sábado, 15 de abril de 2017

45 AÑOS DEL SEGUNDO CAMPEONATO DEL UD. OROTAVA (1972 – 2017)



Foto tomada en el estadio de Heliodoro Rodríguez López de Santa Cruz de Tenerife, en el mes de septiembre del año 1972, en un partido de final de copa de Heliodoro Rodríguez López frente al Toscal del famoso e histórico Barrio chicharrero, donde perdió por 4 -1. De pie de izquierda a derecha: Manolo “El Loco”, Pepito Silverio, Nolito Hernández Sánchez, Pepito Santos, Chuchito, Marcelino, Nani Sánchez y Pololo. Agachado de izquierda a derecha: Juan Jesús, Moli, El niño Moli Junior, Francisco Sánchez, Chanito, Goyo, Juan José “El Chiviri” y Esteban.

Episodio correspondiente a una época eufórica, se  produce en  Abril del año 1972, eran los tiempos del Doctor Don Buenaventura Machado Melían  en la presidencia del  UD. Orotava. Como indiqué, en su momento el Doctor Machado Melián merece estar en "Los Cuartos" en bronce, así me lo confirma mi paisano e ilustre orotavense Don Juan del Castillo y León. La etapa del Doctor Machado al frente del fútbol orotavense marcó  una  superstición  eminente. El estadio Los Cuartos  cambió íntegramente su montura.
La  Tarde en  la edición  del  10 de Abril de 1972,  nos ofrece la apología del entonces flamante campeón de la  primera preferente tinerfeña (se llamaba así entonces, pero el amigo de la infancia de la Villa de La Orotava; Ángel García González, remite que oficialmente se creó en el año 1976 o1977): En el inolvidable encuentro matinal de Los Cuartos. El U. D. Orotava canta  el alirón nuevamente. (...) UD. Orotava 4, UD. Tacoronte 2. Esta vez por la mañana,  por la tarde jugaba  el CD. Tenerife en el  Estadio frente al Rayo Vallecano, que terminó empatado a dos goles, en el Rayo jugaba Alfonso el artífice del primer campeonato orotavense. La contienda se  puso principiante álgida, el Tacoronte marcaba  en el  minuto 17, a coronar Memo  una jugada de Pancho por la izquierda del cuadrilátero. Los tacoronteros alineaban: Berto (Juanito), Luzbel (I), Hucho, Lacito, Manolo, Manzano, Luzbel (II), Marino,  Pancho, Sito y Memo. El Orotava lo hacia  con: Manolo, Juanito, Galindo, Santos, Chanito, Siverio, Juan  Jesús, Sánchez (I), Sánchez (II), Moli (Ojeda) y Goyo. El arbitraje corrió a cargo del  Aragonés Emilio Soriano,  estaba designado el  tinerfeño  Martín  Trujillo, pero sufrió un accidente días antes del encuentro y se gestionó por  unanimidad de ambos  Clubes, que  arbitrara el aragonés, que por la tarde actuaba en el Estadio  Capitalino. Todo se distorsionó en el segundo intervalo, primordialmente empata el gaditano-orotavense  Moli en jugada personal y de tiro cruzado,  el  entusiasmo  duró poco porque dos minutos después marca el Tacoronte por intercesión  de Luzbel (II) desde el borde del área. En  el minuto  veinte y dos, Sánchez (I),  en  jugada personal remata a las mallas,  el tacorontero Hucho intenta despejar  pero lo cuela en  su  propia portería. La alegría se  desbordó en Los Cuartos cuando Sánchez (II) marca de cabeza a pase de Moli, después que dos defensas tacoronteros discuten entre sí. A partir de  aquí el Orotava  juega a su aireación, Los Cuartos están a  chinchorrear, y en el minuto treinta y ocho inesperadamente, se produce lo mejor de la  mañana,  el  lateral Santos lanza un trallazo desde  15 metros fuera del área grande,  un zambombazo que se cuela entre jugadores visitantes, hace inútil la estirada de Berto, marcando un gol de banderola, que se convertía en  el definitivo del encuentro. Los graderíos vibraban de enternecimiento. El último gol conseguido por Santos,  -lo  mejor del  match,-  ponía fin a uno de los encuentros más emocionantes  que se recuerdan en La Orotava. A los finales jugadores, entrenador, y presidente fueron izados en hombros mientras sonaban los riqui-racas de rigor.
La Tarde decía: Excelente, labor del entrenador Antonio Hernández Sánchez. Un hombre joven, un hombre que vive a  diario los sinsabores y  triunfos de un equipo, el de su Villa natal. El ha sabido llevar con buen mando, con  perfecto entendimiento el puente de su nave y lo ha hecho recalar al puesto que ni  los más forofos orotavenses pensaban y era  ser: Campeón Provincial. Al  final por las  calles de La Orotava, caravanas de coches  con pitas y pancartas entornando el alirón, no faltaron las coles, por lo de Tacoronte, la afición  de  la  Villa llegó a adiestrar un rodeo de coles en el domicilio del Doctor Machado Melián.
Pero se tuvo que cantar el alirón dos veces, debido a alineación  indebida de Sánchez (II) en el último partido de liga. -Sánchez (II) había sido sancionado por la Federación Tinerfeña de Fútbol al negarse a ir a Murcia, para  jugar con  la Selección Juvenil de Tenerife-. 
Sanción verdaderamente  injusta, consistente en retirarle la licencia por  un periodo de seis meses. Claramente injusta pues su padre le negó a que viajara a Murcia para no perder los estudios. El UD. Orotava después de transmitir documentación judicial a través de la Federación Tinerfeña de Fútbol, y a través de su comité de apelación, en la que le comunicaban la no sedición de la sanción. Recurre a  la Federación Nacional de Fútbol, suplicando  la resolución del comité  tinerfeño, consiguiendo retirar el arresto impuesto a su jugador Sánchez (II). La Federación Española le remitió por escrito los informes correspondientes, y así se lo hizo saber a la Tinerfeña,  por lo que Sánchez (II) podía ser alineado con su equipo. Al día siguiente de proclamarse  campeón, el  comité de la Federación  Tinerfeña de fútbol, inesperadamente anula el título al UD. Orotava  por alineación indebida de Sánchez (II), -conocido por Nani Sánchez, hoy flamante profesor de la Universidad de La Laguna-, el UD. Orotava  recurre inmediatamente con su expediente al comité de apelación tinerfeño, el cual una vez  más falla en su contra.  De  nuevo acude ante el comité de apelación de la  Nacional en Madrid,  consiguiendo la flamante rúbrica de vencedor que con toda rectitud había conseguido en el campo de Fútbol. Conocida las noticias, los coches de los aficionados se  lanzan  inéditos a las calles villeras, de madrugada  con las  pitas a todo volumen y con  las coles tacoronteras, llegando incluso a sacar a su presidente de su residencia particular.

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario