lunes, 19 de junio de 2017

DELANTE DE LOS RECORDADOS TARAJALES



Verano de 1936, en la guerra incivil española, mi familia, se da una vuelta, entre comilla, por la inolvidable playa Martiánez del Puerto de la Cruz, mientras mi padre Juan Álvarez Díaz, prestaba servicios en la retaguardia en el Cuartel de San Carlos de Santa Cruz de Tenerife.
Fotografiada delante de los recordados Tarajales, que embellecían entonces el viejo camino de San Telmo, que conectaba Martiánez con la batería de San Telmo a través de bellos Tarajales.
María del Carmen Abréu González (Mi madre – guapísima y joven), excelente modista de Caballeros, Consuelo Abréu González (mi segunda Madre – Tata) y Angelita Pacheco López (ahijada de mi madre). Con la niña juguetona, mi hermana la mayor, Dolores Álvarez Abréu (Lola), entonces un año de edad.
Se da la curiosidad que los banco tallados en piedra molinera, exportado de la ciudad de Aruca (Las Palmas de Gran Canarias), que estaban ubicados a lo largo de la plaza de la playa de Martiánez, desaparecieron cuando el famoso Boom turístico.

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario