sábado, 15 de abril de 2017

LUISA, EN EL RECUERDO



¿A cómo da las bogas? / ¿Qué valen las sardinas? / ¿Qué pide por el mero? / ¿Cuánto por las cabrillas?

HOMENAJE AL ANIVERSARIO DEL FALLECIMIENTO; 15 DE ABRIL DEL 2013.
Estos eran los gritos de Luisa, en la calle El Calvario de La Orotava, en el Teatro Atlante, claro “Las Cosas del Pueblo”, caricatura lirica que don Felipe Casanova le puso la letra y don Tomás Calamita la música….
¡Y ahora que Luisa¡,  sigue gritando, pero más fuerte que el eco llegue a ese “paraíso”, paraíso donde quizá estén todos, grita, para que te oigan mis padres Juan y María, tu hermana Juana, la tía Juana y que se yo Luisa.
Después de tantas tertulias en tu ventana, donde esperaba a tu novio, que nunca venía, y te fuiste sin poder ver la ilusión, el  hombre de tu vida.
Eso no importa, todo eran bromas, bromas eran mi tiempos infantiles, cuando iba a jugar a tu casa con tus sobrinos Tito Galoway y Miguelito, le poníamos cine a los amigos, le cobrábamos una peseta, otras veces hacíamos teatro, el orden lo ponía la tía Juana pero la disciplina era de tu hermana Pino. Esta historia siempre la tenía y aún la tengo en mi mente, incluso, la de aquel disfraz que la tía Juana me hizo en media hora, por qué estaba desconsolado para asistir con mis amigos a mi primer baile de Piñata en el Liceo.
La voz sonora de Luisa era impresionante como lo fue su gran amiga Angelita Hernández García “Castro”, impresionante en la calle, impresionante con los coros que organizaba don Felipe en el Liceo, impresionante con la inolvidable coral Santa Cecilia que dirigía el maestro Sosa, impresionante con la Coral de Liceo Taoro en la Basílica de San Pedro en Roma, impresionante con Los Fregolinos en la santacrucera plaza del Príncipes el domingo de Carnaval,  impresionante en la romería de San Isidro.
En esta ultima tiene una magnifica foto de mi amigo lagunero - portuense ZOILO LÓPEZ BONILLA (actualmente en tierra Catalana), donde manifiesta tu viva alegría en la Romería, acompañándote por detrás a media voz el amigo de la infancia de nuestra  calle El Calvario; Julito Villavicencio.
La noticia me vino inesperadamente, en mi trabajo de docencia, visitando las empresas de la Orotava donde mis alumnos están realizando el Módulo de Formación, nada más entrar a la oficina de Merci y Bernardo, me comunican tu muerte, tu adiós a la vida, me quedé frío por un instante, por qué de mi calle, de mi infancia, y sobre todo de mi juventud, nos deja para siempre, y no podía ser otra que tu, querida Luisa…
Si empecé con los gritos, con “Las Cosas del Pueblo”, como quiere que acabe, llorando, es triste, quizá lo haga con alegría, el descanso es importante, la vida es efímera Luisa, tú lo sabes, y por eso termino con este poema de un gran literato español que los salesianos me enseñaron en la revalidad de 4º con don Alberto de la Nuez y 6º  con don Manuel Porlán; Garcilaso de la Vega: "...En fin, a vuestras manos he venido, / do sé que he de morir tan apretado, / que aun aliviar con quejas mi cuidado, / como remedio, me es ya defendido; / mi vida no sé en qué se ha sostenido, / si no es en haber sido yo guardado / para que sólo en mí fuese probado / cuanto corta una espada en un rendido. / Mis lágrimas han sido derramadas / donde la sequedad y la aspereza / dieron mal fruto dellas y mi suerte: / ¡basten las que por vos tengo lloradas; / no os venguéis más de mí con mi flaqueza; / allá os vengad, señora, con mi muerte!..."
Adiós Luisa hasta pronto, un beso…

BRUNO JUAN ÁLVAREZ ABRÉU
PROFESOR MERCANTIL



No hay comentarios:

Publicar un comentario