domingo, 22 de julio de 2018

PLAYA


El amigo de la infancia de la Villa de La Orotava; EVARISTO FUENTES MELIÁN, “ESPECTADOR”, remitió entonces (23/07/2018) estas notas que tituló; “PLAYA”: “…Frecuento una playa veraniega en el Norte de Tenerife; ahí hay gente de condición diversa, algunos se bañan todo el año. Observo a un abuelo andando con su nieto de corta edad que lleva una tabla de surf. El nieto la goza junto a este su abuelo condescendiente. Conjeturo ahora, que ese chiquillo jamás olvidará estos ratos felices de los veranos de su infancia, junto a un abuelo tan bonachón y atlético en su complexión  física, con su barba pilosa que ya apunta a un blanco de senectud. Eso, seguramente, inspire aún más confianza al nieto, que se adentra en las olas de la orilla para mini surfear…
Lo digo por experiencia propia,  cuando en Martiánez nos bañábamos en nuestra niñez y adolescencia. Si tocaba pleamar por las mañanas, lo hacíamos también en el charco de  La Coronela, que ahora está ocupado por el muro de contención y el voluminoso monumento que Cesar Manrique estructuró en el extremo noreste de todo el complejo lúdico del Lago, con sus Alisios y sus palmeras plantadas al revés.
Nunca vamos a olvidar aquellos veranos, sin más preocupaciones que nadar y guardar la ropa (valga el adagio) en la caseta que se sustentaba en cuatro palos plegables de madera fina y una tela de lona correosa que cada mañana plantábamos en medio de la arena.
Pienso—luego existo—que las chicas de ahora están mejor formadas y desarrolladas físicamente que las de antes, que las de nuestra edad, coetáneas, dicho finamente. Pero nunca olvidaremos los muslos de Mari, los senos protuberantes de Inma, el bañador de una pieza ceñido al cuerpo escultural veinteañero de Raquel, cuyo esposo era mayor, había ido al frente en la guerra ‘incivil’ y  nunca la acompañaba al baño en la playa. Son recuerdos imborrables que provocaron el aditivo de nuestros  primeros deseos sensuales y voluptuosos…
Las tardes las pasábamos cazando lagartos en los barrancos de la Villa. Fueron años muy felices en nuestra alborotada existencia…”

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

LA GESTA EN SILVESTRE MACHADO Y BARRIOS (I)


El amigo  de la Villa de La Orotava; JAVIER LIMA ESTÉVEZ Graduado en Historia por la Universidad de La Laguna, remitió entonces (22/07/2018) estas notas que tituló; “LA GESTA EN SILVESTRE MACHADO Y BARRIOS (I)”.
Publicadas en La Opinión de Tenerife, el sábado 21 de Julio del 2018:   “…Acercarnos al conocimiento de lo que ocurrió durante los días 22 al 25 de Julio de 1797 nos sitúa ante un amplio corpus documental que permite al investigador o lector interesado en su análisis detenerse ante tal hecho histórico desde diversas perspectivas. Dentro de esas aportaciones incluimos y analizamos en el presente artículo la oración ofrecida en el año 1864 por el realejero Silvestre Machado y Barrios, que en el presente año conmemora el bicentenario de su nacimiento. De su trayectoria vital enunciaremos brevemente que sería un ser ligado a diversas parcelas del conocimiento, desarrollando la función de canónigo magistral de la Santa Iglesia Catedral de la Diócesis de Tenerife, examinador sinodal de su obispado, catedrático de San Fernando, profesor de religión e historia sagrada en el Instituto provincial de La Laguna, socio de la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Tenerife, entre otros muchos cargos a lo largo de su fructífera e intensa existencia.
Para el caso que vamos a analizar destacamos su condición como primer Magistral de la Iglesia de Tenerife desde 1855 hasta 1877. Durante tal periodo de tiempo, y según el juicio de contemporáneos, tendría un importante papel como orador sagrado, reuniendo excepcionales cualidades que demostraba en cada una de sus intervenciones “pues en Machado se reunían la elevación del concepto con la pureza de la palabra y con la más estética y delicada acción, no hay para que decir que llenó de un modo digno y completo los deberes de su cargo”, tal y como llegó a citar el periodista Ramón Gil Roldán en un artículo.
El título de su intervención sobre la Gesta sería “Oración que en el solemne aniversario celebrado en la Parroquia Matriz de esta ciudad de Santa Cruz, capital de las Canarias, en acción de gracias al Todopoderoso por la victoria obtenida sobre la escuadra inglesa el 25 de julio de 1797”, cuyo ejemplar se encuentra disponible en el fondo de la Biblioteca de la Universidad de La Laguna y al cual hemos logrado acceder a través de la red. 
Inicia Machado y Barrios sus palabras recordando el valor, el patriotismo, la gloria y la admiración que para el pueblo representó la victoria de la isla sobre la escuadra de Nelson. Muestra que Santa Cruz de Tenerife debe anunciar con orgullo la defensa que realizó en ese contexto. En el acto, el orador se llegaría a dirigir con gran emoción a los feligreses asistentes 67 años después del episodio, pudiendo encontrarse en el mismo espacio algún testigo de aquella hazaña. Para él, “los hijos de Tenerife no olvidarán jamás ese día de luto y de sangre, en el que se escribió una página brillante entre las muchas que forman la historia de nuestra nación”. La lección de tal día se enuncia como un acontecimiento que evitó consecuencias asociadas a la posible dominación inglesa de nuestro territorio, recordando de nuevo el orador que su papel es perpetuar la memoria de un pueblo que sufrió “una noche de aquellas en que parecía que el ángel de la muerte cantaba en el centro de su oscuridad, la última hora para este pueblo”, dejando las palabras de Machado y Barrios una intensa onda de reflexión que permitió a los fieles recordar o imaginar las características de un ataque en el que “el genio del exterminio tendía sus brazos de gigante para desaparecer del mundo a un pueblo que defendía su libertad y su honra”. Sobre la llegada a Horacio Nelson cita algunos detalles correspondientes al tipo de armamento con el que arribó y la defensa que se encontró, imaginando en su oración que el contralmirante debió entonces recordar la dificultad de otras incursiones inglesas en suelo canario, tal y como sucedió especialmente en Tenerife, Gran Canaria, Fuerteventura, Lanzarote y La Gomera.  
Una serie de breves aspectos que forman parte de la primera parte de nuestro artículo y que permiten observar la muestra de admiración, aprecio y recuerdo respecto a los héroes de aquella victoria...”

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

viernes, 20 de julio de 2018

VIRIDIANA


El amigo de la infancia de la Villa de La Orotava; EVARISTO FUENTES MELIÁN, “ESPECTADOR”, remitió entonces (20/07/2018) estas notas que tituló; “VIRIDIANA”: “…La película ‘Viridiana’, Buñuel, 1961, Palma de Oro del Festival de Cannes, está basada en una novela de Benito Perez Galdós. En España no pudimos verla hasta que falleció en 1975 el dictador Francisco Franco.
Una monja novicia, interpretada por la guapa actriz mejicana Silvia Pinal, sale del convento unos días, para ir a vivir en la mansión de su tío, un morboso sinvergüenza con pinta de caballero, encarnado en Fernando Rey. El tío cabroncete le da un brebaje en el café para que quede dormida y entonces  abusar de ella… Después le hace creer a la monja que la ha violado, y por ello la monja no quiere regresar al convento. El malvado caballero  termina por ahorcarse cargado de culpa. Y se ahorca, en un gran árbol, con la soga de saltar de una niña (Teresa Rabal) hija de la sirvienta. ¡El morbo hecho esencia!  
Asumida la tragedia, la monja hace una llamada a un grupo de pobres, física y mentalmente tarados, para que vivan en la mansión señorial y sus extensos jardines. Pero en su ausencia, se apoderan de la sala principal de comensales y se montan un festín desmesurado y salvaje. Lo cual da lugar a algunas de las secuencias más impactantes por pecaminosas de la historia del cine universal de todos los tiempos: ¡son trece, una parodia sacrílega de la Última Cena de Jesucristo y sus apóstoles!
El grupo de menesterosos tiene en conjunto una mala uva reconcentrada, cada acción, cada frase, cada diálogo, es un metafórico latigazo.  En el apogeo del ágape sin mesura, hay un ciego entre los pobres de solemnidad y una de las mujeres lo cita al oído y lo conduce de la mano para ir a fornicar tras de un mueble… En otra secuencia  distinta, el ciego es objeto inmisericorde de burla por uno de sus compañeros de fatigas, que le pregunta con sorna: “¿Cómo haces para rascarte cuando te pica, si no ves dónde está la herida?”… La contestación del ciego no se hace esperar: “¡Llamo a tu madre para que me rasque!”…

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

martes, 17 de julio de 2018

EL LIDO Y LAS PISCINAS DE SAN TELMO


El amigo de la Cuesta -  Puerto de la Cruz, actualmente residente en el Bajo Ampurdán-Cataluña; ZOILO LÓPEZ BONILLA, remitió entonces (28/03/2017), a través de su blog ZOILOLOBO – RETRODEZCAN, estas notas y fotografía que tituló; “EL LIDO Y LAS PISCINAS DE SAN TELMO”:  “…Mucho antes de que comenzaran las obras de las hoy piscinas de Martiánez diseñadas por el artista canario ya fallecido Cesar Manrique, inmediatamente después de la ermita de San Telmo y ya en la avenida de Colón, se encontraban las llamadas piscinas de San Telmo, cuyo propietario, creo recordar, era un británico afincado en la isla y de nombre Gilbert, sr. Gilbert para más señas, a quienes sus empleados le rendían una pleitesía tan fuera de lo común que a mí me costaba mucho poder entender. Sea como fuere, el tal Gilbert había diseñado un complejo lúdico que aparte de las propias piscinas contaba además con una discreta y pequeña sala de fiestas llamada El Lido de San Telmo y sobre cuya pista muchos jóvenes de entonces asistíamos a bailar las tardes de los domingos a los compases de la orquesta de Leopoldo Ortí y cuyo vocalista no era otro que Rafa, un cantante del Puerto con una voz envidiable.
La foto que ilustra este artículo está tomada desde la avenida de Colón un día de mala mar pero a una hora que yo tenía perfectamente estudiada por los contraluces que se originaban en San Telmo y que ofrecían un espectáculo inigualable de contrastes y esplendor que me permitían jugar con ese ambiente que propiciaba además del oleaje, la casi imperceptible salinidad suspendida en el espacio iluminado.
La turista sentada en ese espacio desierto de las piscinas de San Telmo no ha dudado ni un momento a la hora de disfrutar de tamaño capricho de la Naturaleza mientras yo, a sus espaldas, captaba la bella escena desde la avenida de Colón…”

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

lunes, 16 de julio de 2018

SIEMPRE EL PUERTO


El amigo de la Cuesta -  Puerto de la Cruz, actualmente residente en el Bajo Ampurdán-Cataluña; ZOILO LÓPEZ BONILLA, remitió entonces (16/07/2018), a través de su blog ZOILOLOBO – RETRODEZCAN, estas notas y fotos que tituló; “SIEMPRE EL PUERTO”: “…Esta sencilla composición fotográfica representa un sector de la calle de Las Lonjas del Puerto de la Cruz. La terraza al mar que anuncia la rupestre inscripción en la pared de la lonja de Los Galindos corresponde a la del restaurante de entonces de la Cofradía de Pescadores y a la que se accedía a través de una vetusta escalera de madera después de franquear el quicio de la puerta que se intuye a continuación pero que no se ve. Por aquel entonces, década de los años 70, la terraza era más bien diminuta aunque también daba al mar y la comida,  sencilla pero gustosa, servida sobre honestos manteles de hule. Generalmente a base de pescado guisado o a la plancha y a precios asequibles. Desde aquella década el Puerto de la Cruz ha cambiado mucho  pero a la sazón también era igual de atractivo porque antes o después de comer allí, a la ida o a la vuelta, podías tropezarte en el muelle con un espectáculo gratuito de juegos infantiles difícil de olvidar y que ponía de manifiesto la extraordinaria habilidad de la juventud ranillera en perfecta comunión con la mar. Tal y como representa esta otra fotografía, con la Aduana parcialmente restaurada al otro lado del muelle…”

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

domingo, 15 de julio de 2018

UN AVESTRUZ Y OTROS SUCESOS PORTUENSES


El amigo de la Villa de La Orotava; JAVIER LIMA ESTÉVEZ. Graduado en Historia por la Universidad de La Laguna.
Remitió entonces (15/07/2018) estas notas que tituló; “UN AVESTRUZ Y OTROS SUCESOS PORTUENSES
Publicadas el sábado 14 de Julio 2018, en La Opinión de Tenerife: “…El siguiente artículo toma como referencia algunos aspectos que forman parte de la obra Memoria de los sucesos más memorables acaecidos en el Puerto de La Cruz de La Orotava en este siglo XIX. Se trata de un manuscrito que permanece inédito y cuya autoría corresponde al polígrafo portuense José Agustín Álvarez Rixo (1796-1883), siendo depositado por sus herederos en la Universidad de La Laguna en el año 2014.
De tal aportación, nos centraremos con especial atención en el capítulo VI. La incomodidad, costo, e incertidumbre que causaba a la amistad o negociantes la correspondencia de pueblo a pueblo de la isla, fue motivo suficiente para que varias personas se  interesasen por buscar una solución a tal problema mediante diferentes estrategias.  
Relata Rixo la llegada al Puerto de la Cruz de un barco procedente de Senegal a consignación de Little. En su interior viajaba un avestruz, siendo el primer ave de tal característica que llegó hasta Canarias. Para los contemporáneos sería un hecho que indudablemente captó la atención, no solo por la singularidad de su figura, sino también por la rara voracidad al comer huesos y otros cuerpos duros que se le arrojaban.
El año 1810 también incluyó otros hechos curiosos, tal y como sucedió con S. José Peraza, monja del convento de catalinas y natural de la isla de La Gomera. Huyó de la clausura el 23 de septiembre impulsada por su misma impaciencia. Al parecer, sus parientes la habían hecho profesar cuando la misma era muy joven. Era tal su frustración que advirtió que no dudaría en prender el convento en caso de que alguien se opusiera a su voluntad. El Obispo la hizo recoger en el convento de recoletas de Canarias, aunque de allí huyó al poco tiempo. De su vida se cita que murió pobre aunque con la idea de vivir en libertad sin el sometimiento al que había sido expuesta.
Destaca de tal contexto la carencia de casas suficientes para las personas que querían avecindarse aquí en esta época, tanto por la afluencia del comercio, como por las emigraciones de la Península. El Ayuntamiento se vio obligado a tomar cartas en el asunto sobre ello. De tal forma, acordaría repartir varios solares en los espacios de los caminos contiguos a esta población, siendo “una idea que parece fue un triste agüero de lo mucho que había de minorarse al año siguiente”. El número de niños nacidos llegó a 156; pero las personas fallecidas se elevaron hasta 104.
Afirma Rixo que iniciado ya el año 1811, diversas personas notables, tanto propietarios como comerciantes, viendo la utilidad que los habitantes de Gran Canaria tenían con los barcos costeros, trataron de establecer la pesquería de la costa de África directamente desde el Puerto de la Cruz. En ese momento, José Celestino Ventoso extendió un plan considerado como el más halagüeño. Cada acción era de mil pesos corrientes y se admitían también medias acciones. Se compraron dos barcos, uno de los cuales se perdió algunos meses después bajo el Montullo de Pacheco. Sería necesario vender el otro, y se arruinó la empresa, de modo que apenas recogieron 100 pesos corrientes de cada 500 que habían puesto. Tal y como señala el cronista, “la experiencia acreditó, que nuestros marineros no son apropósito, pues acostumbrados en sus viajes y faenas de Puerto a Puerto, al uso del vino, cuando este por la dilatación les faltaba en la costa, entraba el descontento, nada querían hacer y era preciso volverse a media pesquería”.
A las cinco y media de la mañana del día 19 de septiembre, llegó al núcleo portuense el Teniente Coronel D. Antonio Palma, edecán o ayudante del Duque del Parque, conduciendo al contador de consolidación D. Juan Bautista Antequera. Con motivo de la curiosa defensa que escribió el Deportado, se ha podido saber que durante ese mismo año fue introducido en nuestras tertulias por dicha persona el denominado juego del busca tres, con el que tanto se divertía la juventud todavía en aquellos momentos.
Hechos, anécdotas y curiosidades que quedan en nuestra memoria gracias a la labor del cronista José Agustín Álvarez Rixo…”

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

sábado, 14 de julio de 2018

UN CENTENARIO A LA VISTA


El amigo del Puerto de la Cruz; SALVADOR GARCÍA LLANOS remitió entonces (14/07/2018) estas notas que tituló; “UN CENTENARIO A LA VISTA”: “…La historia señala que se han cumplido noventa y siete años de embarcaciones de la Virgen del Carmen. En 1921, el entonces párroco de la Peña de Francia, Antolín Fernández, impulsó la iniciativa convertida luego en tradición: al considerar inapropiado que los pescadores y marinos portuenses tuviesen que celebrar la festividad de su patrona en Los Realejos, hizo todo lo que estuvo a su alcance para que procesionaran las imágenes de la Virgen del Carmen  (del Buen Viaje) y de San Pedro González Telmo no solo por las calles del pueblo sino por su litoral a bordo de las embarcaciones entonces existentes. Esa fue la primera procesión marítimo-terrestre. Desde entonces, se mantiene la tradición que el próximo 2021 cumplirá cien años.
Como los portuenses han vuelto a expresar el pasado martes su fervor y sus emociones, como se trata de una singular manifestación popular, como estamos ante uno de los grandes acontecimientos sociales del año, al que se suman gentes de muy distintas latitudes y dado que la proyección mediática del acontecimiento sigue en notable aumento, la proximidad del centenario de la embarcación hace que las instituciones, las cofradías y hermandades, los agentes sociales, en definitiva, vayan debatiendo y preparando una conmemoración que esté a la altura de las circunstancias. No siempre se cumple cien años así que ya pueden ir esmerándose en preparar la fecha de la forma más brillante y participativa posible. Es, además, un trabajo conjunto, de todo el pueblo, en el que hay que procurar, ante todo, evitar la instrumentalización del hecho religioso.
Hay mucho por hacer pues caben múltiples opciones: desde ediciones historiográficas a solicitudes de declaraciones de interés; desde trabajos de investigación de todo tipo a realizaciones de distinta naturaleza. Si se quiere algo sustantivo y participativo de verdad, todas las aportaciones deben ser tenidas en cuenta. Es la hora de sublimar los sentimientos, el fervor y la identificación.
Tres años por delante. En teoría, margen suficiente para intercambiar criterios e ideas y plasmarlas con el mayor consenso posible con tal de producir una solución satisfactoria. Pero atentos porque el margen se va acortando sin darnos cuenta y es necesario, supeditados a los contenidos de la programación y objetivos que se establezcan, concentrar afanes e imprimir un sentido operativo a lo que quiera que se vaya a hacer. 
Los portuenses ya vivieron, a principios de siglo, la conmemoración del 350 aniversario de la fundación de la ciudad. Ahora tienen ante sí la oportunidad de celebrar el centenario de un hecho singular como es la procesión marítimo-terrestre de las imágenes de la Virgen del Carmen y San Telmo, convertida en una cita multitudinaria que trasciende nuestras fronteras.
La invitación a trabajar está hecha. Dependerá de lo que los portuenses sean capaces de hacer. ¡¡Ánimo y suerte!!...”

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL