sábado, 25 de mayo de 2019

IMPACTOS EN EL PAISAJE URBANO


El amigo del Puerto de la Cruz; SALVADOR GARCÍA LLANOS. Remitió entonces (25/05/2019) estas notas que tituló; “IMPACTOS EN EL PAISAJE URBANO”: “…El paisaje urbano del Puerto de la Cruz presenta algunos impactos negativos. Por momentos, hasta pudiera parecer el verso del poeta cubano Silvio Rodríguez: “La ciudad se derrumba...”. Pero sería injusto generalizar: hay zonas y núcleos donde prevalece una conservación más que aceptable y donde el esfuerzo de propietarios o promotores debe ser ponderado. Ocurre que ese estado de cosas, ruinas o deterioro visibles, se prolonga tanto en el tiempo que afea el tránsito cotidiano. Es cuando surge la visión resignada que poco o nada sabe de las causas de tanto abandono pero que duele y que no deja siquiera soñar con que algún día, cuando las voluntades se fundan con capacidad de gestión, habrá otra cara. Y el patrimonio y la personalidad urbanística y los atractivos para residir o pasear ganarán enteros.
Años y años, en efecto, paseando por el corazón turístico de Martiánez para toparse con el antiguo hotel del mismo nombre y el edificio Iders, en su momento reflejo del desarrollismo, dos pruebas claras de la desidia y de la impotencia. Es fácil deducir las consecuencias.
El centro tiene también sus puntos negros. Los contrastes cuando finalicen las obras de remodelación de algunas vías o se afronten actuaciones futuras serán evidentes. La Casa Sol y la Casa Iriarte son dos ejemplos, entre las calles Zamora y San Juan, a los que se podría añadir la Casa Ventoso, sede del antiguo colegio de los padres agustinos. En la calle Blanco, inmuebles y solares abandonados, en uno de los cuales residió el alcalde ilustrado, José Agustín Álvarez Rixo. El cierre prolongado, durante décadas, de la antigua sede de Hernández Hermanos, cruce con Doctor Ingram y antesala de la plaza del Charco, ha generado una evidente imagen de abandono.
A medida que pasan los días, aumenta el desgaste de la antigua estación de guaguas que alberga una generosa plaza pública. La incertidumbre de su destino es predominante. ¿Qué hacer ahí, cuál es la finalidad más provechosa? En las cercanías, por cierto, en la calle Peñón, una vía de penetración, se siguen apreciando en una antigua casa las huellas de un accidente de tráfico.
En la periferia hay otros casos. De la rehabilitación de la Casa Amarilla, con sus valores históricos y culturales, nunca más se supo. Y de la Casa el Robado, tras el incendio que la devastó, tampoco. La restauración definitiva de la Casa Tolosa se ha demorado sensiblemente, tras los intentos de la Administración de recuperarla y darle algún destino. En el límite del término municipal con Los Realejos, zona de La Vera hay también edificaciones visiblemente deterioradas. En Las Cabezas, de intensa circulación rodada, hay una franja o hilera de casas ruinosas. El suelo resultante bien debería dar lugar a alguna planificación que sirviera de soporte a una actuación ejemplarizante: estamos en un punto esencial de acceso o salida de la ciudad. En el sector Las Dehesas, igualmente, hay pruebas de un paisaje urbanístico dañado y abandonado. Y ya puestos, en Punta Brava, alguien debería alumbrar alguna idea sobre el antiguo centro asistencial Santa Rita, junto a la iglesia del mismo nombre. A saber en qué condiciones está la titularidad de ese inmueble. Fue cerrado a raiz de un incendio. El templo sigue abierto al público.
En fin, este breve recorrido -seguro que hay otros impactos, especialmente en casas y chalets de propiedad privada- se palpa que la ciudad, sin derrumbarse, necesita de iniciativas e impulsos para poner punto final a prolongadas imágenes reales de abandono. En un destino turístico, no deberían existir…”

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

jueves, 23 de mayo de 2019

AGUSTÍN RODRIGUEZ Y EL DEPORTE.

El amigo de la infancia de La Villa de La Orotava; EVARISTO FUENTES MELIÁN, “ESPECTADOR”, remitió entonces (24/05/2019) estas notas que tituló; “AGUSTÍN  RODRIGUEZ Y EL DEPORTE”:  “…Falleció hace poco Agustín Rodríguez. Hizo su bachillerato en el colegio de Farrais, de La Orotava. Y luego, en la cancha de tierra de Franchi Alfaro, año 1955, jugó al baloncesto en el equipo de la Juventud Católica de La Villa; en cierta ocasión, en un lance del partido, a Agustín le pareció que el recordado árbitro Malucho el Guagua le pitaba excesivamente en su contra. Y Agustín lo persiguió por buena parte de la cancha, para darle su merecido, pero Malucho, ágil de piernas en retroceso, logró esquivar el golpe o el cachetón.
Agustín Rodriguez Rodriguez-Franco (que esa es su identidad al completo) fue más feliz que el Kiko. En cierta ocasión, lo vi enamorando con su novia en la azotea de don Eustaquio, al paso de la Romería de San Isidro. Años más tarde, en 1969, Agustín, presidente de la UD Orotava de Futbol,  “consiguió” que el equipo representativo local bajara a Segunda Regional.
Fue una temporada única en Segunda pero, paradójicamente,  fue una de las más felices de los aficionados de mi pandilla. Fuimos a todos y cada uno de los partidos del Orotava, incluso a Cabo Blanco, un barrio de los altos de Arona…Mucho calor sureño…Y, como contraste, en otro partido en el pueblo de La Esperanza, nos cogió un tremendo aguacero, pero aguantamos hasta el final, y salimos enchumbados hasta los huesos.
Eso es afición, lo demás, bobería.
Perdimos solo un partido en esa temporada en Segunda, 1-0, en el campo de Buenavista del Norte; la culpa fue del viento, que en Buenavista del Norte cambia bruscamente de dirección, el alisio se torna traicionero para el equipo visitante, que no conoce esos caprichos del dios Eolo, en el rincón norte-oeste de este terruño llamado Tenerife.
Agustín, empresario de una marca de coches, cerró el negocio, compartido con el recordado Tito el Alemán; luego se fue ‘pal’ Médano, a jugar a la petanca o sencillamente a darle patadas a una pelota; en la petanca se reunía con la elite, incluidos médicos famosos como el doctor Feria y baloncestistas <de altura> como Toñi Cejas; se formaba un corro de curiosos alrededor de esas bolas, con comentarios al cual más lisonjero.
Pero me queda una anécdota más: en mis esporádicas idas y venidas del Médano, me encuentro a Agustín en la acera de la ‘cancha’ de la petanca, junto a la playa, zona Hotel de don Frasco; lo saludo y comentamos los últimos avatares; pero, de repente, llega una guagua de turismo local, IMSERSO de andar por casa, gente del Interior de la isla, y al verlos bajar de la guagua, me dice Agustín: mira, esos puede que sean de La Orotava…Todos y cada uno de los que con parsimonia se iban bajando de la guagua, llevaban una panza bien visible, difícil de pasar desapercibida, debido al  vino y la carne de cochino con papas, su  sustento habitual…Este juicio opinable lo dejo a la consideración de mis lectores.
Agustín RR Franco, descansa en paz. Una vez te acercaste, en el viejo Liceo, años sesenta, a la planta alta, fondo sur, a oírme tocar el piano; yo el piano lo tocaba, sí, pero mucho más desafinado que el gato con botas. ¡¡Qué tiempos!!...”

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU

PROFESOR MERCANTIL

miércoles, 22 de mayo de 2019

LA ROMERA MAYOR DE LOS MAYORES DE LA ROMERÍA DE SAN ISIDRO DEL AÑO 2019


Yo me visto de mago con alegría / y entono mis cantares como plegarias, / Porque de San Isidro La Romería / La fiesta más bonita que hay en Canarias.

ESTHER LORENZO CABRERA. ROMERA MAYOR DE LOS MAYORES DE LA ROMERÍA DE SAN ISIDRO LABRADOR Y SANTA MARÍA DE LA CABEZA DE LA VILLA DE LA OROTAVA 2019

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

martes, 21 de mayo de 2019

EN LAS FIESTAS MAYORES DE LA VILLA DE LA OROTAVA (II)


El amigo desde la infancia de la Villa de La Orotava: JESÚS ROCÍO RAMOS remitió entonces (21/05/2019)  esta fotografía, referente a jóvenes amigas orotavenses retratadas por un fotógrafo festivo en Las Fiestas Mayores de la Villa de La Orotava.
Tomada en la plaza de la Constitución de la Villa de La Orotava, al principio de los años cincuenta del siglo XX.
De izquierda a derecha: Charito. Camilla Estévez, María Luz, Lourdes y  Conchita
A título anecdótico, entonces era costumbre de salir en familia, en los días previos de las Fiestas Mayores de la Villa de La Orotava, estrenar trajes realizados por modistas villeras – familiares y tomarse una fotografía, que con el tiempo pasaba al baúl de los recuerdos.

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

DESHOJANDO LAS FLORES (II)


El amigo desde la infancia de la Villa de La Orotava: JESÚS ROCÍO RAMOS remitió entonces (21/05/2019)  esta fotografía, referente a los cincuenta del siglo XX, deshojando las flores, para la confección de las alfombras en la Villa de La Orotava, en los patios de la casa Consistorial (Ayuntamiento).
Las mujeres siempre en la trastienda del arte efímero orotavense, realizan un trabajo desde días antes a la festividad del Corpus.
La panorámica, tomada en los patios interiores de loa Casa Consistorial de la Villa de La Orotava, observamos como en el tiempo y en la historia, las mujeres orotavenses la mayoría en el anonimato, en la trastienda del arte efímero villero en la tradición, realizan el trabajo de deshojar y clasificar las flores en distintos colores, para que los artistas – alfombristas orotavenses confeccionen sus tapices en homenaje al Santísimo.

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

LA OROTAVENSE BATALLA DE FLORES, JUNIO 1959 (II)


El amigo desde la infancia de la Villa de La Orotava: JESÚS ROCÍO RAMOS remitió entonces (21/05/2019)  esta fotografía, referente al sábado de las Fiestas Mayores de la Villa de La Orotava del mes de junio del año 1959, conveniente a la gran y recordada  “BATALLA DE FLORES”.
Uno de los actos festivo que ha desaparecido del programa de las Fiestas Mayores, se recuperó por un tiempo con carrozas, pero en un itinerario distinto al que vemos en la fotografía, que se desarrollaba alrededor de la Plaza de Franchi Alfaro, primero con coches de la época engalanados, después en Jeep y finalmente en furgones Wolvages de doble cabina y media carrocería.
Este acto que congregaba a muchísimas gentes, en los alrededores del citado recinto, unos sentados en doble hilera de sillas, otros expectantes de pie, vislumbraba, por el goce del divertimiento con  serpentinas, confetis y huevos rellenos de recortes de papelitos, hacía de las delicias de las féminas que ocupaban los coches en dos actos; en busca de las cintas de la sortija y en defensa de la batalla del papel, y de los espectadores que disfrutaban del acto.
La Panorámica tomada en el lado Sur de la mencionada plaza, delante de la mansión entonces propiedad de doña Mercedes López Buenafuentes esposa de don Fernando Hernández Pérez conocido por “El Gato”, padrino de boda de mis padres
Mi papá Juan Álvarez Díaz fue contador de sus negocios “Casa Ford”,  adquiriéndole conjuntamente con Miguel Linares Álvarez una parte del negocio de la gasolina en propiedad en el año 1935, independizándose de su socio en el año 1939.
Esta Mansión es actualmente propiedad de mi amigo y compañero de pupitre y promoción bachiller superior y revalidas 1967 – 1968, en el colegio de San Isidro de la Villa de La Orotava: Carlos Saro Calamita.
El ambiente era extraordinario la Banda de Música de la Agrupación Musical de La Orotava dirigida por el maestro brigada bombardino don Emilio Bachiller de Torres, amenizaba el acto, por encima de esta misma calle, por fuera de mi antiguo domicilio donde nací.
De estas fiestas, tengo una anécdota que me viene  a la memoria, era el mes de junio del año 1965, estudiaba en el colegio de San Isidro bachillerato, mi padre por enfermedad había quitado del salón que no se ve en la foto, el negocio de los suministros de lavados y engrases de coches, se lo alquiló a Leopoldo Ascanio, solo le quedaba el negocio de la gasolina en la esquina de la plaza de Franchi Alfaro y El llano de San Sebastián, pero mantenía las oficinas en la parte alta del salón y los depósitos de neumáticos y aceites. En ese año subí con mis compañeros de pupitres; Juan Ramos Amaro y Francisco Trujillo Díaz a presenciar el acto en la azotea del mismo salón, al lado estaba la familia de Jorge González y esposa, puesto que su única hija participaba en los Jeep engalanado con sus amigas del colegio de La Milagrosa.
Como nos encontrábamos aburridos, no teníamos dinero para comprar serpentinas y confetis, se me ocurrió coger un cubo que estaba en dicha azotea y llenarlo de aserrín que se depositaba en la trasera para cubrir el derrame de los aceites. Por lo que puse a disposición de mis amigos y compañeros el citado cubo, y empezamos a votarle el aserrín a los Jeep engalanados, como el viento soplaba de abajo -  arriba de la misma calle, el aserrín se volaba e iba a parar a los rostros de los allí presentes, tanto fue el cosquilleo, que tuvimos que dejar tal carestía.

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

CUATROS AMIGOS OROTAVENSES DE LA VIDA


El amigo desde la infancia de la Villa de La Orotava: JESÚS ROCÍO RAMOS remitió entonces (21/05/2019)  esta fotografía, referente a CUATROS AMIGOS OROTAVENSES DE LA VIDA.
Tomada en un lugar de reunión y de alegría, llamase merendero, guachinche, restaurante o simplemente bodega.
De izquierda a derecha: Justo, Néstor Rocío Ramos, Chano González “El del Molino”  y Antonio Delgado “Febles”.
Los cuatros disfrutando de la buena gastronomía local y del buen vino tinto. Los Cuatros ya son parte de la historia humana de la Villa de La Orotava, por sus exquisitez, amabilidad y bondad.

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL