jueves, 15 de junio de 2017

LA MAGNOLIA, EL CHORRO, LA CRUZ Y EL MOLINO



Bella fotografía de un encantador lugar o paraje de La Villa de La Orotava, tomada por los años treinta del siglo XX.
La magnolia, el chorro, el molino y la cruz del frente, forman un paraje, casi un Barrio de La Villa de La Orotava, por donde atraviesa la histórica calle de San Juan desde su comienzo en la calle La Hoya (hermano Apolinar) hasta su término La Piedad.
El quinto molino de la ruta orotavense. Ubicado entre las calles Rosa de Ara y San Juan y enfrente de la Plazoleta que vemos en la foto, lo construyó el Conquistador  Diego de Mesa en el siglo XVI. Fueron algunos de sus dueños José Molina y Briones, 5º Marques de Villa Fuentes (XVIII), Santiago de Molina y Fierro (nieto) alrededor de 1840, mientras que para 1920, figura como su dueña doña Fermina Monteverde y León Huerta.
Los Chorros en fundición en hierro se fabricaron por encargo en Inglaterra, fueron colocados en diferentes lugares de La Villa, siendo Alcalde el ilustre jurista Don Agustín Hernández y Hernández, estaban espaciados por toda La Orotava, reminiscencia de verlos y disfrutarlos desde que era un niño, a ellos acudía en busca de aquella agua cristalina que procedían de las fuentes municipales para el abasto desde Aguamansa.
En la actualidad solo quedan dos; el de la foto y el del  popular Barrio “Los Cuartos”, según me informa la amiga orotavense Conchi González Martín, que está al lado de la Ermita, que se engalana todos los años por la festividad de San Juan (24 de junio) y ya van muchos años. Los demás desaparecieron, del depósito municipal, a raíz de la colocación del agua corriente al final de la década de los años sesenta. Muchos de ellos lo he vistos en domicilios particulares adornando sus jardines, pero en este caso me atesoro, como pudieron llegar a esos términos, el pueblo lo sabrá. Lo normal que se colocaran en sus lugares preferentes e históricos en forma de adornos y que se enramaran como el de “Los Cuartos”.

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario