos días.
Fue alumno SALESIANO, TERCERA PROMOCIÓN 1948-1956, en La Orotava, todo el Bachillerato, desde la clase Media, total ocho Cursos.
DESCANSE EN PAZ el compañero condiscípulo del aula del estudio grande (aula del pasillo fachada este, ventanas hacia el patio de futbol de
tierra, y cerca del patio central pavimentado).
SENTIDO PÉSAME a sus familiares…”

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

martes, 10 de diciembre de 2019

PRENSA DEL PUERTO DE LA CRUZ


El amigo del Puerto de la Cruz; SALVADOR GARCÍA LLANOS remitió entonces (10/12/2019) estas notas que tituló; “PRENSA DEL PUERTO DE LA CRUZ”: “…Datos de archivo. El Puerto de la Cruz de principios del siglo XX, ya con una incipiente vocación turística, destacó por la sucesiva aparición de periódicos y publicaciones que eran reflejo de sus inquietudes sociales. Bastaba la iniciativa de un editor y el entusiasmo de algunos redactores para plasmar en pocas páginas -a veces, solo una- informaciones, comentarios y anuncios que, en todo caso, reflejaban información, criterios y sugerencias comerciales. Con esos datos, repasemos cabeceras y algunas características.
EL IRIARTE.- Según relación fechada el 15 de junio de 1900, este año aparecía en la ciudad el periódico “El Iriarte”. En realidad, era un semanario, de tendencia política republicana. Se publicaba los jueves. Su primer número data del 5 de abril de 1900, siendo su director Agustín Martín Armas. Se imprimía en el establecimiento de la propiedad de Juan Ruiz y Ruiz, instalado en la casa número 8 de la calle Quintana. Número de ejemplares de la tirada: ciento cincuenta.
EL VALLE.- Comenzó a circular, con carácter semanal, el domingo 4 de mayo de 1902. Propietario y director, Andrés Adán, vecino de La Orotava, domiciliado en Calle Nueva, 12. Era editado en la imprenta (movida a mano) de José María Rodríguez, sita en la misma dirección anterior.
DIARIO DEL NORTE.- Fue solicitada su publicación por Luis Hernández González el 4 de enero de 1908. Se imprimía en la imprenta de la que era propietario, ubicada en su domicilio, calle Pérez Zamora, 38. Tirada diaria, excepto festivos. Director: Esteban Hernández Baños.
EL TEIDE.- Fue solicitada su fundación el 1 de septiembre de 1908 por Juan Ruiz y Ruiz, siendo su director Manuel García Pérez, domiciliado en La Orotava, calle Castaño, 34. Se publicaba los miércoles y sábados de cada semana.
ARAUTÁPALA.- Su director, Antonio Soler y Díaz de Herrera, domiciliado en calle Esquivel, 2, promovió su aparición el 24 de abril de 1909. Se publicaba los martes, jueves y sábados. Se editaba en la imprenta de Luis Hernández, calle del Sol.
EXCELSIOR.- Benjamín Padrón García, domiciliado en Blanco, 18, solicitó su fundación. Era el director. Publicación en días alternos. El primer número vio la luz el 2 de abril de 1912. La imprenta de entonces estaba en el mismo edificio, dando a calle Cupido.
EL IMPARCIAL.- Periódico bisemanal independiente. Su alumbramiento se produce el 10 de septiembre de 1913, impreso en el establecimiento de Benjamín Padrón García. Propietario y director: Julio Navarro Martín.
EL CENSOR.- El 18 de junio de 1914, Benjamín Padrón García solicita su fundación. Bisemanario. La imprenta donde se prepara estaba situada en el lugar donde llamaban Los Llanos (se supone que de Martiánez).
EL CLAMOR PÚBLICO.- Luis Rodríguez de la Sierra y Figueroa lo pone en marcha el 1 de noviembre de 1917. Semanario. Primer director, Domingo Pérez Trujillo. Se imprimía en un establecimiento de San Cristóbal de La Laguna.
LA VOZ DEL PUEBLO.- Vio la luz este semanario el 10 de diciembre de 1922. Imprenta de Antonio Herreros González. Su director, Domingo Pérez Trujillo. Curiosidad: el 19 de julio de 1923, José Rodríguez solicitó también autorización para publicar el mismo periódico.
PELARGONIUM.- Esta publicación de la autodenominada Sociedad “Pro árboles y flores” fue fundada en julio de 1928. Presidente: Isidoro Luz Carpenter.
LA PROPAGANDA INDUSTRIAL Y COMERCIAL.- El promotor fue el empresario librero local, Fernando Luis Pérez. Solicitó su fundación el 1 de abril de 1930. Su director literario y artístico, Francisco Montesdeoca García. Impreso en el establecimiento de Antonio Lugo y Massieu, en La Orotava. Montesdeoca cesó como director el 21 de junio de 1930, siendo sustituido por Florencio Sosa Acevedo. Desde esta fecha, el lugar de impresión fue la imprenta de Anatael Peña León, ubicada en la calle Pérez de Padrón de la capital tinerfeña.
NORTE.- Manuel Carmona Mayato es su promotor y primer director, a partir del 24 de noviembre de 1930. Era un semanario literario que se publicaba los jueves de cada semana y se imprimía en los talleres de la “Imprenta Sanz” de Santa Cruz de Tenerife.
DECIMOS.- Aparece en los primeros años de la década de los 30, bajo la dirección de Lucio Illada. Ese título sirvió también cabecera de una publicación de la agrupación local del Partido Socialista Obrero Español (PSOE). Hay una última etapa de la misma, con muy pocos números, ya en la década de los ochenta.
CONTROL.- Solicitada la fundación de este semanario el 30 de septiembre de 1931 por Luis Herreros Peña. Era editado en la imprenta de su propiedad en la calle Agustín de Bethencourt, 7.
Cuestión de seguir indagando en los archivos. Seguro que hay más títulos…”

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

lunes, 9 de diciembre de 2019

PLAZA DE LA CONSTITUCIÓN (III)


Fotografía referente a una de las plazas más históricas de la Villa de La Orotava, que los villeros la conocen por varias denominaciones; Plaza de La Constitución, del Kiosco de la Música, de La Alameda, y de Los Soldados.
Panorámica correspondiente al año 1900 tomada por el lado norte de la citada plaza, por el lugar por donde paseaban los plebeyos del pueblo orotavense, que hasta mediados de este siglo (el XX), era costumbre que las clases populares de La Orotava pasearan por el lado norte de la Plaza, mientras que por el sur lo hacían las más adineradas o clases sociales altas conocida por los coburgos.
Al fondo observamos la mansión en donde se instaló don Casiano García Feo en el año 1901 para abrir una tienda de tejidos que, para operar a medias, le habían propuesto los señores Fernández del Castillo (almacenes el Globo) de Santa Cruz de Tenerife.
La casa era propiedad del doctor Zerolo que vivía en la casa nº 12 de la calle El Agua y a ella se trasladó a vivir desde la que tenía en la calle El Calvario, por el año 1909.
Ocupándola mediante alquiler una porción de años hasta que terminó por comprársela a su dueño.
La ampliación del negocio motivó que el citado zaguán desapareciera siendo sustituido por el que abrió en el costado de la casa por la calle de San Agustín nº. 3. Incluso por igual motivo compra a los señores del Casino Orotava, la edificación del otro lado de la calle (destruida para su fabricación según la foto), comenzada por ellos y que no pudieron concluir debido al mal funcionamiento de las derramas, en su solar que previamente lo ocupaban tres casas antiguas: La primera lindando con la de don Antonio Puerta, en la que vivían Martín Rodríguez, su hermano Secundino y el resto de su familia. La segunda (la del medio) era una casa de comida denominada “del cabo Ramón” y en ella vivía doña Encarnación y los que parece que eran sus hijos; Ramón, Antonio (vivió por ultimo en el Llano de San Sebastián) y María. La tercera la ocupaba don Francisco Sosa y en ella tenía, en su planta baja, una zapatería.
Por la izquierda calle de San Agustín, con la mansión del Marquesado de la Quinta Roja, entonces Hotel Victoria, mansión farmacia de los Torrens, mansión de los Benítez de Lugo y al fondo el torreón de la actual casa de los herederos de don Jesús Hernández González.

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

sábado, 7 de diciembre de 2019

UNA AVENIDA PARA LA HISTORIA


Al mediado de los cincuenta del siglo XX. La Villa de La Orotava, emprende una vía para ampliar la zona comercial y mercantil de la población. Para ello realiza entonces, una esplendida obra urbana. Ampliando el histórico camino que unía la calle El Calvario con la carretera el Pinito y con el Barrio “Los Cuartos” (Huerta del Moral).
Una Avenida para la historia de la Villa, con la que empezó el boom de propagar el comercio y mejorar la vida social de los orotavenses.
Se le puso el nombre de José Antonio Primo de Rivera, actualmente  Avenida Canarias. Contó con cuatro modernos edificios por la derecha y dos por la izquierda.
La panorámica tomada hacía el sur, observamos: La Escuela de doña Lucía, Comestibles Hernández (Pepe), Tejidos Arbelo (Manuel Arbelo), Bar Tapia, Bazar Butano, Farmacia Pompeyo Barona, Tejidos Avenida (Leopoldo y Juan), Bar – Restaurante - Hostal, “La Academia”, Bazar Pedro Pérez Betancourt, Barbería Antonio Álvarez “junior” (El Tacón) y la Escuela de conductores NORTE de Tito Müzemayer (El Alemán).
Además de las viviendas que por entonces aparecieron por primera vez, en división horizontal (pisos).
Moderno alumbrado con pasos de peatones, marcados por unas grandes chinchetas de acero.
Pero lo que más me hace recordar siendo aún un niño, el letrero luminoso, FUME 46, expuesto en la terraza derecha del primer edificio.

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

jueves, 5 de diciembre de 2019

DOTACIÓN EN SAN TELMO


El amigo del Puerto de la Cruz; SALVADOR GARCÍA LLANOS remitió entonces (05/12/2019) estas notas que tituló; “DOTACIÓN EN SAN TELMO”: “…Pues sí, el Cabildo Insular va en serio. El quiosco de la terraza de San Telmo, una de las zonas naturales de baño más populares de la ciudad, era una asignatura pendiente. Desde que cerraran el anterior, que tuvo gran aceptación y que fue sustituido -tras unas obras de remodelación del paseo y del entorno- por una empresa de servicios de restauración y hasta por un furgón de aspecto antiestético cuya estancia allí siempre fue un misterio y causaba un evidente impacto negativo, el espacio estaba como huérfano. Los santelmeros habituales y quienes pasaban por allí echaban de menos una mínima dotación, un rincón de sombra, el ambiente adecuado para una cerveza llevadera, un refresco o unas tapas si las hubiera.
(San Telmo, hace décadas, tuvo en las proximidades, donde había un pasillo con unos vestuarios rudimentarios, un minúsculo espacio donde Manuel Rodríguez 'el Ratón' despachaba cervezas, chochos y cacahuetes para ambientar los juegos de pelota y las partidas de cartas. Después, cuando la construcción de una terraza en la zona aledaña al Charco de los perros y al Laguito, antes de lanzarse y nadar hacia el acantilado, aprovechando los accidentes naturales de los riscos, quedó un espacio donde Benjamín (Min) Carballo instaló un chiringuito familiar, con sus camareros y todo. Las cañas reconfortaban, claro; los almuerzos, entre paellas, pescado fresco y marisco, en bañador y bikini, eran la delicia de una jornada de playa. Y de merienda, cuando el sol se ponía, un remate para completarla).
Se fueron alejando los santelmeros, sobre todo, las generaciones más antiguas. Los hijos de ellas, más jóvenes, ya con menudos, prefirieron otros ambientes. Y aquellos recursos sustitutorios no convencieron. La orfandad de San Telmo que, por otro lado, siguió conservando unos indiscutibles atractivos para el baño.
Pero bueno, como decimos, el Cabildo va en serio. Y su Consejo de Gobierno ya ha aprobado el comienzo de la tramitación del expediente de contratación de las obras de remodelación del quiosco que, se supone, vendrá a revitalizar el emblemático espacio. Hace falta. En el acuerdo del órgano cabildicio, se señala que entre los objetivos de la actuación figura adaptar la imagen estética exterior a la ya realizada en el propio paseo, que tuvo, recordemos, una amplia contestación popular pues se entendía que dañaba el patrimonio histórico. El diseño, según parece, es más contemporáneo, siempre bajo los factores condicionantes de encontrarse, precisamente, en un conjunto histórico declarado Bien de Interés Cultural (BIC). Será necesario adaptar la actuación a la normativa vigente de accesibilidad y a los consignados en la Ley de Costas para garantizar las prestaciones propias de la instalación.
La obra tendrá un plazo máximo de ejecución de cuatro meses. Si no hay temporales que frenen el ritmo de los trabajos y estos se desarrollan con normalidad, en la próxima primavera habrá quiosco y San Telmo dispondrá de una nueva fisonomía complementaria. La actuación, incluida en el Marco Estratégico de Desarrollo Insular (MEDI), tiene un presupuesto máximo de noventa mil euros, financiado por la Secretaría de Estado de Turismo.
A ver si hay más suerte y no sufre lo que otras obras públicas en el municipio…”

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

domingo, 1 de diciembre de 2019

MANIFESTACIÓN DE LAS VELAS EN LA OROTAVA (1978)


Ahora, en 2019, se cumplirán en La Orotava 41 años de la Manifestación de las Velas y 125 años de la puesta en marcha del alumbrado público gracias a la generación de electricidad con fuentes limpias, como fueron las aguas de los manantiales de la cuenca de Aguamansa.

El amigo desde la infancia de la calle El Calvario: ISIDORO SÁNCHEZ GARCÍA, remitió entonces (26/11/2019), estas notas y fotografías que tituló: “MANIFESTACIÓN DE LAS VELAS EN LA OROTAVA (1978)”. Publicadas el 26 de noviembre del 2019. En “TIEMPO DE CANARIAS”: “…La Orotava, vivió como muchos municipios, la Transición política de los años de 1970 de manera muy singular. Con la reforma política de 1977, con el referéndum de 1978 para apoyar la Constitución, así como con algunas leyes más que querían acabar con el régimen dictatorial del general Franco. Pero en la sociedad rural de la villa destacó en noviembre de 1978 la denominada Manifestación de las Velas, promovida por la mayoría de las Asociaciones de Vecinos de la Orotava, ante de las elecciones municipales de 1979, ya que estaban cansados de esperar por la luz eléctrica. Por eso se manifestaron con autorización del gobernador civil, el recordado Luis Mardones.
La Orotava pasó a la historia de la isla de Tenerife por cuanto fue el primer municipio que a finales de 1894 aprovechó las aguas del Heredamiento y de la Empresa o Sindicato, que bajaban de los montes de Aguamansa hasta el casco de la Villa, para generar durante veinte años electricidad con turbinas tipo Pelton que la Sociedad Eléctrica Orotava (SEO), liderada por el polifacético empresario Ricardo Ruiz Aguilar, había instalado en la planta de Hacienda Perdida en el paraje de Barroso. Además de contratar con el ayuntamiento el alumbrado de las plazas y edificios municipales y con las familias el alumbrado de sus casas, también las aguas sirvieron para seguir moviendo la decena de molinos de cereales que se habían construido a lo largo del camino de la Sierra, en la Villa Arriba, hasta alcanzar el repartidor de aguas por debajo de la Casa de Lercaro, en la Villa Abajo.
Años más tarde, en 1927, el Ayuntamiento adoptó la fórmula de Servicio Eléctrico Municipal (SEM) y en 1935 puso en marcha un mayor aprovechamiento de aguas, con una nueva planta eléctrica construida en el paraje de La Abejera, que se mantuvo municipal hasta 1974, fecha en la que UNELCO la adquirió en pública subasta después de una problemática y controvertida generación de electricidad por parte de los servicios municipales. Lo cierto fue que las familias de los barrios rurales de La Orotava nunca tuvieron luz eléctrica para que los chicos estudiaran, ni para cocinar en sus casas, ni para tocar el timbre o escuchar la radio, hasta que se cansaron de esperar y en 1978 se manifestaron en la Villa con velas. Los chicos no conocían sino los petromax y las velas, y los hombres y mujeres de las medianías y de los altos veían pasar los postes y los cables hacia la costa del Puerto de la Cruz y de Los Realejos. Así hasta que llegó la democracia municipal en 1979 y se puso en marcha la electrificación rural de la Villa en una operación política sin inigual.
Curiosamente ahora, en 2019, se cumplirán en La Orotava 41 años de la Manifestación de las Velas y 125 años de la puesta en marcha del alumbrado público gracias a la generación de electricidad con fuentes limpias, como fueron las aguas de los manantiales de la cuenca de Aguamansa. Unas aguas que se convirtieron en la sangre de Canarias, en palabras de técnicos de la ingeniería de minas. Por ello nos parece muy acertado el homenaje que un año más la Junta Directiva de la Asociación DONVICTOR ofrece a tres personajes canarios que, entre otros, apoyaron la puesta en valor de la dignidad del mundo rural de los Altos de La Orotava y de Los Realejos, como lo fueron el sacerdote palmero, Víctor Rodríguez, la estudiante grancanaria, María Nélida y el abogado y alcalde tinerfeño, Francisco Sánchez…”

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

viernes, 29 de noviembre de 2019

EN EL ANIVERSARIO DEL NACIMIENTO DE D. JOSÉ SIVERIO PÉREZ (1928-2019)


El amigo  de la Villa de La Orotava; JAVIER LIMA ESTÉVEZ Graduado en Historia por la Universidad de La Laguna, remitió entonces (29/11/2019) estas notas y fotografías que tituló; “EN EL ANIVERSARIO DEL NACIMIENTO DE D. JOSÉ SIVERIO PÉREZ (1928-2019)”: “…Hay seres cuya presencia nunca desaparece. Eso ocurre con el polifacético realejero D. José Siverio Pérez que, tal día como hoy, un 29 de noviembre del año 1928, nació en el municipio de Los Realejos. Conocido por todos como “don José” o “padre Siverio”, su figura es clave en numerosas facetas del ámbito religioso y cultural de la segunda mitad del siglo XX. Siempre recordaba D. José sucesos asociados al contexto en el que le tocó vivir su infancia. La última conversación que mantuvimos en su casa sería a finales del mes de mayo del presente año. Con sus palabras no dudaría en responder a nuestras preguntas sobre el núcleo de su infancia, su niñez, su formación y la adquisición de las primeras letras en el colegio así como los inicios en el estudio de la música a través de la histórica Sociedad Musical “La Filarmónica” de Los Realejos. En tal encuentro realizamos un pequeño viaje al pasado, analizando todos esos recuerdos y teniendo un sentimiento aún muy marcado de nostalgia respecto a su hermano Manolo, tristemente fallecido cuando apenas era seminarista. D. José también tendría presente a sus padres y las diversas anécdotas y vivencias asociadas al contexto familiar. Su labor como sacerdote durante 67 años, el trabajo en la radio como director y organizador de diversas propuestas, su recordada etapa en la última sesión del Concilio Vaticano II y a labor en el ámbito del arte con iniciativas en la pintura y la escultura formaban parte de nuestras conversaciones. Su pérdida, el 4 de junio del presente año, pocos días después de un diálogo que hasta el final siempre se mantuvo con total lucidez y claridad, representó para nosotros un absoluto vacío. Con D. José desaparecía un Hijo Predilecto del municipio, un luchador constante de su núcleo natal, interesado por todas aquellas cuestiones que formaban parte del día a día. La memoria de D. José, sus recuerdos, su forma de ser y actuar quedan como testigo de una persona que forma parte de la Historia de Los Realejos. No le olvidamos…”

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL